Jueves, 28 Febrero 2019 00:00

Extraño en el paraíso - Por Sergio Crivelli

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Cristina Fernández de Kirchner en Comodoro Py y Mauricio Macri en el Congreso. Las dos principales figuras de la política juegan su partido.

 

La ex mandataria para seguir en libertad, y el Presidente en busca de la reelección mientras trata de hacer pie en un Poder Legislativo en el que está en minoría.

La semana política comenzó con Cristina Kirchner en Comodoro Py y terminará con Mauricio Macri en el Congreso, lo que anticipa cómo será el año parlamentario: con el kirchnerismo-peronismo luchando por la supervivencia y el oficialismo tratando de llegar con el menor daño posible a las presidenciales de octubre.

Así, la actividad parlamentaria estará marcada por un antagonismo inevitable. Será una de las tantas batallas en la guerra que el peronismo librará por la libertad ambulatoria de su líder y Cambiemos por la reelección del hoy cascoteado Presidente de la República. Todo o casi todo lo que produzcan los recintos estará teñido de esa lógica. Los proyectos para resolver problemas reales constituirán la excepción, no la prioridad de la agenda.

Se llegó a este punto por una suma de debilidades. La principal es la institucional: para las bancadas del kirchnerismo el Legislativo es apenas un escenario en la estrategia de hostigamiento a la Casa Rosada. Lo único que mantiene alejada a su jefa de la cárcel son los fueros, es decir, los privilegios que únicamente el poder político puede garantizar.

Por eso la reacción de algunos legisladores `K' es inusualmente virulenta como quedó en evidencia cuando intentaron impedir el funcionamiento de la Cámara de Diputados el año último. Mientras grupos de manifestantes atacaban ferozmente a la policía extramuros y apedreaban el Congreso, de manera simultánea diputados kirchneristas agredían a las autoridades en el recinto. Una forma de oposición sin antecedentes. La institución parlamentaria no sólo está débil, sino también desprestigiada y se puede esperar cualquier conducta de algunos de sus miembros.

SISTEMA POLITICO

A lo que hay que añadir que también están debilitados el sistema político y las burocracias partidarias. Con Cristina Kirchner como candidata con mayor intención de voto del peronismo los grupos `racionales', `alternativos' o defensores de la gobernabilidad en el PJ se volvieron irrelevantes. De esa manera el protagonismo de los ultras también promete sesiones tumultuosas. Diputados y senadores que por obediencia debida convirtieron al Congreso en una `escribanía' durante la década ganada están ahora para la revancha.

Pero la debilidad que más contribuye a que el año parlamentario se perfile problemático es la de Mauricio Macri. Llega a la inauguración del cuarto período ordinario de su mandato en una situación paradójica: aunque ganó las dos últimas elecciones está en franca minoría, lo que resulta agravado por el hecho de que las dificultades de la economía ponen en duda su reelección. Curiosamente Cristina Kirchner, que perdió las últimas tres elecciones, parece en condiciones de marcarle la cancha.

¿Por qué se da esta paradoja? Más allá de la economía, el problema reside en que Macri es un cuerpo extraño al sistema político, algo que todos perciben en la `casa política' por excelencia: el Congreso. En esa casa en la cual la primera regla es `la rosca', como diría el diputado Emilio Monzó, el Presidente juega de visitante. De allí sus problemas inacabables para hacer pie en un ambiente en el que peronistas y radicales de todo pelaje se mueven como pez en el agua, se reproducen y han convivido y prosperado durante más de tres décadas.

Sergio Crivelli  
Twitter: @CrivelliSergio

Visto 333 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…