Lunes, 22 Octubre 2018 00:00

El macrismo debe discernir entre optimismo y realidad - Por Eugenio Paillet

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Se ha dicho y repetido que el gobierno, en todo caso la inmensa mayoría de quienes lo integran, si de algo no carece precisamente es de optimismo.

 

No hay penurias económicas ni bolsillos raquíticos como consecuencia de programas errados que no pueden frenar una inflación altísima que carcome salarios y esperanzas tanto como genera desilusiones y enojos, que los haga bajar de ese caballo.

Son todos ellos adoradores de la línea que bajan Marcos Peña y Jaime Durán Barba según la cual a la sociedad no le importa tanto el tema económico o sus propias penurias cotidianas como la necesidad de ir efectivamente hacia un "cambio cultural" que los beneficiará a todos ellos en tanto y en cuento la mirada siempre se encuentre direccionada hacia el futuro. En castellano sencillo, Peña y su gurú ecuatoriano sostienen que al votante no le preocupa tanto su situación personal como el hecho de que todavía hay peligro de volver al pasado.

Suele espantar a extraños pero también a algunos propios la miopía política con la que a veces los funcionarios del gobierno encargados de la comunicación y la estrategia, como Peña y Durán Barba entre los más centrales, miran la realidad del país que los rodea. A menos que aquella bajada de línea persiga, y de hecho son muchos los analistas y observadores que creen que ese es el objetivo de última del plan para retener el poder en 2019, instalar en la escena electoral la reafirmación a ultranza de la grieta. O Mauricio Macri o Cristina Fernández.

El presidente, dirán las fuentes, es cierto que se equivoca un poco y que a veces no le encuentra la vuelta, pero seguro que si todos perseveran los va a llevar a un futuro mejor en el que nadie quedará excluido. Comprobación a la mano de ese mensaje: el presidente ha reiterado en sus últimas ocho o diez apariciones un latiguillo: "yo sé que la están pasando mal, pero vamos por el buen camino".

Por la misma banda argumental, la teoría de peñistas y duranbarbistas busca machacar en la cabeza de los ciudadanos que si no votan a Macri el año que viene, o a alguien de Cambiemos, si acaso hubiese necesidad de un Plan B, aunque le duelan los bolsillos y se sumen las carencias, entonces se abrirá la puerta para el regreso de Cristina, con su carga de autoritarismo, corrupción generalizada, aislamiento del mundo, salvo con Venezuela e Irak, los pibes para la liberación y otros males de la década perdida a los que el ciudadano de a pie no quiere volver.

El macrismo tiene un problema, y es que no mira, o se niega mirar, la realidad. Tal vez aquella mirada elevada al futuro le impide mirar lo que sucede más abajo Se encierra en aquella cuenta según la cual el voto ciudadano hoy se encuentra preferencialmente volcado a favor de la esperanza, y alejado proporcionalmente de la variante que supone el temor al pasado, el miedo. Lo desmentiría el simple hecho de hacer un repaso de las decenas de encuestas que se han publicado en las últimas semanas, y que han profundizado un sesgo desde que al gobierno le dio por tropezar más de una vez con la misma piedra. La ex presidente retiene un voto duro de alrededor del 30 por ciento, de gente que no escuchará aquellos cantos de sirena y a la vez está cada vez más convencida que con la doctora estaban mejor. El otro tercio es macrista puro, de los desencantados o enojados, "no desilusionados", dirán en despachos de Rogelio Frigerio, que cree que Macri ha hecho casi todo mal pero que en parte se debió a la titánica tarea de desarmar la bomba que le dejó su antecesora, y que le falta tiempo para cristalizar las mejoras prometidas.

El otro tercio se lo disputan por ahora el resto del peronismo fragmentado, que habla de unidad pero hace ocho actos para celebrar el 17 de octubre, la izquierda siempre pescadora de río revuelto y una porción indescifrable del socialismo que hoy encarnarían Margarita Stolbizer, Miguel Lifschitz, y hasta Ricardo Alfonsín. Conclusión: nada está escrito de antemano, ni mucho menos sellado, en especial si se recupera aquí un viejo latiguillo que sostiene que la gente "vota con el bolsillo". O, peor todavía para aquellas entusiastas expectativas del dúo, las encuestas cantan que la corrupción estatal cayó al tercer lugar en el podio detrás de la inflación y el desempleo.

Justamente el entuerto irresuelto que tiene Macri con Elisa Carrió y que la mesa chica se empeña en minimizar como parte de aquella recurrencia en no ver la realidad viene por ese lado. Mientras la UCR disimula cada vez menos su incomodidad y muestra indicios de rebelión. Lilita está convencida que su socio quiere, y batalla judicialmente para conseguirlo vía Daniel Angelici, a una Cristina libre y no presa, echando a la basura según la crítica mirada de la diputada el contrato moral que acompaño la fundación de Cambiemos. Pero hay más. Carrió, en la intimidad, ha hablado mal sobre la marcha de la economía, de los errores no forzados y de la gestión de Nicolás Dujovne. Lilita está convencida que Macri se equivocó, o en todo caso se dejó llevar, cuando se le quemaron los papeles en abril pasado y de un plumazo paso del gradualismo al ajuste duro sin una escala intermedia que permitiese "acomodar" a la clase media y media baja que es la que más lo sufre. Y que es la crucial base electoral de Cambiemos a la que Carrió cree que no se cuida. Final abierto.

Eugenio Paillet

Visto 213 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…