Lunes, 05 Noviembre 2018 00:00

Presupuesto fase final, el viaje de Carrió a Israel y poroteo peronista por la Magistratura - Por Ignacio Zuleta

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Macri sigue con atención los movimientos de los gobernadores, mientras su aliada vip se tomó un descanso. Las sillas para controlar a los jueces.

Decisivo apoyo de la mayoría de los gobernadores al acuerdo con Macri

Apenas puso Rogelio Frigerio el pie en el país, a su regreso de China, hizo con Mauricio Macri el recuento de daños ante el alzamiento de los gobernadores, que quieren canjear quórum y votos para el Presupuesto, por una reposición del Fondo Sojero. Fue el sábado e incluyó la tópica ronda de telefonazos con los mandatarios amigos.

“Si hablás con 20 gobernadores, te dicen que ellos bancan el acuerdo para el Presupuesto”, fue el dictamen del ministro. Macri prefirió el silencio. Se guardó los sopapos que había pensado lanzar el fin de semana contra los gobernadores insaciables y fallutos que incumplen los pactos. También desautorizó cualquier negociación que hubiera en marcha para amortiguar ese golpe de último momento, que es la amenaza de llevar el proyecto de derogación del DNU que abolió el Fondo Sojero al recinto del Senado, junto con el Presupuesto.

El mensaje es también una caricia para Miguel Pichetto, víctima de la asonada del martes anterior, que encabezaron Gerardo Zamora y Gildo Insfrán, a quienes ve moviendo piezas por indicación del Instituto Patria, es decir contra su candidatura presidencial. Amigos son los amigos. Hubo también leves reproches para la propia tropa, al adelantar anuncios de compensaciones financieras a María Eugenia Vidal. Debió quizás esperar la Casa de Gobierno a que se aprobase el presupuesto, para no descolocar a quienes habían ayudado al acuerdo en Diputados, y al socio Pichetto.

En la suma de gestos hay que contar la reunión de 3 horas del jueves entre Vidal y Massa, pedida por la gobernadora para acercar al jefe renovador al debate del presupuesto provincial. Una manera de blindar ante el peronismo el apresuramiento de Macri en adelantarle fondos, cuando les había dicho a los otros gobernadores que no había más plata. Estas costuras e hilvanes tejen también el sendero electoral.

Distensión con Carrió, que peregrina para decidir su futuro

Macri busca la distensión de los ánimos en este tiempo que es decisivo para su futuro. Recibió en persona la primicia de que Elisa Carrió también hacía una pausa en un discretísimo viaje a Israel, un hábito de la jefa de la Coalición que reviste para ella el propósito de una peregrinación superior a la política. Dejó esa bomba de profundidad de la impugnación al juez Sebastián Argibay, que descoloca a Macri, quien firmó el envío del pliego. Antes de viajar les dijo Lilita a los suyos: "No quiero importunar al Presidente".

Este viaje es antesala de decisiones. Una de ellas si tiene destino electoral el año que viene. Federico Pinedo tiene intención de ser candidato a un nuevo mandato de senador por la Capital. Ella tiene mandato de diputada hasta 2021, y estar en una misma lista que Pinedo los fuerza a los dos a una pelea de cartel en una elección en la que Cambiemos meterá dos de los tres cargos en disputa.

El proyecto de Pinedo choca también con el de quienes impulsan a Martín Lousteau en la candidatura al Senado, honrando la alianza porteña del PRO y la UCR. Los radicales están muy halagados por el discurso de Macri el lunes pasado, cuando inauguró la muestra con el legado de Raúl Alfonsín. Pocos destacaron que fue una juntada radical que unió a todas las tribus, empezando por Ricardo, hoy lejos de Cambiemos, que debió escuchar cómo Macri se declaraba el mejor heredero de Raúl, que decía en vida que Macri era su límite.

Las relaciones son hoy inmejorables con estos socios que le consiguieron el Presupuesto, y ante quienes debe admitir que se equivocaba la mesa de Olivos cuando criticaba a la política, cuando la política es lo que mejor se le da al Gobierno. Por lo menos si se la compara con la economía.

Con este ánimo van los radicales a su nuevo Gualeguaychú, para ilustrar el debate que se viene, sobre tres posiciones:

1) La que dice que el partido tiene que ir a unas PASO presidenciales con Alfredo Cornejo o Lousteau como candidatos. Esto ampliaría la base de compromiso de Macri candidato, reforzada si también participase Carrió de esa primaria.

2) La que dice que hay que ir con lista única negociada para mostrar compromiso y blindar la suerte de muchos radicales en provincias. 3) la que pide un divorcio del partido de Cambiemos. Por ahora domina la primera chance. Pero ojo que Carrió ya avisó: “En diciembre yo decido”.

Conversaciones inconfesables

El aire pacificador esconde algunas conversaciones inconfesables que vigilan el principal objetivo del Gobierno, que es la intangibilidad de la letra del Presupuesto que votaron Diputados. Es un texto santificado por el uso que le da el Gobierno en su polémica con los mercados y los inversores –la muestra de que puede hacer votar el déficit cero– y además, compromete a la oposición en la sanción. Si el futuro del ciclo macrista está en cuestión, como entienden esos interlocutores, también lo está el de la oposición.

Es la razón por la cual se unen en la aprobación del proyecto negociado, que recrea la realidad de una Argentina dividida en dos partidos: el de quienes gobiernan y el de quienes no gobiernan. Los que gobiernan tienen que asegurarle al público que seguirán haciéndolo –presidente, gobernadores, intendentes– y para eso necesitan arrebatarle cualquier futuro posible a quienes no gobiernan. Con tal de que no se toque el texto votado –que incluye el acuerdo con el FMI, que es el programa del gobierno– se negocia por afuera todo lo que sea necesario. Por eso habilitan todas las ventanillas esta semana para pagar lo que pidan.

Imaginación legislativa: proyecto parche de una ley que aún no es ley

Toda una novedad esta técnica legislativa de probar leyes que se enmiendan por otras leyes, antes de que terminen de sancionarse en el Senado. Es un producto original de la imaginación legislativa, que nace de la naturaleza del gobierno de Macri como gobierno de minoría, y que está obligado a aprovechar en cada llave, como dicen que ocurre con el judo, la fuerza del adversario. Entre lunes y martes oficialismo y oposición darán una muestra en vivo en el maratón de reuniones, para emparchar el nonato presupuesto con una norma que achique los montos que Nicolás Dujovne quiere aplicar a mutuales y cooperativas.

En diciembre de 2017, el intento de Hacienda de imponerles el impuesto a las Ganancias quedó afuera de la reforma fiscal. Fue un triunfo de uno de los lobbies más eficaces que se hayan visto en el Congreso. Este año el Presupuesto les impone una contribución del 6% a las mutuales y cooperativas que desarrollen actividades financieras y de seguros. Este lunes terminarán los concilios entre los senadores Miguel Pichetto, Omar Perotti y Ángel Rozas, para cerrar un nuevo proyecto de ley -parche al Presupuesto que baja esa contribución, que se hará sólo por dos ejercicios (2019 y 2020) al 2,5%-.

Los asesores del radical Rozas acercaron números que dicen que, si se les aplicase el 6%, esas entidades pagarían $ 1.000 millones más que si pagaran impuesto a las Ganancias. Perotti, que firma por el 2,5% en un proyecto elaborado por asesores del bloque federal de Pichetto, es la cabecera de la gestión de las cooperativas, con el argumento de que su provincia, Santa Fe es la sede de las más importantes cooperativas.

Guerra de clases, con ideología e intereses

Con el texto acordado, irán este martes todos a la sesión que han preparado para que los presidentes de todas las ligas de cooperativas y mutuales expongan en defensa de sus intereses, ante la comisión de Presupuesto del Senado, en la misma sesión a la que concurrirá Frigerio para el informe final antes de la firma del dictamen del Presupuesto. Como en todo, hay guerra de clases entre cooperativas y mutuales: los argumentos que mueven a los legisladores provienen de conmovedores relatos de la función social de la economía participativa, en el planeta de la economía pyme. Pero lo que logran para sí, se proyecta en favor de las grandes organizaciones, que son las que están en la mira de Dujovne, como hace tiempo los tenía enfocados Domingo Cavallo, para cobrarle impuestos como si fueran empresas con fines de lucro. O sea, una guerra de clases de manual, con ingredientes de ideología y también de intereses.

Resbaladiza Magistratura: las bisagras son Zamora, Romero y Lole

Esta conversación, que seguramente tiene tramos inconfesables, se replica en otra ley parche que también busca votos. Es la que recorta el aumento del impuesto a los Bienes Personales, emprendimiento de Pichetto para aliviar el bolsillo de los burgueses castigados por la norma que aprobó Diputados en ley aparte. O sea, es también una salida negociada con algo más de prolijidad legislativa. Por eso el peronismo retiró este aumento del Presupuesto: busca ampliar su base electoral para la disputa de 2019, y la señal de que protege a los sectores medios de la voracidad fiscal, cree que puede ayudarlo.

Es poco confesable –y algo incierto aún–, qué es lo que pedirá el gobernador Zamora para apoyar este proyecto cuando vaya a Diputados. Cuando se trató el Presupuesto, favoreció el quórum y la aprobación, con una fina martingala de presencias, ausencias y abstenciones de sus cinco diputados. Tiene para cobrar la factura de que le frenan el acuerdo a un candidato a juez federal de Santiago del Estero. Pichetto jura que se lo van a aprobar, aunque vaya a votación en el Senado sin firmas de Cambiemos en el dictamen.

Este episodio, para algunos menor, proyecta sombras grandes en otra pantalla. Los senadores que responden a Zamora son la clave de un emprendimiento del peronismo para seguir manteniendo dos de las tres sillas en el Consejo de la Magistratura. Tienen hoy un senador menos que Cambiemos, pero juntan leña para que el oficialismo no les arrebate otro miembro, debido a esa mayoría. Los legisladores de Santiago del Estero y algunos líberos como Juan Carlos Romero o Carlos Reutemann, son objeto de intentos de seducción de Cambiemos y del peronismo, que los ven como un interés valioso para resguardar el futuro, en el control del Consejo que maneja los jueces.

Reutemann se resiste a acercarse, pese a su amistad con Macri, a todo lo que huela a radicalismo. Ha sido víctima de ellos en Santa Fe. Romero quiere repetir como senador por Salta el año que viene, y para eso le conviene estar más cerca del peronismo que de Cambiemos. Todo muy resbaladizo, desde ya.

Ignacio Zuleta

Visto 191 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…