Martes, 16 Octubre 2018 00:00

Mauricio Macri, con sus problemas al diván - Por Carlos Pagni

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Estamos en una etapa de polarización -cuya duración desconocemos- en distintas sociedades, sobre todo en occidente

 

 

A continuación, sus principales conceptos:

  • La Argentina también es una sociedad polarizada, y la polarización tiene trampas: es, en alguna medida, ilusoria, una falsificación porque simplifica los problemas y la complejidad de determinadas circunstancias
  • Es una simplificación pensar que todo el problema está en el kirchnerismo, del mismo modo que es una simplificación pensar que todo el problema está en Macri, en el Gobierno, en este estilo de administración del poder
  • Nunca las realidades, sobre todo cuando son problemáticas, se resuelven o se explican por un solo factor
  • Pero hay otra dimensión de la falsificación, que se esconde detrás de toda oposición automática: esas contradicciones ocultan también las contradicciones que hay en el propio grupo
  • Cuando esas polarizaciones decantan reaparecen habitualmente las contradicciones que cada facción tiene dentro de sí misma
  • Probablemente esto es lo que esté pasando en Cambiemos, del mismo modo que cuando el kirchnerismo dejó el poder reaparecieron las contradicciones propias del peronismo, que también están a la vista
  • Ese descongelamiento del peronismo empezó el 10 de diciembre, cuando Cristina Kirchner dejó el poder, y el descongelamiento de Cambiemos, que se inicia después de que Macri vence a la ahora senadora, muestra una política -en todas las dimensiones- muy fragmentada

En el centro de este problema está Elisa Carrió, que ha hecho declaraciones muy contundentes y graves. Daría la impresión de que a la diputada no se la toma del todo en serio, sobre todo en el propio Gobierno, porque si tomáramos al pie de la letra las cosas que ha dicho estaríamos ante una crisis política de primera magnitud, no solo las que dijo, sino las que está haciendo

Elisa Carrió pidió el juicio político al ministro de Justicia de su propio gobierno, lo que significa que está pegando en el centro del mandato que tiene Cambiemos que ella representa porque en buena medida Macri ha tercerizado en Carrió toda su política institucional

Inmediatamente después de esa denuncia, menciona a Daniel Angelici, el heredero de Mauricio Macri en Boca, un operador principal de la Justicia -a pesar de que él lo niega-, y que, además, es identificado con una actividad que no es la más transparente: la administración y explotación de bingos, sobre todo en el conurbano bonaerense

Entre las cosas que dice Carrió, la diputada apunta que Macri no ha decidido si opta por Angelici y un manejo opaco de la justicia federal, o por ella, que propone una regeneración republicana

Y dice más: dice que la AFI, los servicios de inteligencia de Mauricio Macri, conducidos por Gustavo Arribas y por Silvia Majdalani, intervienen en la Justicia persiguiendo a fiscales

Esto lo dice una de las fundadoras de Cambiemos, quien encarna la agenda de regeneración institucional que pretende ofrecerle de nuevo a la sociedad este Gobierno a la sociedad en las próximas elecciones

No es el único problema que le aparece a la coalición de Cambiemos: el radicalismo le ha planteado a Macri -por segunda vez en el año- una disidencia en un tema estratégico desde el punto de vista económico, que es la política energética del Gobierno

  • Por detrás de la cuestión técnica está la cuestión política: no solamente están los radicales, sino que, además, el fiscal Guillermo Marijuán inicia una denuncia a título personal contra el secretario de Energía Javier Iguacel
  • Por detrás de estos problemas energéticos-judiciales, igual que por detrás de toda la impugnación moral que Elisa Carrió le hace a Mauricio Macri, hay una cuestión que tiene que ver con la política pura y la cuestión electoral
  • ¿Por qué estalla ahora Carrió cuando muchas de sus denuncias ya se conocían? Muy probablemente por la recesión, que introduce una inquietud electoral y política porque pone en tela de juicio la capacidad electoral del oficialismo
  • Y la recesión es todavía un fenómeno traumático que está en el power point de los economistas, todavía no la sentimos en la piel. Sin embargo, Carrió y los radicales -con distintos argumentos y distintas agendas- empiezan a disentir del Gobierno
  • ¿Esto va a decantar en una cuestión electoral? ¿Carrió encarnará una candidatura propia el próximo año? Ella dijo que perdió la confianza en Mauricio Macri, pero que no abandona Cambiemos: matemáticamente, si uno perdió la confianza en el Presidente, pero no abandona el frente, lo que hay que pensar es que el candidato de esa persona ya no es Macri, sino alguien distinto dentro del mismo espacio. Habría que subrayar los elogios tan enfáticos a la gobernadora María Eugenia Vidal
  • El radicalismo también está inquieto por el destino electoral que le propone Macri: una encuesta de la universidad de San Andrés indica que Ricardo Alfonsín tiene más popularidad que María Eugenia Vidal en la Provincia, ¿cuánto va a interpelar este éxito en el resto de los radicales? ¿Y cuánto va a levantar la presión respecto de Macri?
  • Opciones electorales: la posibilidad de que en Cambiemos empiece a resquebrajarse un bloque verticalizado detrás del Presidente, pero eso es lo de menos porque lo electoral todavía está por verse; las elecciones son el año que viene
  • Antes del problema electoral hay un problema que tiene que ver con la autoridad de Mauricio Macri, y probablemente en el Gobierno no le den tanta importancia a esto, porque en el Presidente y en muchos ministros hay un aprecio, una mayor preocupación por la calidad de la receta del Gobierno, sobre todo por la calidad de la receta económica
  • Mauricio Macri, muy probablemente con razón, lamenta ser una minoría que privilegia determinas reglas de juego en materia económica y en materia de mercado. Y se siente una especie de bicho raro frente a un universo "populista"

Macri defiende lo que para él es una receta correcta, ¿pero importa tanto una receta si no tengo el músculo político para llevarla adelante? ¿Qué es lo más importante? ¿La calidad y el purismo de la receta administrativa o la coalición en la cual esa receta se sostiene y se implementa?

Muy probablemente Macri haría mejor en resignar la calidad que él le adjudica a su receta con tal de mantener un poco más cohesionada su fuerza política, sin la cual ninguna receta va a caminar

No hay ningún programa que funcione sin instrumentación política; gobernar no es hacer lo que el Presidente sueña cuando se está duchando a la mañana, sino dotar a eso de un aparato de poder que permita llevar un proyecto a la práctica

Este es el problema que aparece hoy en la visión que uno puede tener del oficialismo, mismo problema por el que se estarán preguntando los mercados: la receta, el acuerdo con el Fondo, el déficit cero, todo eso puede ser muy bonito, ¿pero hay capacidad para implementarlo?

Daría la impresión de que el Presidente habría perdido el control político de su propia coalición, esto es lo que plantea Juan Manuel Urtubey desde un peronismo aún más desarticulado con el Gobierno

Sin embargo, sigue siendo un activo muy importante para Mauricio Macri la fragmentación opositora, por lo tanto, el chiste de Urtubey es un chiste de poca gracia dicho desde el peronismo

Esto quiere decir que el problema no es solamente electoral, sino tan viejo como la política: el problema no es si Elisa Carrió va a ser candidata, tampoco es si los radicales van a imaginar una candidatura distinta, antes de todo eso hay una incógnita más importante que el Presidente debe resolver cuanto antes: ¿a dónde está el poder?

Carlos Pagni 

     

Visto 184 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…