Jueves, 07 Junio 2018 00:00

El veto y el pasado - Por Sergio Crivelli

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Mauricio Macri empieza a perder impulso y el populismo se unifica, mientras la posibilidad de un cambio que saque al país del estancamiento se diluye. En ese marco, el Presidente se vio obligado a pagar el costo político de haber vetado la ley de rebaja de tarifas para evitar ponerle el último clavo al ataúd de la economía.

 

A dos años y medio de haber asumido el poder Mauricio Macri está comenzando a perder impulso. El populismo se unifica, la opinión pública reduce sus expectativas positivas y se diluye la esperanza de iniciar un cambio real que saque al país de una decadencia que ya lleva más de 70 años.

El golpe de la corrida cambiaria fue un factor decisivo para convocar a los fantasmas del pasado, pero no el único. También lo fueron el sistema político y una dirigencia que está más agotada que el macrismo, pero que lucha por volver auxiliada por empresarios, sindicalistas, la Iglesia y no pocos medios.

No se trata sólo del kirchnerismo, de la Cámpora, de Moyano o de los piqueteros. Hay una porción mayoritaria de la sociedad que aprendió a convivir con y a sacar provecho del estancamiento, la pobreza, la corrupción y la impunidad. Esa prefiere que nada cambie.

El espectáculo más descarnado en esa materia se dio en el Congreso, donde el PJ sancionó una ley de rebaja de las tarifas de electricidad, gas y agua. Macri la vetó porque hubiese significado el último clavo en el ataúd de la economía. Los opositores lo empujaron a vetarla con el propósito de que pagase el "costo político" de su decisión.

El veto es el resultado de tres circunstancias. Uno, el fracaso a la hora de buscar consenso; dos, la emergencia fiscal; tres, la demagogia, "ultima ratio" capaz de unir a las más antagónicas capillas peronistas. El sinceramiento de las tarifas es la única forma de bajar el déficit fiscal que genera inflación y endeudamiento y está en la base del fracaso económico cuyo puntapié inicial se dio en la década del 40.

Según un informe de IDESA, los subsidios a las tarifas se redujeron en 48% en términos reales durante la gestión Macri. Pero "el gasto en jubilaciones y pensiones se incrementó 11% en términos reales, en tanto los gastos en programas nacionales que se superponen con funciones provinciales se incrementaron 54% por encima de la inflación". Conclusión: si no se corta el denominado "gasto social", seguir subsidiando el consumo de energía conduciría a una crisis fiscal y financiera terminal.

Frente al abismo el gobierno no cedió, pero eso no hace que el panorama sea alentador. Trascendió que aceptará exigencias del sindicalismo respecto de la llamada "reforma laboral", que esterilizarán el proyecto oficial porque ¿quién entrará en un blanqueo para reducir el trabajo en negro, si no se cambia el monto de las indemnizaciones?

Por estas horas el peronismo también se une en defensa de Cristina Kirchner. El hecho se produce en simultáneo con la prescripción de la causa de la valija de Antonini Wilson capturado "in fraganti" con 800 mil dólares que, según la mayoría de los indicios, tenían destino de campaña presidencial "K".

El problema de la corrupción reside más en la protección política de los funcionarios venales que en el delito en sí y eso tampoco cambia porque no depende de un gobierno, ni de la dirigencia, sino del promedio de la moral social. Por eso el pasado siempre tiene abierta la puerta para volver y ahí no hay veto posible.

Sergio Crivelli  
Twitter:@CrivelliSergio

Visto 103 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…