Martes, 19 Junio 2018 00:00

Mauricio Macri se apresta para refundar su gestión hasta 2019 - Por Agustín Bottinelli

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Lo anticipamos la semana pasada en esta columna, que el Presidente comenzaría de inmediato con los cambios en su Gabinete.

 

Lo anticipamos la semana pasada en esta columna, que Mauricio Macri comenzaría de inmediato con los cambios en su Gabinete. En este primer paso, tras el reemplazo de Caputo por Sturzenegger en el Banco Central, el Presidente decidió que el economista Dante Sica asumirá como ministro de Producción y el director de Vialidad, Javier Iguacel, será el nuevo ministro de Energía. Macri no modificó la estructura de los ministerios y los mantuvo como tales, pero este movimiento obedeció más a un cambio por motivaciones políticas que a un ahorro en las estructuras por eso los que se fueron son nada menos que Francisco Cabrera y Juan José Aranguren.

El primero de los renunciados será presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) y tendrá un despacho en la Casa de Gobierno como asesor privado de Macri. Ahora seguirán los cambios enfocados en la estructura del Gabinete. Pese a que todo estaría decidido, el Presidente duda por la oportunidad de hacerlo, tal vez porque piense que estos cambios tienen algo que ver con la letra chica del acuerdo firmado con el FMI y no quiere que alguien crea que le manejan el Gobierno.

En principio Macri sacó de la lista de los ministerios que serían convertidos en secretarias a Producción y Energía, cuyos titulares acaban de ser cambiados, seguirán como ministerios con el único cambio que Minería que dependía de Energía pasó al control de Producción. Los otros que dejarán de ser carteras son Turismo, Cultura, Medio Ambiente, Agricultura y Ciencia y Tecnología.

MARCOS PEÑA, FIRME

Durante el fin de semana, los rumores desde la Casa Rosada, indicaban que los cambios de nombres alcanzarían a algunos de los cargos más altos en el equipo de gestión presidencial. Ninguna de las versiones alcanzó al hombre de mayor confianza de Macri, su jefe de Gabinete, Marcos Peña, que en verdad fue el que más insistió en modificar el cuadro ministerial, aun pese a la resistencia del Jefe de Estado. "Hay que cambiar y no importa lo que haya que romper", dicen que es una frase muy escuchada en el círculo de la mesa chica del Presidente.

Un síntoma de esto es la llegada al equipo presidencial de Dante Sica, un economista que desarrolló su vida política ligado a ministerios de gobiernos peronistas. Un síntoma del origen peronista de Sica es que a pocas horas de conocerse su nombramiento al frente de Producción, Eduardo Duhalde, Aníbal Fernández y Marco Lavagna celebraron su inclusión en el Gabinete.

Este peronista llegó a Macri de la mano de uno de sus vicejefe de Gabinete, Mario Quintana y bien podría ser el puente entre el Gobierno y los gobernadores peronistas, piezas clave con quienes el Presidente necesita lograr un acuerdo para sacar adelante el Presupuesto 2109.

La presión ejercida por la dirigencia de Cambiemos con Elisa Carrió a la cabeza, parece que ha encontrado una puerta abierta y el plan de reducir los 20 ministerios a un Gabinete entre ocho y trece carteras, podría hacerse efectivo. El tiempo de declarar que "estamos bien", se terminó, Macri ha decidido cambiar por completo su estrategia y dar un giro de 180 grados a la gestión porque supone que todavía está a tiempo para hacerlo.

Aquí es donde no es difícil intuir que el que ha perdido esta confrontación ha sido Jaime Durán Barba y su discurso de "las buenas noticias". No será extraño que el asesor ecuatoriano se retire y deje que la imagen del Gobierno la manejen Peña y sus amigos.

Ahora Macri se puso al frente de esta especie de refundación de su gestión y deberá atender muchos frentes internos y externos, intentado conseguir dos cosas fundamentales para ponerse en marcha: equilibrar el dólar y convencer a los peronistas que lo ayuden con el Presupuesto 2019.

De la primera tarea se encargará Luis "Toto" Caputo, ahora el frente del BCRA, que deberá dejar de seguir persiguiendo a la moneda norteamericana y confiar que la llegada de los primeros 7.500 millones de dólares del FMI, serenen el mercado de divisas y dejen que fluctúe entre los 27 y los 29 pesos, tendencia que marcan la mayoría de los economistas.

El segundo punto, que es el acuerdo con los peronistas, no está fácil. Hugo Moyano le quitó el papel protagónico en la calle a la CGT y se adjudica el liderazgo del antimacrismo desde la clase obrera por lo que el papel del triunvirato que apareció con dureza anunciando un paro, quedó reducido a un apriete del camionero y su peso político reducido a poca cosa. En el plano político Macri debe reconquistar a los gobernadores peronistas, a quienes debe pedirles apoyo por un lado y ajustes por el otro, algo que juntos no llevarán la propuesta de colaborar a buen término. O afloja y negocia con los ajustes o debe buscar otros aliados, que a la vista no aparecen.

Apenas termine el Mundial y después de la aprobación por el Senado de la ley de despenalización del aborto, algo que se descuenta, comenzará la discusión por el consensuar el Presupuesto para el año que viene, si bien es cierto que previniendo una falta de apoyo, Macri dijo que si no lo aprueban gobernará hasta el final de su mandato con el actual Presupuesto, en realidad sería conveniente tener uno para administrar el país en 2019 teniendo en cuenta los pedidos del FMI y las nuevas metas de crecimiento e inflación.

Agustín Bottinelli

Visto 99 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…