Jueves, 06 Junio 2019 00:00

En medio de versiones, Massa estaría cerca de cerrar un acuerdo con Vidal - Por Mariano Pérez de Eulate

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

En medio de infinidad de versiones sobre lo que viene, el mundillo político hablaba ayer de un acuerdo electoral en ciernes, casi cerrado, entre la alianza oficialista Cambiemos y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, con especial epicentro en la Provincia de Buenos Aires.

 

Según esas versiones, el entendimiento tiene como eje central la posibilidad de que Massa compita como candidato presidencial del espacio Alternativa Federal, con un vice propio, pero llevando como candidata a la gobernación a María Eugenia Vidal, quien asi se vería beneficiada con un doble caudal de votos para buscar su reelección: por un lado, los ciudadanos bonaerenses que opten por la boleta Mauricio Macri-Vidal y, por el otro, los que escojan la supuesta papeleta Massa-Vidal.

Para que esto suceda, el oficialismo debe solucionar un escollo que generó la propia Casa Rosada: existe un decreto presidencial vigente, firmado en abril último, que prohíbe las llamadas listas colectoras y que en su momento fue objetado por la oposición peronista. O el Gobierno saca un nuevo decreto que derogue el que está en vigencia o consigue una ayuda de la Justicia que le evite el papelón de desdecirse.

El eventual acuerdo Vidal-Massa, habilitado por Balcarce 50 ante la evidencia de que existen serios riesgos de que el macrismo pierda Buenos Aires, reconoce un protagonista sigiloso que se erige como una suerte de arquitecto y garante del pacto: el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta, miembro de la mesa chica nacional de Cambiemos, amigo personal del tigrense desde que ambos secundaban a Palito Ortega en el menemismo, mentor político de la actual gobernadora y uno de los padres del PRO junto al Presidente.

El entendimiento bonaerense incluiría una negociación por casi todos los cargos que, en las listas sábana, se cuelgan debajo de las boletas de presidente y del gobernador provincial.

Macri y Massa, en tanto postulantes presidenciales, llevarían cada uno su propia boleta de diputados nacionales. Luego, lo dicho: en el tramo a gobernador, ambos compartirían a Vidal como candidata. Debajo de esa instancia, la papeleta contempla los cargos a la Legislatura provincial. Diputados o senadores, dependiendo de la Sección Electoral de la que se trate, que en la Provincia totalizan ocho.

Según las fuentes consultadas, esa es una de las instancias que se está negociando por estas horas. “De gobernador para abajo, todo es poroteo”, explica un vocero oficioso al tanto de las conversaciones y que asegura que la negociación “macro” ya está cerrada.

La idea general, pues, sería que se fusionen las listas seccionales bonaerenses. El tema es que Massa estaría pidiendo más lugares de los que Cambiemos estima que se merece por su peso político-electoral.

Algunos dicen que el tigrense exige 30% de todas las nóminas unificadas a la Legislatura. Y tener la potestad de decidir las listas conjuntas en unos 20 municipios de la Provincia. Esto es, en los 10 que gobierna el massismo y en otros 10 que maneja el peronismo tradicional pero que Massa cree que la opción opositora más viable es la que su espacio representa. Obviamente, en ese punto choca con Cambiemos, que en cada nivel local en que es oposición se ve como el némesis del jefe de comunal del PJ que maneja el distrito. Minucias de barrio.

Siempre según las especulaciones que circulan, en aquellos municipios donde gobierna Cambiemos el massismo no tendría muchas más pretensiones que colar candidatos a concejales y a legisladores en las listas que defina el oficialismo. Aceptar, digamos, su condición de punto y no de banca como en aquellas pocas ciudades en las que maneja la cuestión local.

Las versiones sobre este acuerdo que nadie confirma, pero del que todos hablan, contemplan compromisos entre Vidal y Massa para un eventual segundo gobierno de la mandataria. Por ejemplo: de dos a tres ministerios para gente que responde al de Tigre, en una suerte de co-gobierno; la presidencia de la Cámara Baja provincial para uno del Frente Renovador; lugares en la Suprema Corte en un futuro cercano; y demás.

No es un secreto que Massa viene conversando con el kirchnerismo para lo mismo: armar un frente electoral. No faltan las voces de Cambiemos, de hecho, que asegura que las versiones sobre los acuerdos con Vidal no son más que una herramienta para subirse el precio y sentarse a hablar con los K.

El de Tigre, en rigor, enfrenta presiones de los propios. Muchos le piden que se pliegue al PJ, mirando los números de Cristina Kirchner en sus distritos. Otros, le exigen que no pacte con la ex presidenta, con quien estuvo enfrentado desde que dejó su gobierno. Entre estas últimas voces se destacan dos mujeres que él escucha mucho: Graciela Camaño, quien fuera su mentora política, y Margarita Stolbizer, una socia electoral reciente por la que siente mucho cariño.

¿Podría explicar Massa un pacto con el macrismo bonaerense? Según fuentes que están en el tema, parte de la explicación pasaría por la historia reciente. En la Provincia, el massismo ha sido una fuerza aliada a Vidal, garantizando buena parte de la gobernabilidad desde la Legislatura, negociando cargos clave en la estructura administrativa bonaerense (Massa tiene gente propia en el Tribunal de Cuentas, el Banco Provincia y demás), invocando afinidad generacional y hasta respaldando ciertas medidas que tomó la gobernadora. Todo esto mientras que, a la vez, era crítico de la gestión nacional de Macri.

Aquella diferenciación nacional con el Presidente, explican fuentes renovadoras, se plasmaría ahora compitiendo directamente con él, más allá de los acuerdos a los que se llegue con Vidal. El fin de semana sería clave para la suerte de estas conversaciones hacia un espacio convergente que, además, serían bendecidas por cierto espectro empresarial que es refractario a una vuelta del kirchnerismo.

Casi descontando que Roberto Lavagna abandonará oficialmente Alternativa Federal para presentarse por las suyas, las miradas de ese espacio apuntan a Juan Manuel Urtubey, también precandidato presidencial.

Algunos dicen que lo están convenciendo para que baje su postulación y se sume al eventual acuerdo entre Massa y Cambiemos. Otros sostienen que podría ir a una PASO contra el de Tigre por la candidatura a la Presidencia de ese espacio y, en el capítulo bonaerense, colgar sus propios postulantes o arreglar porotos con Massa. Desde Cambiemos, el que más apuesta a un acercamiento entre el salteño y el macrismo es el diputado Emilio Monzó que, dato no menor, en la dinámica del oficialismo aparece cada vez más cercano a Rodríguez Larreta.


Mariano Pérez de Eulate  
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 208 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…