Miércoles, 30 Mayo 2018 00:00

Viejas recetas de Macri, sin dividendos - Por Eduardo van der Kooy

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

El Presidente invocó a Cristina para condicionar a los senadores peronistas. No lo logró.

 

Mauricio Macri parece empeñado en estirar demasiado su agonía. Salvo alguna impronta milagrosa de última hora, la oposición en el Senado se sacará hoy un gusto: otorgará sanción a la ley que limita el aumento a las tarifas propuesto por el Gobierno para reducir los subsidios y aflojar el déficit fiscal. Los valores serán retrotraídos a diciembre del 2017. Los próximos ajustes nunca podrán estar por encima del incremento que se fije para los salarios. Esa fue la letra idéntica que tuvo media sanción en Diputados, cuya inspiración nació en las usinas del Frente Renovador que lidera Sergio Massa.

Si aquel pronóstico se cumple, el Presidente deberá enfrentar una encrucijada que espasmódicamente intentó evitar: la aplicación del veto. Un inobjetable derecho constitucional que, con frecuencia, se menea como si se tratara de una guillotina. Con un exceso de dramatismo. En este conflicto en ciernes no sería Macri, tal vez, quien quede descolocado con las facultades de la ley. ¿Tiene acaso el Congreso atribuciones para legislar sobre tarifas? Está claro que sobre este punto permanece una discusión abierta. No la hay, en cambio, sobre el veto presidencial.

Por otro andarivel, es verdad, podrían calibrarse los costos políticos y la percepción pública sobre el gesto que le aguarda al Presidente. En ningún caso –o en un porcentaje ínfimo-- aquel costo tendrá relación con la mano firme de Macri. Podría aflorar en el entretejido del universo social cuando haya que hacer frente a las actualizaciones tarifarias. Podrán poseer un reflejo político, callejero y, más adelante, tal vez electoral. Estará en la capacidad de Cambiemos conseguir atenuarlo. En especial, con un horizonte que no despunta halagador: la devaluación de las últimas semanas probablemente imponga otra actualización de tarifas antes de fin de año. Pese a que Juan José Aranguren, el ministro de Energía, había asegurado que el presente sería la última del 2018.

El Gobierno pareció comportarse durante este pleito sin una estrategia homogénea. Fue cambiando acorde a los rumbos de los vientos. Ordenó a sus diputados defender el proyecto oficial, que incluyó el pago de los aumentos en cuotas con intereses. No permitió que cedieran una coma en el diálogo con el Frente Renovador y el kirchnerismo. Con esa convicción perdió la primera batalla. Las cosas mutaron cuando el tema aterrizó en el Senado. Sobre todo, desde que varios gobernadores peronistas (Juan Schiaretti, de Córdoba, Juan Manuel Urtubey, de Salta, y Gustavo Bordet, de Entre Ríos) plantearon discrepancias con algunos articulados del proyecto aprobado en Diputados. Uno de ellos: el que establece que cualquier aumento de tarifas por encima de los salarios deberá ser devuelto por las distribuidoras de energía. En el interior, prácticamente todas dependen de los Estados provinciales. Sería un golpe contra las arcas de los mandatarios.

Tal hendidura, sin embargo, no logró ser usufructuada por el poder. Quizá porque su comportamiento no resultó armónico. Rogelio Frigerio, el ministro del Interior, tuvo el fin de semana contacto con no menos de cuatro mandatarios. Pero en simultáneo ocurrieron otro par de cosas sin coordinación. Elisa Carrió presentó un proyecto en Diputados para limpiar a las tarifas de tributos extras. Con excepción del IVA. Coparticipable y caja de recaudación valiosa para los gobernadores. En el Senado, Cambiemos elaboró un dictamen en minoría con una suave rebaja del IVA. Aseguran que también con la venia de los mandatarios de las provincias. Nada se entendió bien.

El jefe del bloque de senadores de Argentina Federal, el peronista Miguel Angel Pichetto, había demandado una propuesta alternativa a Cambiemos para frenar el proyecto que limita el aumento de tarifas. El peronismo asegura haber tomado conocimiento del esbozo oficial. Pero nunca en el bloque se recibió su texto. Habría sido el último y frustrado intento de negociación.

Ante lo inevitable, al Gobierno pareció escasearle la imaginación. Le sucedió aquello que suele ocurrirle a todos cuando la realidad empieza a desacoplarse del mensaje político. Quedan fuera de foco. Macri no constituye una excepción. Cristina Fernández gobernó sus últimos cuatro años, después del 54% de los votos, de espaldas a la realidad. Pero con un relato de enorme fortaleza. Que sobrevivió a las falacias de la inflación y hasta al ocultamiento del gran aumento de la pobreza que Axel Kicillof, entonces ministro de Economía, justificó con una frase que hizo historia. No se los computaba para no estigmatizarlos. Así dijo. El kirchnerismo conservó el discurso hasta diciembre del 2015. Lo ha hecho revivir ahora incluso desde su comarca opositora.

Lo del macrismo fue distinto. En los dos primeros años se jactó sobre las bondades del gradualismo. E hizo creer a una franja social importante que, aún con dificultades, todo andaba más o menos bien. Su discurso dio una vuelta de campana luego de la crisis financiera de las últimas semanas. Apareció, por otra parte, suplicando un socorro al Fondo Monetario Internacional. Un giro difícil de comprender para la sociedad. Que explica el cambio de humor y de expectativas generales.

El Presidente, en medio del barullo, apeló el lunes a una receta política que hasta ahora concedió a Cambiemos excelentes dividendos. Involucró a Cristina en la pelea con los senadores peronistas por el proyecto para limitar las tarifas. Hizo una invocación a ellos para que no se “dejen llevar por las locuras” de la ex presidenta. Pretendió incomodarlos. No lo consiguió.

El teatro político ha cambiado desde la crisis financiera. A la oposición le interesa confrontar con el Gobierno por tres motivos: la agenda en cuestión es de elevada sensibilidad popular; Cambiemos ha sido tocado por la crisis; las elecciones del 2019 parecen haber dejado de constituir una quimera para el principal partido opositor.

El peronismo es conciente de que tiene todavía todo por hacer. Desde construir una alternativa electoral hasta descubrir qué lugar no condicionante otorgarle a Cristina. Pero se trata de un dilema que no tiene premura por resolver. La cuestión es ahora embestir al Gobierno.

Ese paisaje claro quedó expuesto en la reunión de ayer de los senadores peronistas. Ni se mencionó a la ex presidenta. Tampoco mereció atención el fantasma blandido por Macri. Se consolidó el proyecto aprobado en Diputados. Con un espacio generoso que será cedido en el recinto para cuatro senadores que firmaron el dictamen en disidencia: Carlos Espínola (Corrientes), Guillermo Snopek (Jujuy), Dalmacio Mera (Catamarca) y Rodolfo Urtubey (Salta). La única fisura resultó amalgamada.

Algunos hombres del Presidente han comenzado a cavilar, con esta panorama, que lo mejor a esta altura sería pasar el mal trago lo más rápido posible. No intentar maniobras para dificultar el quórum ni desatar debates fogosos. Simplemente dar vuelta a la página política adversa.

Puede que el gesto de la oposición represente una mala señal para el exterior donde la Argentina negocia un anclaje financiero con el FMI. Incluso para presuntas inversiones futuras. Macri tiene la herramienta del veto para demostrar que no está maniatado por el Congreso. No hay mucho más para mover el centro de gravedad de la escena. Las distracciones o los fuegos de artificio –hablar de la participación militar en la seguridad interna-- se evaporan en el aire.

Eduardo van der Kooy
Ilustración: Sábat

Visto 91 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…