Martes, 12 Junio 2018 00:00

No solo es la economía - Por Carlos Mira

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

El presidente cree que el peronismo no es un problema. Preguntado si el peronismo se negaba a apoyar el programa comprometido con el FMI, el presidente contestó que “no hay lugar para eso, el peronismo sabe que hizo micho daño en el gobierno anterior y no hay espacio para la demagogia, la locura y la mentira”

 

¿Usted está seguro, señor presidente? ¿Usted cree de verdad que el peronismo no es capaz de apostar a que todo vuele por el aire con tal de que la opinión pública crea que ellos son inocentes y el culpable de la deflagración es usted? ¿Cree en serio que el peronismo es consciente del mal que hizo? Olvidémonos por un momento de los “borders”, de los Cristina Fernández, de los Aníbal Fernández, de los Agustín Rossi, de los Axel Kicillof, de los Héctor y Mariano Recalde… Centrémonos en los aparentemente “racionales” ¿Ha escuchado a Gioja, a Alberto Fernández, a Felipe Sola…?

Yo no estaría para nada seguro de que el peronismo “sepa” el daño que causó y que por lo tanto esté consciente de que no hay espacio para la demagogia, la mentira y la locura.

En mucha medida si el peronismo se diera cuenta de eso se negaría en parte a sí mismo, porque durante las últimas siete décadas representó cabalmente la demagogia, la mentira y la locura.

Es verdad, y lo dijimos aquí hace unos días, que sería necesario un acuerdo político. El mismo tipo de acuerdo que el propio gobierno se encargó de ningunear desde que asumió, producto de las posiciones de Marcos Peña y Jaime Durán Barba que siempre creyeron en el embrión PRO y fueron displicentes hasta con los propios socios de la coalición Cambiemos.

Entonces, para que ese acuerdo se verifique, son varias cosas extraordinarias las que deberían suceder. En primer lugar lo dicho, que el peronismo negando gran parte de su propia ontología acepte el daño que causó y haciendo la demagogia a un lado esté dispuesto a hacerse cargo de la parte que le toca en este marasmo.

En segundo lugar que el gobierno deje de lado cierta soberbia y vaya hacia una órbita “Moncloa” a la que siempre despreció.

Está claro que la bobina del carretel se acaba, que ahora hay alguien que puso mucho dinero y que comprometió el concepto y hasta la posición personal de muchos personajes encumbrados, como para ponerse a jorobar. Y si a nosotros nos quedaran ganas de jorobar, seguramente esos muchos nos cortarían el chorro rápidamente.

Ayer trascendió que la Directora Gerente del Fondo, Christine Lagarde, le confesó al presidente Macri que había instruido a su equipo técnico para que incluya lo que llamó la “cláusula Raúl Rizzo” en el acuerdo. Cuando el presidente intrigado le preguntó qué era eso, Lagarde le confesó que estaba muy al tanto de lo que pasaba en la Argentina y que seguía personalmente muchos programas periodísticos del país. En ese sentido, le dijo que, viendo días pasados el programa “A Dos Voces”, había quedado estupefacta por la participación del actor Raúl Rizzo que, completamente desencajado, atacaba, con una cara de odio y furia pocas veces vista, a su colega Juan Acosta. “Si esta gente vuelve al gobierno, el acuerdo se acaba, Mauricio”.

Se trata de una especie de blindaje que el FMI quiere asegurarse contra la vuelta del kirchnerismo.

¿Puede el presidente asegurarle a Lagarde que eso no va a ocurrir? La respuesta es dudosa. La sociedad argentina ha demostrado (en muchas más ocasiones que las convenientes) que es una sociedad completamente adolescente, que no está dispuesta a distinguir la verdad entre un cúmulo de mentiras; que cae fácilmente en el engaño y que puede devolverle las riendas del gobierno a quien la hundió simplemente porque carece del espíritu crítico necesario para distinguir lo que un adulto distinguiría con facilidad.

De modo que el país no solo enfrenta una encrucijada económica por la magnitud de los desajustes que el kirchnerismo dejó sino un intríngulis político y hasta sociológico que no será fácil destrabar.

Hay mucha ladinidad en el peronismo y -también- en muchos bolsones de la sociedad, mucho cuchillo abajo el poncho, mucha zancadilla esperando encapuchada detrás del primer árbol.

El presidente y el PRO tienen responsabilidad en esto también: deben dar muestras irrefutables de que quieren un acuerdo; no deben ya ningunear el modelo “Moncloa” y deben dejar expuesto al peronismo para también darle una oportunidad a la sociedad para que distinga algo por una vez en la vida. Quizás esa malicia esencialmente peronista juegue a favor por una vez en la vida y convenza a los locos, a los mentirosos y a los demagogos que lo que más les conviene es archivar definitivamente esos delirios, porque la sociedad ya no los prefiere.

Carlos Mira

Visto 165 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…