Jueves, 18 Abril 2019 00:00

En silencio, Lavagna arma una mesa provincial para impulsar su candidatura - Por Mariano Pérez de Eulate

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

A pesar de que aún no ha confirmado si será candidato presidencial, Roberto Lavagna ya dio el visto bueno para que su gente empiece a armar una Junta Promotora de su postulación en la provincia de Buenos Aires, un territorio en el que resulta imprescindible contar con un armado político serio si se sueña con la Casa Rosada.

 

El ex ministro de Economía de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner probablemente revele el misterio sobre su futuro después de las elecciones a gobernador en Córdoba, convocadas para el 12 de mayo. Es clave ese día: el resultado puede determinar consecuencias internas en el radicalismo a nivel nacional y acaso erija a un nuevo presidenciable. Sucede que, con la UCR provincial dividida por imposición del gobierno nacional, el gobernador peronista Juan Schiaretti asoma como un posible triunfador con cierta holgura.

Lo dicho: todavía embrionariamente va cobrando forma la mesa provincial del lavagnismo, un espacio en el que convergen peronistas, ex massitas, radicales, socialistas y demás dirigentes. Ya realizaron varias reuniones bilaterales, algunas más pobladas, la mayoría reservadas.

Un punteo que realizó este diario consultando fuentes del espacio arroja algunos nombres. Se lo ve muy activo en la tarea al platense Juan Amondarain, otrora hombre de Sergio Massa en la Provincia, pero hoy distanciado de él por diferencias políticas. En esa mesa se sientan también el ex intendente de Bolívar y actual diputado nacional, Eduardo “Bali” Bucca -muy amigo de Marcelo Tinelli-; el ex embajador Rodolfo Gil; el ex ministro sciolista Alejandro “Topo” Rodríguez, de histórica relación con Lavagna y actualmente preparando la retirada en buenos términos del municipio de La Matanza, donde es funcionario; y el ex titular de la Cámara de Diputados de la Nación, el duhaldista Eduardo Camaño, veterano de mil batallas bonaerenses.

Hasta aquí, nombres vinculados al justicialismo. Pero, se sabe porque él mismo lo ha dicho, el plan de Lavagna es representar a una alianza de sectores no kirchneristas en la que no sólo estén presentes expresiones vinculadas al PJ. El hombre piensa en una pátina progresista. Por eso, en varias charlas fundacionales que se han concretado en secreto estuvieron presentes el socialista Jorge Illa -en representación del gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz- y Rubén Grenada, ex intendente de Saavedra y recientemente electo titular del partido GEN a nivel bonaerense. El GEN es la fuerza de Margarita Stolbizer, que fue aliada de Massa en el turno electoral pasado.

Por separado, cada uno de estos actores se ha reunido con Lavagna. Los socialistas y el GEN, hace muy pocos días. Y están los radicales bonaerenses díscolos, otra pata que busca Lavagna, que habrían tenido un encuentro reservado con él ayer mismo. Hablamos de Ricardo Alfonsín, Federico Storani y Juan Manuel Casella, entre otros. Este grupo desconoce a la conducción orgánica de la UCR provincial que, encabezada por el vicegobernador Daniel Salvador, ya avisó que se quedará en Cambiemos.

Otro actor que se sentará en la mesa del lavagnismo es el ex funcionario bonaerense -gestión María Eugenia Vidal- Fernando Rozas, que hace poco lanzó su propio espacio provincial dentro de Alternativa Federal con un acto en La Plata al que asistió, cual figura estelar, el senador nacional Miguel Pichetto.

Rozas, un hombre que supo estar muy cerca de Francisco De Narváez, dice contar con el respaldo de Duhalde y su Movimiento Productivo Argentino para lanzarse a la aventura provincial. No sorprende: Duhalde manda a todo aquel a quien conoce a jugar con Lavagna. Pero Rozas tiene un valor agregado notable, que lo hace muy apetecible para la mesa provincial lavagnista: es el apoderado de un par de partidos políticos menores pero que servirán, llegado el caso, para conformar el frente electoral con el que podría competir al ex ministro de Economía.

Una idea que se incuba es darle al lavagnismo provincial cierta densidad política institucional. Hay mentes que piensan en que es posible armar “Bloques L” en las cámaras legislativas. Lo que supone negociar pases de actuales diputados y senadores que hoy son opositores a Cambiemos (léase massismo, peronismo clásico o kirchnerismo). Aunque el final es abierto, algo de eso empezó a transitarse ayer, en una reunión reservada en un hotel del centro platense.

Todas estas movidas de la “proto mesa” bonaerense de Lavagna serían blanqueadas después de la Semana Santa, luego de una reunión iniciática. El miércoles 24 es la fecha posible.

El gran déficit que hasta ahora viene mostrando este sector es la candidatura a gobernador bonaerense. Una pelea dura, si se tiene en cuenta que del otro lado estarán, como mínimo, la gobernadora Vidal por Cambiemos y Axel Kicillof o algún intendente del Conurbano, por el PJ. El reciente decreto presidencial que eliminó la posibilidad de colectoras provinciales, y desinfló así una eventual unidad opositora en torno a un sólo rival de Vidal, obliga a Lavagna a presentar un postulante propio. Dicen que él quiere que sea Tinelli, de enorme popularidad televisiva. El animador, por ahora, juega al misterio.

Mariano Pérez de Eulate
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 279 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…