Domingo, 21 Octubre 2018 00:00

El país está en una trampa - Por Eduardo van der Kooy

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Las tensiones políticas en Cambiemos no son una buena señal. Pero la reaparición K y del PJ tampoco da garantías.

 

El formato de la crisis argentina va adquiriendo otra dimensión. La recesión y los escándalos de la corrupción kirchnerista han dejado de monopolizar la escena. Irrumpió la persistente tensión de Cambiemos, la coalición oficial, donde el protagonismo de Elisa Carrió, con razones y equívocos, pareció poner al descubierto su fragilidad estructural. Tal vez, dicha fragilidad haya resultado compensada por aquellos que pretenden desalojar en el 2019 a Mauricio Macri del poder. El peronismo en pleno, aunque fragmentado, regresó a la luz pública por el Día de la Lealtad con conductas, estéticas y mensajes que inducen a pensar que nuestro país está por ahora en una trampa sin salida.

La trama general asoma más enmarañada que todo aquello que se observa. Impúdicamente quedaron al desnudo los contubernios de la política con el Poder Judicial. Tampoco se trata de una novedad. Pero hay calamidades que asombran. La propia Carrió blanqueó desde el oficialismo las presuntas presiones del titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, en Comodoro Py. Cargó de nuevo contra Daniel Angelici por traficar influencias entre magistrados. Ambos son amigos personales del Presidente.

Hugo Moyano desató una embestida –con la amenaza incluso de una huelga general-- contra un fiscal (Sebastián Scalera) y la Procuración General bonaerense (Julio Conte Grand) por la posible detención de su hijo, Pablo. Es en una causa de lavado de dinero que tiene relación con el club Independiente. El juez Luis Carzoglio rechazó el pedido del fiscal. Pero en lugar de explicar los motivos jurídicos de su decisión lanzó un alegato político. Celebró el clan Moyano.

La actitud de Carzoglio no responde a una casualidad. El Poder Judicial de Buenos Aires tiene profundas raíces en la vida política. Crecieron durante décadas por el manejo societario que hicieron en el territorio peronistas y radicales. Con marcada incidencia de los intendentes. De hecho, Carzoglio llegó en 2007 a su sillón empujado por el ex intendente de Avellaneda, Baldomero “Cacho” Álvarez.

La escalada político-judicial no concluyó allí. El titular del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez, intendente de Merlo, advirtió a Julián Ercolini que no se le ocurra tocar a Florencia Kirchner. Fue una amenaza desembozada. El juez acaba de elevar a juicio oral y público la causa Los Sauces que involucra por primera vez a toda la familia Kirchner. Encabezada por Cristina Fernández. Sospecha negocios oscuros de parte de la familia y los empresarios K, Lázaro Báez y Cristóbal López, que devolvían coimas a través de negocios inmobiliarios por la adjudicación de la obra pública.

Es probable que el mayor problema actual resida en Cambiemos. Porque está en el ejercicio del poder. Pero tampoco debe soslayarse el futuro. El año que viene podría producirse un recambio del mando presidencial. Las señales opositoras también alarman. Carrió habló en las últimas horas con María Eugenia Vidal, la gobernadora de Buenos Aires, y Carolina Stanley, la ministra de Desarrollo Social. A ambas les dijo que no se preocupen por sus erupciones. No se le pasa por la cabeza detonar una crisis terminal en Cambiemos. Supone que ésta sería la última coyuntura que dispone para ajustar desajustes políticos del Gobierno en materia de transparencia. Un asunto de alta sensibilidad para el electorado oficialista. No bien despunte el año electoral deberá dedicarse a otra cosa. Sobre todo si el Gobierno continúa conviviendo con la economía crítica y las declinantes expectativas populares.

Carrió se encargó incluso de ampliar el radio de acción. Plantó en soledad el pedido de juicio político contra Germán Garavano, el ministro de Justicia. Atropelló de repente contra Patricia Bullrich. Sostuvo que la ministra de Seguridad sería engañada con el armado de operativos antidroga. Bullrich administra con empeño una de las dos áreas de gobierno más complejas. La otra corresponde a Nicolás Dujovne, el ministro de Hacienda y Finanzas. Los trabajos cualitativos de opinión pública señalan a la lucha contra el narcotráfico como el mayor mérito del Gobierno. La valoración económica ocupa el extremo opuesto.

Esos temblores en Cambiemos siembran interrogantes. Se producen en la instancia más difícil de estos tres años. Las dificultades podrían ser aún peores en los meses venideros. Septiembre marcó un pico de inflación de 6,5%, el segundo más elevado del ciclo macrista. El índice mayorista superó el 16%. Nadie sabe si octubre será un poquito mejor. Tampoco, cuándo la estabilidad cambiaria permitirá bajar las tasas que están ahogando la producción.

La otra duda que sobrevuela sería en torno de Macri. Aunque no sea su intención, los repetidos desafíos de Carrió colocan el foco sobre la autoridad presidencial. Sobre su capacidad de liderazgo. Pero en ese tópico el ingeniero también posee una ponderación especial. Está lejos del personalismo que caracteriza al poder en la Argentina. Privilegia el valor de la gestión. Aunque su personalidad se asemeja a un laberinto. Considera a sus socios para garantizar la gobernabilidad. En especial, por el trabajo en el Congreso. Pero omite consultarlos a la hora de tomar determinaciones clave. Se recluye en su círculo pequeño. Esa conducta atenta contra la gestión y tampoco colabora con la amalgama de Cambiemos.

La combinación de tal paisaje político con la severa crisis económica hubiera provocado en otras épocas de la Argentina, quizá, convulsiones peligrosas. Nadie puede descartarlas. Pero parece observarse ahora a una sociedad con umbrales de tolerancia altos. Capaz de absorber una gigantesca devaluación (100%) y un apretón. Con resignación y tristeza, pero sin belicosidad. El conflicto social existe y es probable que trepe en los próximos meses. Aunque las grandes movilizaciones y protestas requieren siempre de algún motor político. Los sindicatos (la CGT amaga con una huelga de 36 horas), la oposición y hasta la Iglesia. La misa en Luján de ayer fue una demostración.

No habría una sola explicación para tal novedad. Tal vez, haber aprendido la lección de que cualquier ruptura prematura del orden establecido resulta al final más perjudicial. La superación del 2001 ha sido un frustrante espejismo. La cercanía del año electoral podría representar otro argumento. También la desconcertante oferta que se sigue escuchando desde la vereda opositora.

Es cierto que Cambiemos exhibe contradicciones. Incomparables, de todos modos, con el espectáculo que brinda el peronismo. Hubo siete actos por el Día de la Lealtad. Algunos ni siquiera pueden tenerse en cuenta. Los más representativos dejaron traslucir un par de impresiones: la unidad pregonada por todos está todavía muy lejos; las propuestas asoman tan diversas como huecas de futuro. El peronismo gira en torno a una agenda archiconocida con recurrencia a estacionarse en el pasado. Con el eco de cuatro décadas atrás.

Los sectores dialoguistas, propensos a construir una alternativa electoral sin Cristina, tampoco zanjan diferencias. Sergio Massa y Miguel Ángel Pichetto estuvieron en Tucumán. Apareció Daniel Scioli, en un gesto de distanciamiento con el kirchnerismo. El convocante fue José Manzur. El gobernador aclaró que peleará por la reelección en su provincia. Para eso requiere no prescindir de la ex presidenta. De allí su propuesta para que el peronismo dirima el candidato 2019 en una interna con todos. ¿Incluida la ex presidenta? Manzur arguye que en el PJ no pueden existir las proscripciones.

Esa ambigüedad generó una diáspora. Juan Schiaretti, de Córdoba, y Juan Manuel Urtubey, de Salta, desistieron de la invitación a Tucumán. Ambos, junto a Massa y Pichetto, fueron los encargados de dar el primer paso para abrir un espacio federal. Otros mandatarios provinciales siguen siendo esquivos por el condicionamiento de Cristina. Sergio Uñac, de San Juan, no tuvo empacho en mostrarse con la senadora de La Cámpora, Anabel Fernández Sagasti. Como contracara, Urtubey se sentó a almorzar en la misma mesa de la gobernadora Vidal.

El kirchnerismo se abroqueló en el Conurbano. Con una mayoría de intendentes, incluso algunos –Gabriel Katopodis, de San Martín—que enfrentaron no hace tanto a Cristina. Muchos de esos funcionarios juegan su última reelección. No hay por ahora nadie que le garantice los votos de la ex presidenta.

Estuvo allí Máximo Kirchner. El diputado e hijo de Cristina había deliberado hace días con nueve intendentes del Gran Buenos Aires. Esbozó propuestas que se llevarían adelante en caso de derrotar a Macri. Una reforma de la Constitución. La reposición de la Ley de Medios para no ser víctimas de la campaña mediática. La creación de una comisión investigadora sobre los delitos económicos de la dictadura. La restauración de normas anti despidos. La derogación de la Ley del Arrepentido. La herramienta que permitió a Claudio Bonadio progresar con el escándalo de los “cuadernos de las coimas”. Que involucra a poderosos empresarios.

El kirchnerismo se resiste a aprender de la historia. Desatiende el contexto presente. En Brasil, el candidato del PT, Fernando Haddad, se encamina a una derrota en el balotaje frente a Jair Bolsonaro. Tiene problemas con las alianzas por la radicalización del lulismo. No logra garantías del socialdemócrata Ciro Gomes, que salió tercero. Gomes pidió al PT una autocrítica pública para intentar arrear a sus remisos votantes. “Reconozcan las porquerías que han hecho en el poder”, suplicó.

La misma súplica podría calzarle a Cristina por la década pasada.

Eduardo van der Kooy

Visto 400 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…