Miércoles, 30 Mayo 2018 00:00

Detrás de la polvareda - Por Sergio Crivelli

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

La Argentina vive un proceso político difícil de dilucidar. El Gobierno tropezó con la economía de manera inesperada y debió soportar una rebelión interna. La oposición se debate entre la improbable vuelta al pasado y su reemplazo por un peronismo alternativo, el de Juan Manuel Urtubey, que no se diferencia demasiado del macrismo.

 

Desde el triunfo de Mauricio Macri en 2015 se asiste a un proceso político difícil de decodificar. Las reglas del juego que imperaban hasta entonces -populismo dominante, oposición dispersa- variaron de manera drástica y no han sido reemplazadas por otras.

La principal fuerza opositora se debate entre la improbable vuelta al pasado y su reemplazo por un peronismo alternativo, el de Juan Manuel Urtubey, que no difiere sustancialmente del macrismo. A meter una cuña entre las dos variantes apuntó Macri con su referencia a las "locuras" cristinistas que tienen como coparticipe silencioso a Sergio Massa. Esta circunstancia vuelve incierta la salida de la presente situación en la que se combinan turbulencia económica, ruido político y escándalo mediático. El gobierno ha lidiado mal con las tres variables, en tanto la oposición parece impotente para disputarle el poder, lo que ha generado una suerte de statu quo que favorece, por ahora, al oficialismo.

El gobierno tropezó con la economía de manera inesperada, lo que derivó en una rebelión pour la galerie de la dirigencia propia (radicales y Carrió) y alentó las esperanzas de retorno al poder del peronismo. Pero ¿hay realmente una crisis económica como la de 2001 o es un sueño húmedo del kirchnerismo? Nada autoriza a creer en la crisis. El gobierno había comenzado un ajuste progresivo que interrumpió en el año electoral. Como se recordará Cristina Kirchner ganó las PASO en la provincia de Buenos Aires, pero perdió las generales. Ese "switch" tuvo un costo fiscal que se está pagando hoy en términos macro. Con los "déficits gemelos" altos y el dólar pisado la situación se complicó. Además el gobierno había calculado que tendría financiamiento cómodo para el rojo fiscal, pero se equivocó. Ahora tiene que bajar el gasto más abruptamente.

A lo que hay que agregar errores operativos como el del Banco Central que vendió más de 1.500 millones de dólares a 20 pesos, para muy poco después convalidar una cotización de 25. En este punto demostró tanta desorientación como el ciudadano de a pie que miraba la corrida cambiaria sumido en el desconcierto y la preocupación. Esto no significa, sin embargo, que la situación sea similar a la de 2001. Entonces había un sistema rígido de paridad cambiaria, deflación y bancos quebrados. También, y no menos importante, una oposición al acecho con dos líderes, Eduardo Duhalde y Raúl Alfonsín, dispuestos a hacerse cargo de la crisis con tal de llegar a la Casa Rosada. Lo consiguieron, pero la magnitud del desastre los borró para siempre como opción de poder.

¿Si no hay helicóptero, entonces, que habrá? En principio chances nulas de que los radicales resuciten. Que las acciones de Macri bajen, no quiere decir que las de ellos suban. Aspiran a poner el candidato a vicepresidente para 2019, pero son el partido de Cobos.

El peronismo, en tanto, necesita más que nunca un liderazgo efectivo. Hay dos sectores enfrentados, el de CFK y Massa con el de Urtubey. La liga de gobernadores no existe, es una licencia periodística sin fundamento real. Sólo la consolidación de Urtubey podría abrir una ventana al PJ para 2019. El triunfo del kirchnerismo-massismo es funcional a Macri y es a lo que ya no tan secretamente apuesta un presidente "machirulo".

Sergio Crivelli  
Twitter: @CrivelliSergio

Visto 186 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…