Miércoles, 09 Mayo 2018 00:00

Una jugada de alto riesgo en la que Macri apuesta su capital político - Por Mariano Spezzapria

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

El apurado regreso a los programas del FMI tendrá un costo elevado, no sólo desde el punto de vista estrictamente económico, sino también en el plano político interno.

 

El presidente Mauricio Macri y sus principales colaboradores lo tienen claro, pero decidieron que es el precio que deberá pagar la administración de Cambiemos por el alto grado de vulnerabilidad del modelo gradualista.

Así podrían resumirse las implicancias del anuncio que hizo ayer el jefe de Estado desde la Casa Rosada, en un mensaje grabado que pese al esfuerzo oficial, contuvo toda la estética de las crisis recurrentes por las que suele atravesar la Argentina. De aquí en más, es probable que el acuerdo con el Fondo calme a los mercados financieros, pero por cierto que no lo hará con la política.

De hecho, el oficialismo deberá afrontar hoy el embate de la oposición unificada detrás de un proyecto para reducir el impacto de las tarifas en la Cámara de Diputados. Para la mesa chica del Gobierno, una derrota legislativa puede revertirse acusando a los distintos sectores del peronismo de demagógicos y populistas. Pero la corrida del dólar podría tener efectos desestabilizadores.

Por eso es que el Presidente apeló a una jugada de alto riesgo y que la mayoría de los especialistas considera de última instancia, como lo es recurrir a un nuevo “blindaje” del Fondo Monetario. Aunque el mandatario definió que la pulseada financiera debe terminarse cuanto antes. Que haya salido a poner la cara personalmente evidencia que perdió credibilidad el equipo económico.

A la vista de todos quedó que las declaraciones del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, ni las medidas del presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, hicieron el efecto esperado en las últimas semanas, que era frenar la disparada de la divisa norteamericana y la consecuente devaluación del peso argentino. El contexto internacional tampoco ayuda a las autoridades.

Y seguramente estará sobre la mesa la demanda del Fondo de que la Argentina achique el déficit fiscal y avance con las reformas laboral y previsional. Ese menú provocará más conflictos con la oposición y los gremios. Ayer mismo el jerarca sindical Hugo Moyano no descartó la convocatoria a un paro nacional de la CGT. Y el kirchnerismo ya expresó su rechazo al acuerdo con el FMI.

Aunque los bloques que realmente tienen incidencia entre los opositores del Congreso son el PJ federal –que reporta a los gobernadores y a Miguel Pichetto en el Senado- y el massismo, que perdió volumen pero que aliado al peronismo moderado se entreveró nuevamente en todas las mesas de negociaciones. Ayer se registró uno de esos encuentros en la Presidencia de Diputados.

En un amplio salón de reuniones, el titular del cuerpo, Emilio Monzó, recibió a los principales referentes de las bancadas de diputados a la misma hora en que Macri daba su mensaje al país. De acuerdo a lo que relataron dos de los presentes a EL DIA, hubo un “silencio sepulcral” sobre todo entre los legisladores oficialistas, que no estaban enterados de las conversaciones con el FMI.

Allí estuvieron no sólo Monzó –cuya salida anticipada generó ruido político en Cambiemos- sino también Mario Negri, el radical que preside el interbloque oficialista, y los macristas Nicolás Massot y Silvina Lospenato. Del otro lado de la mesa, también escucharon el anuncio presidencial el peronista federal Pablo Kosiner, la massista Graciela Camaño y el kirchnerista Agustín Rossi.

De todos modos, el desconcierto en el oficialismo no fue generalizado. El propio Macri se comunicó con Elisa Carrió (Coalición Cívica) y Alfredo Cornejo (UCR), los jefes políticos de los principales aliados del PRO, para anticiparles el acuerdo con el FMI. Ambos salieron luego a respaldar al Presidente. En el caso de “Lilita”, sostuvo que se trata de defender a la República.

Pero el aviso no es una consulta. Ésta última es tener en cuenta la opinión del otro e incluso sintetizarla con la propia. Macri no hizo con sus aliados, ni mucho menos con la oposición.

Mariano Spezzapria
Twitter:@mnspezzapria

Visto 391 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…