Domingo, 23 Junio 2019 00:00

Construir una moneda, la obsesión de Olivos – Por Ignacio Zuleta

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

En el oficialismo crece la idea de desarrollar una moneda fuerte que ayude a combatir la inflación. Los porqués de las elecciones de Miguel Ángel Pichetto y del cineasta Pino Solanas.

 

La cercanía de las elecciones dispara ánimos encontrados. Algunos entran en el pánico del derrotismo y buscan abrigo en donde nunca querrían haber estado. Si uno imaginó eso como causa de la capitulación de Sergio Massa ante el Instituto Patria, entiende todo. Otros padecen de la ciega euforia del triunfalismo y dibujan en mesas de arena voladiza senderos de futuro. Este aire se respira en algunos cuarteles del oficialismo y la oposición. Allí se diseñan, en oficina laterales o en espacios reservadísimos, planes para un futuro como si estuviera ya todo escrito en piedra. Si no, la fórmula de Olivos no la integraría un emblema del peronismo como Miguel Pichetto, ni el Instituto Patria hubiera ido a buscar en Pino Solanas a otro emblema partidario, que se hizo grande combatiendo al matrimonio Kirchner. Será candidato a diputado nacional por la Capital.

A Pichetto siempre lo respetaron en el Gobierno, desde que en 2016 animó un pergeño de “Acuerdo del Bicentenario” que no se formalizó nunca, pero que funcionó de facto detrás de las votaciones de las leyes de la transición, la creación de los bloques federales, los presupuestos negociados y los consensos fiscales. Todas formas del enfrentamiento del peronismo del Interior, sindicado en el rionegrino como jefe del bloque del Senado, contra el peronismo del bloqueo con sede en el “Patria”. Con todo esto Pichetto ya estaba del otro lado, y nadie se daba cuenta.

También lo respetaron a Pino los cristinistas que ahora lo llevan de candidato, después de que lo señalasen como incendiario de trenes durante el anterior gobierno. Por ejemplo, cuando Cristina de Kirchner modificó en 2009 el proyecto de ley de medios por pedido del cineasta, y sacó a las telefónicas del negocio audiovisual. Otro ejemplo de la resignación de los políticos, que privilegian la gobernabilidad ante la ideología, que se resignó en aquel momento a cambio de que se aprobase aquella ley tramposa. Pino es el creador del Perón que han conocido las nuevas generaciones con sus filmes de los años 70. Por eso sigue en la retina de ese público que lo vota.

“Pongo huevos en la canasta de la moneda única”

Es entendible que en esos cuarteles se discutan proyectos para el ciclo que se inicia en diciembre. El que aparece con recurrencia es una reforma de la economía con herramientas y personas que hoy no están en el Gobierno, pero que piensan en lo que Mauricio Macri imagina para una nueva gestión. En eso figura alguna fórmula drástica de reducción de la inflación. Nadie termina de imponer un acuerdo sobre qué es lo que causa la inflación —el Gobierno ha confiado en las dos explicaciones al uso: que es un problema monetario, y también que es el resultado de empresarios oligopólicos inescrupulosos que suben los precios a su antojo. Esa divergencia en el diagnóstico frustra cualquier solución.

En las charlas de Olivos que Macri mantiene con allegados que se han apartado de la pelea de las candidaturas y han cedido su espacio a otras necesidades del conjunto, aparece la idea de construir una moneda como herramienta conceptual para la reforma de un país en el cual la inflación ha destruido la suya. Construir una nueva moneda no es cuestión de la nominación; si fuera por eso, hay tecnología disponible con la experiencia del Austral en los años 80 y la convertibilidad de los 90.

La construcción de la moneda es un proceso de reforma profunda que va más allá de las conductas acerca del gasto. En las charlas de la semana, Macri deslizó en una frase de honda extracción avícola: “Le pongo huevos a la canasta de la moneda única”. Esa idea la discutieron los economistas de Menem con los de Brasil hace 20 años, y la reflotaron en estas últimas semanas los enviados de Bolsonaro. A Macri le quedó la idea de que ese primer rango de convertibilidad puede ser un primer paso de la construcción de una nueva moneda.

Sin Pinedo, se cae el acuerdo de Cristina por la vice del Senado

La misma idea de atacar la crisis perpetua en un eventual futuro mandato campeó en la charla que tuvieron en el feriado del jueves Federico Pinedo y Martín Lousteau, llamado a reemplazarlo como senador por la Capital si todo va como esperan en el oficialismo. Lousteau peregrinó a la casa de Pinedo, quien le abrió algunos de los secretos para convivir en el Senado y manejarse con una mayoría de peronistas. Le sirve a Martín, que tiene que hacer experiencia en ese laberinto en donde Pinedo mandó en función de pactos no escritos, pero que es difícil que se repitan.

En 2015, cuando el peronismo había perdido las elecciones, el gobierno saliente de Cristina repartió las dignidades de la nueva oposición de entonces, y cubrió con gente propia las jefaturas de los bloques legislativos y la representación en organismos como la Auditoría (Recalde por Gioja en el bloque de diputados; Echegaray por Lamberto en la AGN, etc.) Pero para la presidencia provisional del Senado, Cristina ordenó que lo votasen a Pinedo, aunque su fuerza fuera la minoría. Lo hizo porque quería evitar la imagen de 2001, cuando el peronismo en esa cámara lo nominó a Ramón Puerta.

En un país que ya no tenía vicepresidente, el gobierno de De la Rúa duró un mes apenas con un vice peronista. Ese criterio lo quiso torcer Cristina, y adhirió a la idea de que un presidente debía tener un titular provisional del Senado del mismo signo. La misma doctrina impuso Elisa Carrió en 2009, cuando sostuvo que había que mantenerlo a Eduardo Fellner, peronista, como presidente de la Cámara de Diputados. Cristina devolvió el favor en 2015, y lo ratificó en 2017.

Nuevos destinos en el nuevo oficialismo (si gana, claro)

Nada indica que ahora, sea cual sea el resultado, el peronismo vaya a sostener la misma doctrina, porque ya no estará Pinedo, por quien Cristina tiene un especial respeto. El senador pertenece al ala del conservadorismo que añora su relación con una rama del peronismo. No llega a ser un conservador popular de la línea Solano Lima, pero su agenda es más abierta que la de la mayoría de sus correligionarios. Hasta por razones familiares, porque hay Pinedos en la oposición del peronismo —Mariano es un connotado diputado provincial— y hasta tiene parentesco político con Manuel Urriza, el presidente de la junta electoral del Frente de Todos, que antes representó al peronismo en el Consejo de la Magistratura.

Pinedo habló de economía el jueves con Lousteau y recorrió también la necesidad de una reforma monetaria que incluya la construcción de una nueva moneda sobre la base de una recuperación solida de las reservas. Si tuvo tiempo esa tarde, Pinedo pudo mostrarle a Lousteau su biblioteca personal, que conserva los libros que heredó de su abuelo y homónimo, que fue ministro de Hacienda de tres gobiernos: Justo, Ortiz, Guido. En esos anaqueles están las primeras ediciones de las obras de Keynes, originales que estudió el abuelo Pinedo a quien se le atribuye haber hecho en la Argentina keynesianismo antes que en otros países. Le podrá haber contado que el joven Pinedo, abuelo insurgente y socialista en los años 20, se fue a Alemania a conocerla a Rosa de Luxemburgo, que sí era una revolucionaria en serio, no lo que tenemos por acá. Pinedo no renueva banca, pero tampoco quiere que lo archiven en una embajada.

Si hay alguna función en el Gobierno realmente importante, aceptará un cargo en un eventual segundo mandato de Macri. Si no, se irá a la actividad privada en su estudio de abogado, que tiene la matrícula número 1 de Buenos Aires. Su recurrencia en estos debates de Olivos y en otros cenáculos sobre la nueva moneda pueden dar una señal de su destino futuro en el nuevo oficialismo. La tarea, como discurrió Pinedo con Lousteau, es también legislativa: comprometer a nuevos sectores e implicarlos en la necesidad de esas reformas que cualquier gobierno deberá llevar adelante.

Debut en Cipolletti y sesión con maquillajes en Olivos El nuevo oficialismo espera mostrar a su adquisición que es Miguel Pichetto hoy en Cipolletti, Río Negro, adonde el intendente Aníbal Tortoriello busca un nuevo mandato. Es el único alcalde del Pro en todo Río Negro, y esperarán Pichetto y Rogelio Frigerio a que hoy se confirme un triunfo que descuentan, por lo que indican las encuestas. Llegar a su provincia con Frigerio es un formato novedoso.

El martes, en la cena-picada que le ofreció Mario Quintana en su departamento para el reencuentro con Elisa Carrió, la mitad del tiempo se les fue en recuerdos de viejos tiempos y de viejos amigos, entre ellos Carlos Soria. El exgobernador, asesinado a los pocos días de su elección en 2015, fue uno de los mejores amigos de Carrió, quien siempre recuerda cómo se complementaban en acciones desde el gobierno y la oposición en los años 90. Pichetto fue un adversario de Soria, pero siempre mantuvo una gran amistad con él. Algunas anécdotas fueron recordadas entre risas el martes en lo de Quintana, por cuya senaduría suplente brindaron esa noche. Las suplencias de las senadurías de Cambiemos son ya un salón familiar, como que en la provincia de Buenos Aires las ejercen José Torello, apoderado y jefe de Gabinete de asesores de Macri, y una delegada del súper asesor judicial, Fabián Rodríguez Simón.

Ignacio Zuleta

Visto 395 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…