Jueves, 13 Diciembre 2018 00:00

En Casa Rosada hay moderado optimismo y señales para Santa Fe - Por Mauricio Maronna

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

El gobierno cree que Lifschitz debió haber cerrado filas con Cambiemos. Mensaje de neutralidad ante una posible interna en Cambiemos. Aval a López Molina.

 

Media tarde en Casa Rosada. Silencio atroz. Sólo se escucha el traqueteo de las impresoras ubicadas en las oficinas ministeriales. Hay calma. "Es el pos G20. Nos salió bien, y nos permite empezar a pensar en más cosas buenas", dice un funcionario, de esos que tallan fuerte.

El mozo trae café y agua mineral. No hay desprendimiento gastronómico en Balcarce 50, al menos esta tarde, a esta hora. "¿Quiere saber si ganar las elecciones en Santa Fe es una prioridad? Lo será en el momento de los comicios. Ahora, las prioridades son otras, urgentes. Pasar diciembre es un gran triunfo. El G20 nos ayudó a domar la gobernabilidad. Acuérdese de todas las cosas que decían y se escribían. Que habría incidentes en las calles, repletas de globalifóbicos durante la Cumbre y que, una vez terminada, habría un caos social y callejero. Sucedió todo lo contrario", apunta a LaCapital un secretario de Estado, que juguetea mientras tanto con el celular.

En Balcarce 50 tienen informes de los ministros que los hace ser optimistas. Según ellos, habrá buenas noticias respecto de la economía, antes del tercer trimestre, que es lo que señalan los gurúes. "No lo podemos decir públicamente, erramos en algunos pronósticos anteriores...", amplía uno de los anfitriones, con camisa blanca y pantalón azul. Sin saco. Tampoco hay vestigios de los caramelos Sugus que, antes, se distribuían estratégicamente.

Se abre una puerta lateral, aparece el presidente de la Nación. El cronista de La Capital, hincha de Newell's Old Boys, hace una broma futbolera, pidiendo un decreto salvador ante un posible descenso. "No es momento para pedir tal cosa, recién pude digerir un 20 por ciento de la derrota con River. Me sorprende que no nos carguen más, le dije recién a (Rogelio) Frigerio, que es un venenoso hincha de River", dice Mauricio Macri. "Sólo pasé a saludar", se despide.

Se lo nota de buen humor al jefe del Estado, con rastros en el cuerpo del estrés presidencial, pero de perfecto talante. En cinco minutos, el despacho presidencial queda a oscuras. Se terminó la jornada en la Casa Rosada. Todo seguirá en la Quinta de Olivos.

Lo que sigue en calle Balcarce es la charla entre funcionarios de la primera línea y La Capital. Se pregunta sobre Santa Fe. "Es una lástima que la relación con (Miguel) Lifschitz nunca haya sido buena. Él siempre tuvo condicionamientos y prejuicios ideológicos para relacionarse con nosotros, y eso que tiene otra posición ideológica que (Antonio) Bonfatti)", responde el anfitrión original.

En el gobierno creen que Lifschitz no está haciendo una buena lectura de lo que viene. "No hay ninguna posibilidad de «tercería». El 2019 es entre Cambiemos y el kirchnerismo y Lifschitz deberá estar con nosotros", sentencia el interlocutor macrista.

"Mi suegra es kirchnerista, y siempre me dice que va a votar a un kirchnerista, sea Cristina la candidata o no. Y con los que respaldan a Cambiemos pasa lo mismo: siempre van a votar a Macri. Es erróneo pensar que se trata sólo de núcleos duros", diagnostica un importante funcionario y cuadro político del oficialismo.

Para él, la decisión de Lifschitz de ir hacia un armado de tercera vía —la llama "tercería" es un error de diagnóstico. "El socialismo volverá a quedarse atrapado en Santa Fe, sin referencia nacional. No hay lugar para otro espacio con chances de disputar la Presidencia", agrega.

En el reservorio oficial sostienen que no es real la especie que asegura un renunciamiento de Cristina a la Presidencia si es que logra un acuerdo para que los peronistas federales no la metan presa. "Ella sabe que los peronistas de ese sector la van a querer ver presa, aunque le digan que no", es la argumentación del funcionario clave.

En la intimidad del gobierno creen que el Círculo Rojo despotrica contra Macri porque no quiere que él ni Cristina sean candidatos. "Quieren volver a poner un presidente, quieren ponerlo ellos".

Cuando La Capital pregunta sobre Santa Fe, un ministro (de los poderosos) se pone el casete: "Lo ideal es que haya una lista de unidad, pero sabemos que hay dos dirigentes (José Corral y Federico Angelini) que muestran intenciones de ser candidatos a gobernador. Si es así, está el mecanismo que permite las Paso, pero ambos tendrán que justificar razones válidas para no acordar una lista en común".

Ante esta respuesta, este diario repreguntó: "¿El candidato de la Casa Rosada es Corral?". La respuesta fue "no". Según el funcionario más importante de la grilla, son "neutrales" a la hora de definirse por uno o por otro. Cabe agregar, en este contexto, que no son tiempos de definiciones. Sí la hubo respecto de Rosario, con elogios a Roy López Molina, un preferido del presidente y de sus funcionarios más cercanos.

Cuando las primeras sombras del atardecer se posan sobre el ala oeste de la edificación, la charla —distendida y profunda— se termina.

Afuera, Buenos Aires es un ir y venir de estrés y tránsito loco.

Mauricio Maronna  
Twitter:@MauricioMaronna
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 307 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…