Martes, 30 Abril 2019 00:00

Dólar anclado, eje del plan de supervivencia política - Por Mariano Spezzapria

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Esa parece haber sido la conclusión a la que finalmente arribó la mesa chica del Gobierno que, a contramano de la sugerencia que la semana pasada hizo Mauricio Macri para “acostumbrarse” a la volatilidad cambiaria, alumbró una nueva estrategia para estabilizar la cotización del dólar.

 

La posibilidad de usar las reservas del Banco Central -incluidos los abultados préstamos que envió el FMI- para intervenir en el mercado de cambios supone la defunción del esquema del “dólar flotante” y su reemplazo por el “dólar controlado” desde la autoridad monetaria.

La titular del Fondo Monetario, Christine Lagarde, accedió a la tercera modificación del acuerdo firmado el año pasado con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Para el Gobierno argentino, otra vez fue decisivo el respaldo del presidente norteamericano Donald Trump.

También, de acuerdo a la visión de economistas experimentados como Martín Redrado, influyó el temor de los técnicos del FMI por la secuencia de devaluación más inflación tan característica de la Argentina. El organismo financiero también se expone a un fracaso de proporciones.

Para el Gobierno, en tanto, el anclaje del dólar resulta fundamental en dos sentidos: una nueva corrida hará naufragar a los “precios esenciales” que recién ayer llegaron parcialmente a las góndolas; sin alivio para el bolsillo de las familias no habrá continuidad en el poder.

Así lo anticipan los resultados electorales que se están registrando en las provincias. El último capítulo de una saga de terror que sufre Cambiemos tuvo lugar en Santa Fe, donde sus candidatos volvieron a quedar en tercer lugar, como ya había sucedido en Neuquén y Río Negro.

Con el agregado, más que preocupante para la Casa Rosada, de que en 2015 el PRO estuvo a punto de alzarse con la Gobernación de la mano de Miguel del Sel. Y cuatro años después, el peronismo -su máximo rival a nivel nacional- tiene chances de desembarcar en la Casa Gris.

La sede gubernamental santafesina está ocupada por el socialismo desde 2007. Antonio Bonfatti, el candidato oficialista, fue el más votado el último domingo, pero el Frente Progresista perdió en su bastión original, la ciudad de Rosario, a manos del ex radical y ex “lilito” Pablo Javkin.

Los radicales tuvieron peores noticias: tiraron en yunta con los socialistas hasta que apareció Cambiemos a nivel nacional. Convivieron en 2015, pero en 2017 abandonaron la coalición provincial y el Comité Nacional tuvo que intervenir el partido para sellar la candidatura de Corral.

El presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, entiende que la mala performance no se debe al propio candidato radical sino a la situación económica que atraviesa el país. Ya se lo dijo de frente a Macri en una reunión de la mesa política de Cambiemos en la Casa Rosada.

“Para recuperar la confianza hace falta un cambio de ministros y de candidatos”, advirtió el gobernador mendocino en ese encuentro. Abonó así el Plan V que tanto se comentó en las últimas semanas. Otro radical mendocino, el senador Julio Cobos, volvió a invocarlo el domingo pasado.

La propia María Eugenia Vidal respondió con un suspiro cuando le preguntaron, en confianza, si se presentaría a la contienda presidencial, en caso de que Macri finalmente desista de hacerlo. La Gobernadora no quiere saber nada, pero las “sugerencias” le llegan de a montones.

El Presidente, a su vez, se esfuerza diariamente por despejar las dudas. Ayer anunció la apertura del mercado chino para la carne de cerdo argentina. Mientras que el Gobierno ultima el relanzamiento del programa Ahora 12, con el que buscará revitalizar el consumo popular. Pero la base de su supervivencia política pasa por el anclaje del dólar. Al menos por ahora.

Mariano Spezzapria
Twitter: @mnspezzapria

Visto 170 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…