Martes, 07 Mayo 2019 00:00

Candidatos en su laberinto – Por Ricardo Roa

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

De aquí al cierre de las alianzas y de las listas, más días de nervios en la política y en la gente.

 

Los próximos 40 días serán los peores. Los más enloquecidos. No los más importantes. Los más importantes serán los días de las PASO y de las elecciones. Pero antes del 22 de junio habrá que cerrar las listas y 10 días antes, las alianzas.

Todo o casi todo está por verse. Entre los candidatos hay más dudas que las de Sampaoli en el Mundial de Rusia. Con la soga de la economía al cuello, Macri pregunta a los que tiene a su alrededor qué opinan del plan V que ha revivido entre el pesimismo de algunos de los que tiene a su alrededor y el esfuerzo del peronismo para meterle intrigas en Cambiemos. El plan V es que Vidal sea la candidata a presidente.

Cristina no ha definido si competirá. Calla y espera que la crisis le entregue el gobierno y de paso que nadie recuerde lo que fue su gobierno. Es su antigua y mayor ilusión: Macri yéndose en helicóptero como De la Rúa. A Macri le preocupa menos perder que irse en helicóptero. Los cristinistas llaman al peronismo a la unidad, un eufemismo para decir vengan todos con Cristina.

Tampoco Lavagna definió si se presentará. Por ahora recibe mejores noticias de cuadros que deshilachan al massismo que de las encuestas, en las que sólo subió al comienzo. Los que lo siguen dicen que al final será el único del peronismo no kirchnerista con imagen y una intención de voto razonable.

Massa torea a Lavagna con una interna, convencido de que le gana. Juega a las PASO con Lavagna y habla todo el tiempo con Larreta y casi todo el tiempo con Vidal. También ha intentado jugar otra carta: la de su esposa Malena Galmarini convertida en candidata del cristinismo. Massa arma y desarma hipótesis en las que Macri, Cristina y Lavagna terminan haciendo lo que a él más le conviene. Demasiado para que sea real.

El peronismo federal lentamente deposita su incapacidad de armarse en Schiaretti, el gobernador de Córdoba. Todos esperan que sea revalidado este domingo y que, desde ese lugar, al frente de los gobernadores, termine de ordenar la oferta del peronismo no kirchnerista. Él dice que no puede ser por razones de salud.

Córdoba ha traído ruidos a Cambiemos, después del papelón de los radicales, socios del macrismo, que se partieron entre los que apoyan al intendente Mestre y los que votarán por el senador Mario Negri.

El precio de la división puede ser la pérdida de la ciudad de Córdoba a manos de un peronista. El mestrismo amenazó con romper Cambiemos si Larreta y Vidal viajaban para ayudar a Negri. El mensaje lo oyó Marcos Peña del radical porteño Yacobitti, que opera para el eterno operador Coti Nosiglia y los dos para Martín Lousteau. Como moneda de cambio, Yacobitti ofertó a Peña que la parte radical disconforme con Cambiemos no se corra en la convención del partido.

Lousteau propone un Cambiemos ampliado con parte del peronismo. Quiere decir sin Macri, sin decirlo. La misma idea o parecida la planteó el presidente de la UCR, el mendocino Cornejo. ¿Será posible armar semejante rompecabezas? Lo cierto: nadie está seguro de nada y todos han quedado enredados con el acuerdo que les plantea Macri y con el que Macri trata de fortalecerse y de fortalecer Cambiemos. Y eso es tan evidente como que el peronismo difícilmente compre un producto así. A 40 días de las candidaturas, es una oferta tardía. En cualquier caso, el PJ debe buscar con qué argumentos zafa.

Ricardo Roa

Visto 180 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…