Lunes, 26 Noviembre 2018 00:00

El peronismo se rekirchneriza y los radicales reclaman cargos - Por Sergio Crivelli

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Con la ancha avenida del medio intransitable, Massa optó por unirse a los "K" y el resto del peronismo (alternativo) lo siguió. La UCR se queja, pero su única alternativa es Macri

 

Nada cambia o cambia muy lentamente en la política nativa. Esa es la conclusión que puede extraerse tanto del proceso iniciado hace tres años con la llegada de Mauricio Macri al poder, como de los primeros movimientos de cara a las presidenciales del año próximo que por estos días se desarrollaron en el Congreso.

Hasta la sanción del presupuesto hubo un clima de colaboración entre el oficialismo y los peronistas "racionales" o dialoguistas. Era lógico por tratarse del reparto de fondos entre la clase política. Ahí primó la mesura y el pragmatismo. Con eso no se juega. Pero apenas la torta estuvo repartida, empezaron las hostilidades y la primera batalla se libró en torno al Consejo de la Magistratura.

Con las tropas alineadas frente a frente dos cosas quedaron a la vista. La primera, que el peronismo "alternativo" de alternativo tiene poco y se abrazó al kirchnerismo ante la amenaza de que Cambiemos controlase los dos tercios del Consejo. Esa mayoría le hubiera permitido destituir a los jueces que han tratado con parsimonia o bloqueado la condena de ex funcionarios acusados de corrupción. Nadie en el PJ parece dispuesto a asumir semejante riesgo. Con la posibilidad de terminar en Ezeiza tampoco se juega.

Massa, que cimentó su carrera electoral enfrentando a Cristina Kirchner, es hombre al que las contradicciones no hacen retroceder con facilidad. Pero guardó prudente silencio respecto del pacto con la ex presidenta, que le permitió colocar a Graciela Camaño en el Consejo de la Magistratura.

Semejante escrúpulo, en cambio, fue omitido por quien se postula como candidato del Frente "Renovador" a gobernador por la provincia de Buenos Aires, el diputado Jorge D’Onofrio.

"Intentamos ser alternativa por el medio y no funcionó, ahora probemos por un flanco", se sinceró ante una consulta periodística. Dicho en otros términos: si seguíamos compitiendo contra el kirchnerismo volvíamos a salir terceros. La polarización es un hecho que no hay manera de ignorar y en el fondo somos todos peronistas, es el razonamiento implícito en su declaración. El imperio de la necesidad es la única base ideológica del panperonismo. Tampoco en esto hay novedad alguna.

A lo que se puede añadir que las necesidades confluyentes de kirchneristas y antikirchneristas no se limitan al Consejo de la Magistratura. Trascendió que Juan Schiaretti, gobernador de ese bastión macrista que es Córdoba, también acordó con Máximo Kirchner que la Cámpora no presente un candidato a gobernador en su provincia, lo que dividiría el voto PJ y mejoraría las chances de Cambiemos.

En rigor, la división debilita a los candidatos peronistas, pero la unidad polariza al electorado, lo que fortalece a Macri. El PJ está en lo que en ajedrez se llama una posición "zugzwang" en la que todas las jugadas son malas. La única diferencia es que algunas son peores que otras.

Pero los gobernadores del PJ, los "ex dialoguistas", tienen una manera de protegerse de la polarización: adelantar las elecciones provinciales. Por ese camino están en condiciones de preservar su poder.

Lo segundo que quedó expuesto con los alineamientos para el año próximo fue que el radicalismo resultó el principal afectado por la unión de los peronistas. Le quitaron el lugar en el Consejo al diputado Mario Negri que junto con otros correligionarios elaboró un documento crítico del gobierno y lo hizo público para solaz de la prensa desafecta a Macri.

En ese documento los radicales reprocharon a la Casa Rosada su "impericia, mala praxis y desidia política" para defender el cargo de Negri. Se quejaron de que el espíritu negociador en materia económica no se hubiese extendido al terreno institucional. O, en otros términos, de que si fueron capaces de arreglar el presupuesto con los peronistas, ¿por qué no incluyeron también en el trapicheo el cargo de Negri?

Y en ese punto está la clave de las prioridades del oficialismo o del único camino que en realidad le queda a Macri: debía asegurarse el presupuesto, es decir, cumplir las exigencias del FMI. Sólo así estaría en condiciones de empezar a calmar la economía. Esa es la condición básica para tener chances el año próximo. La impunidad "K" viene bastante después.

Considerada desde esa perspectiva, la unidad del peronismo y las quejas radicales carecen de relevancia. A lo que hay que añadir que, si la prensa desafecta quiere ver internas en el oficialismo no debe buscarlas en la UCR, sino entre prominentes figuras del PRO y del peronismo adscripto al PRO.

Sergio Crivelli  
Twitter:@CrivelliSergio

Visto 266 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…