Miércoles, 26 Junio 2019 00:00

Si vuelve CFK, la Justicia y la democracia corren peligro - Por Luis Majul

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

A nadie que tenga dos dedos de frente le puede caber ya la más mínima duda: si vuelve Cristina Kirchner tratará de ir por todo.

 

En especial, por todos los sectores de la sociedad a los que no pudo doblegar antes de terminar su mandato, en diciembre de 2015. Irá, por ejemplo, tras los fiscales, jueces y periodistas que no pudo comprar, ni subordinar, ni disciplinar, ni tener presos.

Lo sé porque lo intentó hacer más de una vez. Y porque usó todos los métodos imaginables para lograr su cometido. Desde enviar a la AFIP a las casas y las empresas acusando falsamente de evasión a los que consideraba sus enemigos hasta fabricar denuncias delirantes y estrambóticas con el objetivo de minar la voluntad de los fiscales y los periodistas que publicamos críticas y denuncias contra su gobierno. Desde pinchar teléfonos de manera ilegal hasta hablar con los dueños de los medios para pedir la cabeza de los periodistas críticos.

¡Si hasta llegó al colmo de exigirle a Cristóbal López que comprara C5N y las emisoras propiedad de Daniel Hadad porque quiso, y no pudo, disciplinar a Marcelo Longobardi!

La mayoría de los dirigentes que rodean a Cristina Fernández y que pululan en el Instituto Patria piensan lo mismo que Ella. Esto es: que en realidad se equivocaron, no por autoritarios ni perseguidores, sí por blandos y demasiado contemplativos. Es un gran error suponer que las ideas del comediante Dady Brieva, la del periodista y escritor Mempo Giardinelli o la del ex juez de la Corte Eugenio Zaffaroni deben ser tomadas como de quienes vienen.

Palabra más, palabra menos, es lo que piensan Cristina, y todos los que ella puso a dedo en las listas de candidatos a lo largo y a lo ancho del país. Desde su hijo Máximo hasta su mayordomo político, Oscar Parrilli. Desde Andrés Larroque, el dirigente de la Cámpora que echó a Juan Miceli por preguntarle si era necesaria ponerse la pechera de la agrupación para ayudar a los inundados de La Plata hasta el ex espía e impresentable de Rodolfo Tailhade, el hombre que ostenta el récord de denuncias presentadas y rechazadas o desestimadas in límine en Comodoro Py.

El diputado de la coalición cívica, Juan Manuel López, conjeturó, la semana pasada, que, si el Frente de Todos gana las elecciones, no sería descabellado suponer que podrían presentar en el Congreso una ley de amnistía para los delitos por los que se encuentran detenidos muchos ex funcionarios y hombres de negocios a quienes los cristinistas llaman "presos políticos".

Les bastaría con una mayoría simple. Se podrían valer de argumentos tirados de los pelos como la hipótesis de que todas las causas en las que haya declarado un arrepentido deberían ser declaradas nulas porque constituiría, el uso de ese instrumento, una extorsión para que los imputados hablen a cambio de su libertad. Tampoco nadie debería engañarse por la imagen de mayor apertura y respeto por las instituciones y el sistema democrático que proyectarían Alberto Fernández y Sergio Massa.

Ni uno ni otro pudieron convencer ni a Néstor ni a Cristina de tomar decisiones más o menos normales. Recuerdo, entre otras cosas, que, en su momento, Massa me aseguró que había convencido a Cristina Fernández de brindar conferencias de prensa de manera periódica, con preguntas no condicionadas. Y que con el tiempo también la convencería de dar reportajes a periodistas que no eran "del palo". El resultado fue diferente: Massa solo logró que diera una conferencia de prensa, limitada.

Lo mismo vale para Alberto Fernández: cuando Ella recién asumió, creyó que la convencería de sacarse de encima a figuras como Julio de Vido y Guillermo Moreno. El final de la historia es conocido: Alberto se fue, asqueado del ambiente de corrupción que imperaba en el gabinete que él lideraba.

Leí de la primera a la última palabra "Sinceramente", el libro que publicó recientemente la ex presidenta. Revisé en detalle las listas de candidatos que terminaron de cerrar. No hay un solo gesto o una palabra que permitan pensar que la precandidata a vicepresidenta se haya vuelto buena y comprensiva. En cambio está lleno de datos que indican que su resentimiento y su afán de venganza siguen intactos. Y más potentes que nunca.

El otro problema es que Cristina Fernández no se está peleando con los fiscales, los jueces, los periodistas o el Gobierno. Su batalla es contra la realidad. Para cualquiera que pretende confirmarlo, recomiendo el nuevo libro de Margarita Stolbizer y Silvina Martínez. Se llama "Ella miente", y está repletos de datos corroborados que la complican más.

Luis Majul

Visto 422 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…