Miércoles, 16 Enero 2019 00:00

¿Jair Bolsonaro aprendió de Mauricio Macri? - Por Ricardo Roa

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

El Presidente de Brasil no aplica el método de su par de Argentina para sacarse de encima la mochila de la herencia.

 

No se sabe si Bolsonaro aprendió de la experiencia o de la fallida experiencia de Macri con la herencia recibida. Pero está claro que no está aplicando el mismo método para sacarse esa mochila de encima. No anda con rodeos. Va derecho al nudo del problema.

En estas dos semanas a cargo del Gobierno no le han faltado fallidos. Y marchas y contramarchas como la instalación de una base militar norteamericana o la venta de Embraer a la Boeing, finalmente confirmada. Pero si se mira bien se verá que a la hora de meter mano en el tema clave del gasto público y bajar el déficit, no titubea.

Nada de gradualismo estilo Macri para ajustar las cuentas fuera de control. Lo que hay que hacer decidió hacerlo ya: en unos días mandará al Congreso la reforma previsional, piedra angular del programa económico y que propone un régimen de capitalización privada para sustituir al actual de reparto. Cada trabajador ahorrará individualmente para financiar su propia jubilación.

La reforma precisa nada menos que una enmienda constitucional: son dos votaciones en cada Cámara con mayoría calificada. Bolsonaro cree que puede aprobarla antes de junio y su ministro de economía, el liberal Pablo Guedes, cree que si resuelven este tema Brasil tendrá una década de crecimiento.

No con quince días sino con dos años de gobierno, Macri intentó un cambio tibio y pagó un costo político alto. La reforma acá seguirá en lista de espera. El anuncio de Guedes fue respaldado por muchos políticos y saludado con optimismo por los mercados: con un 5%, el real fue la moneda que más se valorizó del mundo.

Brasil y la Argentina tienen en común gobiernos que contra muchos pronósticos desplazaron a otros gobiernos con muchos años de permanencia y de corrupción. A diferencia de Macri, Bolsonaro prefirió tener un ministro de economía poderoso al que dio carta blanca. Guedes definió a Brasil como si definiera a la Argentina: un paraíso para los rentistas y un infierno para los emprendedores.

Aún incipiente y después de un par de años de derrumbe, la recuperación de la economía brasileña es una buena noticia para la Argentina. Siempre y cuando la Argentina tenga con qué y sepa aprovecharlo. Brasil es de lejos el principal destino de nuestras exportaciones: duplican a Estados Unidos y a China.

Pero hace tiempo dejó de ser el filón que era. En el 2000, el 12% de las compras brasileñas llevaban el sello hecho en la Argentina. Ahora apenas llegan al 6%. Cayeron a la mitad y no fue porque el gran socio del Mercosur hubiese bajado sus importaciones. Al contrario, las cuadruplicó. Otros países ocuparon el lugar que ocupaban los productos argentinos. Pero Brasil es todavía una gran salida para la industria nacional.

Macri y Bolsonaro se reúnen después de bailar un raro minué. Bolsonaro irá primero a Chile y no a Buenos Aires como era costumbre. Y dijo no a la invitación de Macri para venir al G20. Y Macri prefirió seguir de vacaciones en el Sur sin siquiera tomarse un día para estar con él en la asunción en Brasilia.

La clave es qué van a hacer con el Mercosur, que quedó librado a caprichos ideológicos y que así como va es una cáscara vacía. Se abrió para cerrarse al no dejar que sus socios tengan acuerdos bilaterales con terceros. No es lo que Macri quiere ni es lo que Bolsonaro quiere. La cuestión es flexibilizarlo. No deja de ser una marca a la que no se puede matar.

Ricardo Roa

Visto 311 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…