Jueves, 07 Marzo 2019 00:00

Callejón sin salida - Por Sergio Crivelli

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

La prueba más evidente de que la burocracia política no representa a la sociedad es que no puede aportar un candidato alternativo a la puja Macri-CFK

 

Los gritos e insultos a Mauricio Macri el viernes pasado en el Congreso no sólo hablaron del kirchnerismo, sino también del agotamiento de un sistema político y partidario impotente para generar una alternativa viable a un gobierno en problemas.

La agresividad y la violencia verbal aparecen con cierta frecuencia en los recintos parlamentarios. Expresan autoritarismo, limitación intelectual y deseo de llamar la atención. Los carteles con los que suelen adornar sus bancas la oposición apuntan al mismo objetivo. Sabe que sus palabras tendrán una repercusión nula más allá del diario de sesiones, por lo que intenta captar la atención de los medios con consignas elementales impresas en cartulina. Un sistema de propagación de ideas indigente, pero en el que muchos legisladores se ejercitaron durante su paso por la UBA. Una estudiantina de larga duración.

Estas escenificaciones afectan la ya muy dañada imagen del Poder Legislativo, pero no sólo eso. Exponen la incapacidad del sistema político nativo para generar una propuesta electoral capaz de ofrecer una salida razonable a la presente situación. El Gobierno está débil por el desempeño de la economía, pero la oposición tiene como única oferta competitiva a la misma dirigente derrotada en las últimas tres elecciones. Una candidata procesada por delitos graves de corrupción y comprometida por toneladas de pruebas.

Por otra parte, no se trata de hechos aislados o fortuitos: su vicepresidente está condenado y en la cárcel por haber querido apropiarse de la empresa que imprime billetes y su principal ministro, el señor De Vido, es asimismo inquilino de Ezeiza. Ni los fueros lo pudieron proteger.

En este trance, el peronismo que controla la mayoría de las provincias, el Congreso Nacional, la Corte Suprema y el aparato electoral más grande del país no pudo renovarse, dejar al kirchnerismo atrás y generar un nuevo liderazgo. ¿Qué es lo que propone en lugar de Cristina Kirchner? A un ex ministro casi octogenario, funcionario de Raúl Alfonsín en los "80 y de Eduardo Duhalde hace más de una década y media, y que fue eyectado del gabinete por Néstor Kirchner cuando comenzó a exhibir ideas propias. Su inserción en el sistema político es inexistente y aspira a encabezar una coalición mutipartidaria de fantasía. Cuenta, obviamente, con el apoyo del empresariado prebendario al que en otros tiempos criticó y que la está pasando mal, a pesar de que Macri gobierna "para los ricos". También con el de sindicalistas como Luis Barrionuevo (Moyano apoya a CFK) y el de la mayoría de los medios, enfrentados con un gobierno que pulverizó la pauta oficial. Poco, sin embargo, para terciar en un escenario fuertemente polarizado.

TERAPIA INTENSIVA

La UCR colapsó con la crisis de 2001 y el PJ entró en terapia intensiva con la irrupción del kirchnerismo más la pérdida de la provincia de Buenos Aires. El sistema bipartidario liderado por el PJ y complementado por un radicalismo complaciente se esfumó. Por eso los dos dirigentes con mayor imagen negativa del momento pueden ir al balotaje. Por eso no hay salida política para la presente "impasse" económica, ni surge un dirigente capaz de competir con Macri que no represente al pasado.

Sergio Crivelli  
Twitter: @CrivelliSergio

Visto 175 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…