Viernes, 08 Febrero 2019 00:00

Hijos de la corrupción K - Por Alfredo Leuco

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

Lázaro Báez acaba de recibir en la cárcel la peor noticia de su vida. Su hijo preferido, el mayor, Martín Antonio fue detenido esta mañana por haber transferido más de 5 millones de dólares a pesar de que lo tenía prohibido.

 

Martín Báez está inhibido de hacer operaciones financieras y las cuentas de Bahamas y la sociedad fantasma de las Islas Marshall de donde fue movido el dinero estaban congeladas por la justicia.

Pregunta chicanera al margen: ¿Quién no tiene una cuenta en las Bahamas o una empresa en las Islas Marshall? En toda esta trama de negociados también participaron Jorge Chueco y Daniel Pérez Gadín, abogado y contador de Lázaro.

Sigamos. Por eso, porque implica una maniobra clara para entorpecer la investigación y el recupero de lo robado y una violación de las medidas cautelares, el fiscal Abel Córdoba pidió que vaya a la cárcel. El Tribunal Oral Federal Número 4 que entiende en la causa por la “Ruta del Dinero K”, por unanimidad apoyó ese reclamo.

Todos los presos K decían que Lázaro es aguantador y que jamás se iba a quebrar. Que el único punto débil es el de los hijos. En esta causa están todos procesados, Luciana Sabrina, Leandro Antonio y Melina Soledad. Pero a partir de hoy Martín está preso y eso puede cambiar la actitud de Lázaro. Tal vez semejante cachetazo lo haga reflexionar y abandone el silencio de omertá mafiosa que viene manteniendo. Veremos.

Por ahora la noticia fuerte es que Martín está preso. Con su barba candado y peinado con radio al medio, siempre tuvo una mirada triste y perdida. Está casado y tiene un hijo de dos años. Tuvo un problema en una mano y cuando lo operaron le descubrieron hipertensión y ciertas arritmias que suele producir el stress.

Martín tuvo sus 15 minutos de fama en las pantallas de canal 13 cuando Jorge Lanata y su equipo pusieron al aire aquellas imágenes pornográficas de los tipos que contaban montañas de dólares sucios en maquinitas de La Rosadita mientras fumaban habanos y tomaban whisky.

La agrupación “Hijos de la corrupción K”, nunca hizo elecciones internas. Pero está claro que el presidente es Máximo Kirchner, que la vice es Florencia, y que el tercero en la línea sucesoria es Martín Báez, el primero que está ocupando un calabozo en el penal de Ezeiza.

En el estado mayor de la “HCK” (Hijos de la Corrupción K) también está Nazareno López, el hijo de Cristóbal que acaba de ser citado a declaración indagatoria por el doctor Claudio Bonadio junto a Cristina y una centena de empresarios y ex funcionarios.

También forman parte de la agrupación delictiva las hijas de Alicia, la gobernadora de Santa Cruz. Natalia y Romina Mercado, también tienen que explicar ante la justicia el papel que jugaron en algunas empresas de los testaferros de Néstor y Cristina. La más complicada es Romina que fue presidenta de Hotesur y firmó balances dibujados y otras mentiras. Los hijos de Julio de Vido también mojaron el pancito en el plato de las estafas y negociados. Los hijos de Luis D’Elía entraron todos al ANSES y alguno lo hizo en forma irregular.

Martin Báez, que figuraba como capo de Austral Construcciones, la nave insignia de los robos de estado, está preso y su madre Norma Calismonte, divorciada de Lázaro también podría confesar lo que sabe para ayudar a su hijo que a los 32 años ya tenían un patrimonio de 30 millones de pesos y dos años antes lo único que tenía eran deudas. Y no se sacó la lotería. Se dio todos los gustos el pibe.

Autos de alta gama, dinero fácil, mujeres más fáciles todavía y la presidencia del club Boca de Rio Gallegos. En un acto de la institución se dio el lujo de llevar a la mismísima reina Cristina Fernández y al emperador que consolidó la mafia en el fútbol: don Julio Grondona. Tal vez se haya agotado su suerte. Ahora está preso y embargado en 600 millones de dólares.

Tal vez sea el peor de los pecados de Lázaro Báez. Siguió el ejemplo de muchos otros corruptos del kirchnerismo y convirtió a sus hijos en delincuentes. Esa actitud perversa está hoy en el centro de la escena política. Es patético y humillante para la familia del reo.

Báez detonó a su familia. La incineró en el altar de los Kirchner solo para hacerse millonario con el dinero de todos los argentinos. Esa familia está quebrada.

La otra parte de la familia son los hijos más chicos. Luciana fue directora de Austral Construcciones, locomotora del Holding Báez que está totalmente destrozado.

Después viene Leandro que fue titular en el directorio y también hizo una fortuna a la velocidad de la luz. Y tampoco se ganó la lotería.

Y por último está Melina, la más inocente o la menos culpable. Ella solo figuraba como empleada de Austral, pero no tiene ninguna empresa a su nombre.

Ellos quieren que Lázaro se declare arrepentido y cuente toda la verdad: es decir que Néstor y Cristina son los dueños de la mayoría de los bienes que figuran a nombre de Lázaro y que fue pieza clave del plan sistemático para saquear al estado. Sus hijos le tienen bronca a Cristina porque ella está libre pese a que es la responsable y culpable de todo y su padre que sólo fue un engranaje, está encerrado.

La tercera parte de la familia es unipersonal. Es Norma Calismonte, una señora de barrio que se casó con un sencillo empleado bancario, con un monotributista y en diez años se encontró con un magnate acostado en su cama. La madre de los hijos de Báez no puede creer como su vida cotidiana estalló por los aires y sus seres queridos están ardiendo en tribunales y en los medios de comunicación.

Hasta las mafias italianas siempre le dieron un rol preponderante a la familia.

La Unidad de Investigación Financiera descubrió que los 4 hijos eran gente ahorrativa y tenían 25 millones de dólares de empresas offshore radicadas en Panamá y Uruguay. ¿Cómo juntaron 25 palos verdes? Son sumas descomunales para cualquiera.

La gran pregunta es hasta cuanto aguantará el silencio y la omertá de Lázaro. Sus hijos les ruegan que diga toda la verdad y que ensucie a Cristina para salvarse él. Lázaro duda. Por momentos cree que pronto saldrá en libertad y no puede mostrar semejante traición a Cristina a la que le tiene pánico. Y por el otro tiene pesadillas que lo muestran en la cárcel por el resto de su vida con Cristina en libertad.

Los ciudadanos reclaman algo bien democrático y republicano: juicio, castigo y condena. Para que todos los argentinos seamos iguales ante la ley y no haya ladrones con coronita. El que las hace las debe pagar es una regla de hierro de la democracia honesta. Mariana Zuvic siempre dijo que los Báez eran empleados de los Kirchner y también planteó que el monotributista del 2003 hoy es un potentado que multiplicó su patrimonio por 45.000%. Parece un chiste de humor negro. Pero es la más cruda de la realidad.

¿Quién es Lázaro? ¿Qué papel cumplió en el ladriprogresismo feudal? Es el terrateniente más grande del país. 418 propiedades y estancias que en tamaño son igual a 13 veces la Capital Federal. ¿Escuchó bien semejante locura? Las tierras que nos robaron las familias Kirchner y Báez ocupan el mismo territorio que 13 veces la Capital Federal.

Y dos lujosos aviones que en realidad eran tres y uno se incendió sospechosamente. Y siguen las estafas. Es interminable la lista de bienes y billetes que robaron. Record Guinnes. Por eso los Kirchner están entre los más corruptos del planeta.

Lázaro tiene (o tenía) la flota de vehículos más grande del país. Ni las empresas de transporte tienen 1.279 vehículos como él. Una colección de autos negros de alta gama que ni la mafia napolitana. La parte más bizarra de su historia es que fue el constructor, el donante y el vigilador en retiro efectivo del faraónico mausoleo de Néstor Kirchner.

Ese monumento a la corrupción y la desmesura es monitoreado on line por Cristina desde donde ella se encuentre. Es todo un dato. Es un mensaje clarísimo, aunque tiene su simbolismo. La noche en que Néstor Kirchner se murió había estado cenando con Cristina y Lázaro. Según el evangelio, Lázaro de Betania ya estaba muerto y sepultado. Pero llegó Jesucristo que era su amigo y lo resucitó en un instante y con una frase: “Lázaro, levántate y anda”.

Este Lázaro de estos tiempos de cólera, se parece más a otro personaje bíblico que es casi su contracara. A Poncio Pilatos, el que se lavó las manos y con ese gesto, selló la condena a muerte de Jesús. Es el símbolo del oportunismo, la vileza y la traición. Por los siglos de los siglos. Amen. No es el cartonero Báez. Lázaro se levantó y anduvo. Anduvo caminando derechito hacia la cárcel y de paso, detonó a su familia. Hoy llora porque su hijo Martín también está preso.

¿Ahora va a prender el ventilador o seguirá con los labios sellados por el pánico?

Hagan sus apuestas.

Alfredo Leuco  
Fuente: www.alfredoleuco.com.ar

Visto 262 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…