Martes, 12 Junio 2018 00:00

Macri tiene problemas de fondo en Cambiemos y necesita más ayuda - Por Agustín Bottinelli

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Ahora sus principales escollos serán los problemas políticos. Es probable que esta semana, aprovechando que el tema de la discusión por la aprobación de la ley de la despenalización del aborto en Diputados centrará la atención mediática, el Presidente disponga algún golpe de efecto más que le allane un poco el camino de las encuestas negativas.

 

Mauricio Macri solo dio un primer paso en el camino lleno de obstáculos que le esperan hasta las presidenciales de 2019. El acuerdo con el FMI sólo alivia el tema de los problemas de la macro y micro economía; ahora el Presidente sabe que tiene la plata para cubrirse de cualquier contingencia de los mercados hasta terminar su gestión. Ahora sus principales escollos serán los problemas políticos. Es probable que esta semana, aprovechando que el tema de la discusión por la aprobación de la ley de la despenalización del aborto en Diputados centrará la atención mediática, el Presidente disponga algún golpe de efecto más que le allane un poco el camino de las encuestas negativas.

Una opción podría ser un cambio en el gabinete, buscar uno más funcional. Macri necesita la mayor cantidad de puentes posibles que lo conecten con el PJ porque de ello depende que pueda salir airoso del ajuste comprometido con el FMI y él mismo. Macri sabe que el peronismo es el verdadero problema que debe enfrentar y la teoría de un grupo de ministros con buenas relaciones con "el enemigo" que ayuden a la gobernabilidad sin demasiados sobresaltos, era una idea que defendía en la mesa chica.

Pero ahora, con el acuerdo con el FMI aprobado, el Presidente parece haber cambiado de idea y ha dejado casi solo a su jefe de Gabinete, Marcos Peña, defendiendo esta idea. Es como si ahora pensara que es mejor gobernar con estos ministros que no salen mucho en los diarios y que no le discuten casi nada, que tener que enfrentar a funcionarios con convicciones propias que discutan sus órdenes. Si algo cambia en el staff del Ejecutivo será porque Peña consiguió aliados de mucho peso para llevar adelante su estrategia.

SERIOS ENOJOS EN CAMBIEMOS

El PJ sigue discutiendo sus internas y hasta en el propio seno de Unidad Ciudadana, el kirchnerismo más puro se enfrentó con dureza a los más dialoguistas, como en el caso del sillón de la minoría en el Consejo de la Magistratura que debía ocupar un kirchnerista y desató un duro enfrentamiento entre el presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez y la senadora María Teresa García. Menéndez ganó la pulseada y su candidato ocupó el puesto mientras que García intentó en vano colocar allí a Sergio Berni a pedido de la propia Cristina Fernández. Curiosamente el kirchnerismo ahora judicializará la elección de un candidato propio.

Los caminos que complican a Macri también están dentro del propio Cambiemos y ahora tiene que lidiar con el enojo de María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, ambos integrantes de la mesa chica del presidente y gobernadores de los dos estados más importantes del país, que se niegan a aceptar que el Presidente haga caso al pedidos de los otros gobernadores para que deje de subsidiar los servicios de la provincia de Buenos Aires y de la Capital Federal. Este pedido obedece que el Estado con esta medida demandaría menos recortes provinciales y los haría caer con fuerza en solo dos administraciones.

La tensión entre Vidal y Larreta con Macri ha crecido y por esto el Presidente no ha tomado aún ninguna decisión al respecto aunque sabe que el traspaso de Aysa, las distribuidoras Edenor y Edesur, y los subsidios a las tarifas del transporte representan unos 100.000 millones de pesos, un cuarto del total del ajuste que puso el FMI como condición para aprobar el crédito. Para Vidal, el punto más delicado es del recorte total al subsidio del transporte, una maniobra que dejaría a la provincia en peor situación financiera que la que recibió la gobernadora de manos de Daniel Scioli, es decir, una provincia quebrada.

Otro que no oculta su enojo es el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, que ante la pregunta sobre este tema respondió con: "Nos encanta ser federales para gastar, pero unitarios para recaudar".

Desde el Ejecutivo dicen que tanto Vidal como Larreta podrían trasladar el costo de los subsidios a las tarifas, pero esto significaría un costo político brutal que la oposición aprovecharía en plena campaña electoral y que ambos gobernadores no están dispuestos a pagar.

Si Vidal desiste, desanimada por la falta de apoyo real por parte de quien fuera su mentor político y ahora su jefe, a su propia reelección, la situación de Cambiemos en la provincia se vería seriamente dificultada. No hay mucho tiempo para tomar decisiones claves para la marcha de la alianza en el gobierno.

Macri suma aliados, pero pocos y con dudas, como los gobernadores peronistas que prometieron darle una mano con los ajustes pedidos por el FMI. Los titulares de Chaco, Entre Ríos, San Juan y Salta aceptaron el acuerdo con el Fondo pero pusieron algunos reparos incluso al salteño Juan Manuel Urtubey no le pareció una buena idea acudir al FMI pero dará su apoyo para que el país siga para adelante.

Todo suena muy atado con alambre y si bien el Mundial de Rusia desviará las aguas del clima caliente por unas semanas, también acelerará la necesidad de que empiecen a verse resultados concretos. En Cambiemos saben que el peronismo tardará en acomodarse y que ahora el mayor obstáculo son los sindicatos y las organizaciones sociales, dos bastiones difíciles de coptar y de serenar. La calle no es un factor a desestimar y ahí, por ahora, el Gobierno pierde la batalla y no deja de recibir amenazas de huelgas y protestas.

Agustín Bottinelli

Visto 120 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…