Martes, 09 Julio 2019 00:00

Murió Fernando de la Rúa: las idas y vueltas con el partido que abrazó desde muy joven - Por Marcelo Hugo Helfgot

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Desde la cuna militó en la UCR y desde allí alcanzó todos los cargos, tanto ejecutivos como legislativos. Los desencuentros en la Presidencia.

 

De su padre, funcionario del gobernador Amadeo Sabattini, heredó la sangre radical. El carácter seco, parco y desconfiado lo moldeó en el Liceo Militar de Córdoba. Esas características fueron la marca en el orillo de la larga trayectoria política de Fernando de la Rúa, el quinto presidente que dio la Unión Cívica Radical.

Tras una breve militancia juvenil en su provincia, aterrizó en Buenos Aires a mediados de la década del 60 para trabajar en el gobierno de Arturo Illia. Desde entonces se aporteñó. Vino el golpe del general Juan Carlos Onganía y se recluyó en su actividad de abogado, hasta que el regreso de la democracia lo encontró enrolado en el unionismo, una de las ramas de la Línea Nacional conducida por el histórico caudillo Ricardo Balbín.

De la Rúa se convertiría en la cara renovadora de un balbinismo que había perdido buena parte de su carga yrigoyenista y combativa, para sostenerse en la tradición partidaria. Por eso no desentonó que a la cara nueva se la asociara con la figura de Marcelo T. de Alvear, símbolo del ala conservadora.

Hábil cazador de oportunidades, el heredero de Balbín supo capitalizar dos errores históricos del peronismo para alimentar una carrera que lo mantuvo por años en los primeros planos. El primero ocurrió en 1973, cuando le pusieron enfrente a un candidato irritante para el electorado de la Capital, Marcelo Sánchez Sorondo, un ultranacionalista, a quien venció en el balotaje por una banca en el Senado.

Tenía apenas 35 años y, en pleno furor peronista, fue el único que le propinó una derrota. Se ganó el apodo de “Chupete” y un operativo clamor de la Convención partidaria para que acompañe a Balbín en el binomio que enfrentaría meses después a la fórmula Perón-Perón. El caudillo quería de vice a otro veterano, Luis León.

El otro episodio que supo aprovechar fue el de las elecciones a senador de 1989. Había quedado primero, pero la banca se la quedó el peronista Eduardo Vaca tras un acuerdo con la Ucedé de María Julia Alsogaray en el Colegio Electoral. Los porteños consideraron a De la Rúa víctima de una maniobra y lo consagraron sucesivamente diputado en 1991, senador en 1992 y jefe de Gobierno en 1996.

Otra curiosidad: su principal rival dentro de la UCR, Raúl Alfonsín, fue quien le abrió la puerta para convertirse en el primer gobernante de la Ciudad elegido por los vecinos, a través de la reforma constitucional de 1994 surgida del Pacto de Olivos. De la Rúa fue el más feroz impugnador del acuerdo con el presidente Carlos Menem y no presentó candidatos a la Asamblea Constituyente.

La irrupción de Alfonsín le impidió alcanzar el liderazgo partidario más allá de la General Paz. Luego de caer en la interna de 1983 por el Comité Nacional, De la Rúa no volvió a enfrentarlo ni aún en su mejor momento, como tampoco se atrevió a hacerlo Eduardo Angeloz, la otra gran figura radical de las últimas décadas.

Con todo, fue el propio Alfonsín junto a su tropa de inclinación socialdemócrata quienes lo empujaron a encabezar una alianza con el Frepaso de Chacho Álvarez que lo depositó en la Casa Rosada. Fue la exitosa campaña del “dicen que soy aburrido” pergeñada por el publicista criollo Ramiro Agulla y de los consejos del gurú norteamericano Dick Morris. También fue la del primer esbozo de la influencia de Antonio de la Rúa, uno de sus tres hijos, en la mesa de decisiones, que luego se extendería a la gestión a través del llamado “grupo Sushi”.

La imposibilidad de lidiar con el abrumador déficit que le dejó el menemismo y sobre todo con la convertibilidad, más la intempestiva renuncia de Chacho a la Vicepresidencia, lo fueron encerrando en un círculo cada vez más reducido. A la vez que lo alejaron de la conducción partidaria que ejercía Alfonsín. Un intento tardío de resignarse a un cogobierno, rechazado por el PJ -que la había copado en el Congreso la línea de sucesión-, fue el prólogo de la triste despedida.

El lugar en el mundo de De la Rúa fue, por lejos, el Senado. En tres mandatos (1973,1983 y 1992) se destacó con leyes en beneficio de los jubilados y los indígenas, además de haberle puesto su apellido a las que combaten la discriminación y la violencia en el fútbol. También se sentía a sus anchas en la cátedra: fue profesor titular de Derecho Procesal en la UBA por 20 años y escribió un clásico del tema, “Teoría General de Proceso”.

Marcelo Hugo Helfgot

Visto 103 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…