Domingo, 03 Febrero 2019 00:00

El cronograma electoral refuerza la polarización Macri-Cristina - Por Sergio Crivelli

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

La decisión de unificar las votaciones nacional y provincial en Buenos Aires consolidó la estrategia de confrontar mano a mano con el kirchnerismo. El peronismo "alternativo" se desdibuja.

 

Una mirada al mapa electoral de 2019 vale más que los centenares de declaraciones, "fake news", operaciones y trascendidos dudosos sobre candidaturas extravagantes y otras martingalas que colmaron los medios en los últimos meses.

Con ese mapa delante queda a la vista la mesa de arena en la que proyectan sus movimientos el actual presidente y su antecesora. Están alineando la tropa para una batalla decisiva. En los distritos que controlan irán a las urnas en elecciones unificadas en octubre para aprovechar el aparato electoral propio. En los controlados por otras fuerzas políticas (peronistas no K, socialistas y partidos provinciales) los comicios a gobernador se realizarán anticipadamente para que los oficialismos locales no resulten víctimas de la polarización y puedan apostar en las presidenciales a quien más les convenga.

Unificaron la elección los distritos kirchneristas de Santa Cruz, Formosa y Catamarca. Tres padrones cuantitativamente irrelevantes.

El macrismo, en cambio, decidió volcar sus dos aparatos de mayor peso, los de CABA y provincia de Buenos Aires, a la campaña en octubre para fortalecer las chances de su candidato presidencial.

Las versiones sobre el desdoblamiento bonaerense se esfumaron así junto con las esperanzas del massismo y otros sectores del PJ de poder tener algún papel importante en la pelea por la presidencia.

Hasta ahora separaron las votaciones diez distritos y las unificaron seis. Hay otros seis que no decidieron todavía y dos en los que no habrá elección a gobernador este año: Santiago del Estero y Corrientes. Entre las seis indefinidas, dos son gobernadas por radicales y podrían terminar unificando en octubre: Jujuy y Mendoza.

En las provincias que desdoblaron para no quedar atrapada en la puja Cambiemos-kirchnerismo hay peronistas no K (Córdoba), partidos provinciales (Neuquén) y socialistas (Santa Fe).

La unificación de comicios en Buenos Aires dio lugar a diversas interpretaciones, pero una sola válida: Mauricio Macri encuadró en el más ortodoxo estilo peronista a María Eugenia Vidal que había coqueteado con la idea del desdoblamiento. Otros que se habían hecho esa ilusión (y que habían estimulado a la gobernadora) fueron los massistas, ahora en riesgo serio de desaparición.

Si Vidal hubiera separado su destino electoral del de Macri, el mensaje hubiese sido desastroso para el gobierno. Se habría consolidado la idea de que en el macrismo reinaba el clima de sálvese quien pueda; de que en las propias filas de Cambiemos se preparaban para una inminente derrota.

Pero el presidente alineó a la gobernadora y a Horacio Rodríguez Larreta para que jueguen a todo o nada en octubre. Curiosamente los macristas llevaron a la práctica el tan peronista "todos unidos venceremos", mientras los peronistas se dispersan.

Esa es la diferencia entre tener una conducción unificada y no tenerla. Entre disponer de la lapicera para firmar los cheques del estado y de no disponer de ella.

Vidal tiene unos diez puntos de imagen positiva más que Macri, por lo que se especula que ella lo podría ayudar en la presidencial, pero él podría perjudicarla en la elección de gobernador. Muy probablemente, sin embargo, la polarización volverá superfluo ese razonamiento. En octubre se votará a favor o en contra de Macri; a favor o en contra de Cristina. Si Vidal alguna vez creyó que podría gobernar la provincia con Cristina Kirchner en la Casa Rosada, la persuadieron a tiempo de esa temeridad.

Pesa, además, a favor de la gobernadora el hecho de que el kirchnerismo tiene candidatos poco competitivos para la gobernación, por ejemplo, Axel Kicillof. Cristina Kirchner cometió uno de sus errores políticos más graves al elegir como candidato a gobernador en 2015 al inefable Aníbal Fernández. Tendrá una oportunidad para enmendarse.

De todas maneras, las alquimias con candidatos y campañas tendrán poca incidencia en octubre. Como ocurre habitualmente la elección será definida por la marcha de la economía. Pero en este caso habrá un factor extra: la opción de volver a un pasado inquietante o apostar una vez más por el desalentado futuro que promete el macrismo.

Sergio Crivelli    
Twitter: @CrivelliSergio

Visto 270 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…