Miércoles, 27 Marzo 2019 00:00

El manejo de los resortes para durar en el poder - Por Fernando González

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Macri sufría el estilo de equilibrista de Lorenzetti, pero ahora lamenta las derrotas de Rosenkrantz.

 

Ya se sabe. La Argentina es un país presidencialista, que parece reaccionar mejor al poder consolidado que al poder fragmentado. Tal vez por eso, en términos de permanencia, le ha ido mejor al peronismo que al resto de las expresiones políticas. Juan Domingo Perón gobernó una década, antes de ser víctima de un golpe de Estado. Pero antes, tuvo a la Justicia, al Congreso y a los sindicatos como firmes aliados.

Carlos Menem también alcanzó los diez años en el poder, Pacto de Olivos, reforma de la Constitución y reelección mediante. Contó con el favor de un Congreso favorable, con el apoyo irrestricto de los empresarios y con una arquitectura novedosa en la Justicia. La Corte Suprema automática, que votaba obediente las directivas del Presidente bajo la orientación del riojano Julio Nazareno.

El matrimonio Kirchner superó en tiempo a Perón y a Menem al frente del Gobierno. Néstor tuvo sus cuatro años, con mayoría parlamentaria absoluta y una Corte que oxigenó hasta convertirla en uno de sus escasos atributos institucionales. Cristina logró completar sus ocho años de mandato, perfeccionando un esquema de poder que hizo retroceder a los adversarios a través de la presión de jueces aliados. El fuero federal y el penal económicos sirvieron como arietes para poner contra las cuerdas a aquellos que pretendieron hacer oír sus voces disidentes. Algunos perdieron sus lugares en la política. Otros perdieron sus empresas. Y al fiscal Alberto Nisman le tocó perder su vida.

A los gobiernos no peronistas se les hizo más difícil el hito de la permanencia. Raúl Alfonsín convivió con una Corte independiente, pero tuvo que acortar seis meses su complejo mandato de seis años post dictadura militar. Poco queda para decir de Fernando De la Rúa. El ejercicio de autoflagelación interna de la Alianza creó el escenario propicio para acelerar el fracaso político, social y económico que redujo a dos años su sustentabilidad.

Ahora es Mauricio Macri el que libra la misma batalla en condiciones desfavorables. Transita su cuarto año sobre el temblor nuestro tan conocido de urgencias financieras, económicas y sociales. Es en ese contexto que el Presidente le dio aire al cambio de mando en la Corte Suprema. Sufría el estilo de equilibrista de Ricardo Lorenzetti, con el que su gobierno tuvo fallos a favor y en contra. Ahora lamenta la serie de derrotas consecutivas que el máximo tribunal le está propinando con Carlos Rosenkrantz al frente, pero en una evidente minoría que Lorenzetti, Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda han consolidado para alegría del peronismo opositor en el decisivo año electoral.

El martes, con el fallo de cuatro votos contra uno para que una jubilada deje de pagar el antipático impuesto a las Ganancias, fue otro de esos días de derrota judicial para Macri. En la Casa Rosada se lamentan y explican que son los costos de respetar la independencia judicial. Tan cerca de las elecciones, hay muchos funcionarios que le echan la culpa al exceso de interlocutores que el Presidente tiene en la Justicia. Van del nexo formal que es el ministro Germán Garavano a los nexos paralelos: los abogados Fabián Rodríguez Simón (Pepín), José Torello y Pablo Clusellas. Eso sin contar la influencia que en diferentes sectores tienen el presidente de Boca, Daniel Angelici, y su enemiga declarada, Elisa Carrió.

Lilita salió rápido a reavivar su batalla contra Lorenzetti. Y le pidió por Twitter a Rosenkrantz que resista el intento de golpe. Demasiada intensidad. Demasiado dramatismo para estos tiempos, en los que Macri necesita la serenidad y la templanza que pongan a salvo su proyecto de reelección. El Presidente necesita demostrar mayor destreza en el manejo de los resortes del poder si pretende que la sociedad le extienda esa enorme responsabilidad por otros cuatro años.

Fernando González

Visto 204 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…