Miércoles, 20 Marzo 2019 00:00

Macri les apunta a los abdominales de Lavagna - Por Fernando González

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

El Presidente prefirió ir contra la mayor fortaleza del adversario. Enigmas de un laboratorio que sólo sabe de victorias.

 

Roberto Lavagna ya está en la batalla grande por la candidatura presidencial. Y es un hombre afortunado porque no tuvo que pagar a un consultor de imagen ni a un asesor de prensa para subirse al ring que, al menos hasta ahora, ocupan Mauricio Macri y Cristina Kirchner. Fue el propio Presidente el que le ofreció una mano el domingo cuando lo criticó por las retenciones al agro y la demora en ajustar las tarifas de los servicios públicos. Dos de las decisiones que tomó Néstor Kirchner cuando Lavagna conducía la economía. No pasaron veinticuatro horas para que apareciera la respuesta. “Cuando haga crecer la economía al 9%, hablamos”, chicaneó canchero el economista que fue funcionario de Raúl Alfonsín, de Eduardo Duhalde y de Kirchner. De aquel hombre al que cargaban por usar sandalias con medias en el verano reciente de Cariló, a este dirigente que acusa a Macri de “lloriquear”, parece haber pasado mucha agua bajo el puente.

Resulta extraño que Macri lo provoque a Lavagna a debatir sobre economía. No parece fácil ganar la batalla dialéctica cuando el Presidente arrastra en la mochila dos devaluaciones en tres años y una inflación proyectada cercana al 50%. El ex ministro tuvo la suerte (o tal vez el buen olfato) de haber integrado sólo la etapa más exitosa del kirchnerismo.

Superávits gemelos; crecimiento a tasas chinas y costo de vida de un dígito. Se podrá decir que fue su antecesor, Jorge Remes Lenicov, el que hizo el trabajo sucio de la devaluación sin anestesia post De la Rúa, llevando la pobreza al 51% de la población. O que la soja fluía a 600 dólares la tonelada, pero ya se sabe qué difícil es explicar la renguera del otro cuando uno camina en muletas.

Tal vez sepa el ecuatoriano Jaime Durán Barba por qué Macri eligió la estrategia de discutir con Lavagna de economía. Podría haber hundido la daga preguntándole al ex ministro si supo algo sobre aquellos bolsos con dólares en las madrugadas o sobre la saga oscura de la obra pública K. Y bien pudo adentrarse en esa inesperada frase de Lavagna acerca de no tener como objetivo futuro investigar la corrupción de estos tiempos. Pero no. El Presidente prefirió ir de frente contra la mayor fortaleza del adversario. Enigmas de un laboratorio electoral que, conviene tenerlo en cuenta, por ahora sólo sabe de victorias.

Menos calabrés, menos sanguíneo, más cuidadoso en la prosa, el jefe de Gabinete Marcos Peña acusó a Lavagna (y a Cristina) de tener “propuestas antiguas y conservadoras”. Una estocada esperable para un funcionario de 40 años contra un posible contrincante de 76. El guante lo recogió rápido Sergio Massa, quien comparte espacio político con el ex ministro pero a la vez todavía mantiene la esperanza de enfrentarlo en las PASO para dirimir esa candidatura opositora.

“La idea es instalar que un señor de 80 años no puede ser candidato”, lo defendió Massa, agregándole como al pasar cuatro años más. “Pero hace abdominales todos los días y está bien de salud”, completó. Nadie podrá decir que el debate preliminar de la campaña comenzó siendo aburrido.

Las encuestas muestran a Macri y a Cristina peleando cada uno por un tercio del electorado. Los dos con su carga de gestiones cuestionadas y con demasiada imagen negativa. Atrás se amontonan los aspirantes del peronismo con síndrome de Estocolmo. Ese espacio con el liderazgo todavía vacante al que Lavagna amenaza con terminar enterrando en los sótanos de la historia.

Fernando González

Visto 248 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…