Miércoles, 08 Agosto 2018 00:00

Símbolo de la estafa política - Por Ricardo Kirschbaum

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Cristina, que lo puso en la fórmula y lo defendió en el escándalo Ciccone, ¿tampoco sabía nada?

 

Amado Boudou ha sido condenado y fue preso por corrupción. La decisión del tribunal oral deja varias conclusiones. La primera es que esto haya ocurrido en un país en el que el escepticismo sobre la eficiencia de la Justicia está muy extendido en la sociedad. Más cuando se trata de un personaje importante de la política.

La segunda es que detrás de ese alegato sin talento que desplegó para mostrarse como un perseguido aparece la verdadera naturaleza de una estafa política. Corrupción disfrazada con ideales populares.

Porque hubo una utilización abierta del poder para beneficio personal. De Boudou y de sus cómplices en esta maniobra, que no fue la única. No fue él el creador original de esta estrategia pero la asumió cuando vio la oportunidad de quedarse con una fábrica de imprimir billetes, sobre la cual había puesto ya la mira Néstor Kirchner. Cuando el ex Presidente muere súbitamente, Boudou toma la posta sin que nadie le pusiera límite.

Cristina Kirchner, hoy acorralada por los cuadernos de la corrupción, lo puso en la fórmula y lo hizo vicepresidente. Y lo defendió cuando estalló el escándalo. ¿Tampoco sabía nada?

Si el poder embriaga a los dirigentes avezados, con experiencias de militancia y de gobierno, con los advenedizos como Boudou hizo estragos. La tercera conclusión es creer que la impunidad es eterna. Ahora, en las primeras noches en la cárcel podrá conversarlo con José López, el de los bolsos del convento; con Ricardo Jaime, el primer hombre de Néstor Kirchner que cayó detenido por corrupción; o con Lázaro Báez, el cajero de banco que se convirtió en multimillonario en combinación con el sistema kirchnerista. También ellos, como seguramente Boudou, creyeron que nunca les iba a pasar nada.

Cristina no tuvo suerte con sus vicepresidentes. El primero, Julio Cobos, le votó en contra, en plena pelea con el campo, que el kirchnerismo quiso decidir a todo o nada.

Esa derrota, de la que el kirchnerismo se repuso, casi lleva a la renuncia de Cristina, presionada por Néstor. Hasta Lula intervino.

Cobos pasó a ser una figura decorativa y odiada por el oficialismo de entonces.

Luego llegó Amado Aimé Boudou, carilindo y cool, acorde con el gusto presidencial. Cristina le permitió voltear al Procurador Righi y forzar el cambio de juez (Rafecas), que para colmo cambiaba mensajes de texto con la defensa del vicepresidente.

Otra conclusión es el papel del verdadero periodismo, el que investigó a fondo el escándalo Ciccone, revelando las vinculaciones que iban surgiendo antes que la Justicia avance, muchas veces. También ha servido para desnudar el triste papel del periodismo adicto al kirchnerismo que no solo protegió a Boudou sino que, también, se prestó a descalificar a quienes honraban esta profesión.

Boudou siguió ayer acusando al periodismo en su último alegato. Recordemos: tapa de Clarín del 5 de abril de 2012 con el título “Prueban la conexión Boudou-Vanderbroele”. El vicepresidente la calificó de “brutal ataque a las instituciones que se está llevando adelante desde las mafias y sus esbirros”.

La verdadera mafia es la que se condenó ayer. El ataque a las instituciones lo probó el Tribunal que condenó a Boudou, a Núñez Carmona y a otros.

Mientras esto ocurría, el terremoto de los cuadernos seguía produciendo réplicas que no se sabe hasta dónde van a llegar.

Ricardo Kirschbaum

Visto 188 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…