Miércoles, 10 Julio 2019 00:00

Por qué cayó De la Rúa y para qué CFK quiere volver - Por Luis Majul

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

Fernando de la Rúa cayó debido a su propia ineptitud, pero también por el imperdonable acto de irresponsabilidad de su vicepresidente Carlos "Chacho" Álvarez, y con el inocultable empujón de una parte del peronismo, que ya extrañaba el poder.

 

El contexto era el peor: con una extrema vulnerabilidad externa, sin mayoría parlamentaria para gobernar, con una buena parte del radicalismo dispuesto a traicionarlo, De la Rúa debió irse en helicóptero dos años antes de que finalice su mandato, luego de una represión descontrolada y decenas de argentinos muertos.

El presidente Mauricio Macri estuvo, el año pasado, no muy lejos de terminar como De la Rúa. Por errores propios de su gobierno, sin mayoría parlamentaria, en el medio de una de las sequías más graves de la historia y con un contexto internacional bastante parecido, de extrema vulnerabilidad, lo salvó la ayuda del Fondo Monetario, y la madurez de parte de la opinión pública que no quería ver la película repetida.

Igual que el kirchnerismo a Macri, el gobierno anterior le había dejado a De la Rúa una bomba a punto de explotar. Igual que De la Rúa, ni bien asumió, Macri no pudo o no quiso comunicar a los argentinos la envergadura del desastre que le habían tirado por la cabeza. Ahora mismo, la foto de la Argentina se parece mucho a un milagro.

Porque es muy difícil, por no decir casi imposible, que Macri se tenga que ir en un helicóptero, que, por otra parte, siempre fue el deseo del núcleo duro del poder que rodea a Cristina Fernández. Y porque, además, el Presidente tiene tantas posibilidades de ser reelecto como de perder frente a Alberto y Cristina Fernández.

Está claro que Cristina ungió a su ex jefe de Gabinete como candidato a presidente para esconderse detrás de Alberto, romper el techo de rechazo y evitar una nueva derrota. Y está más claro, todavía, que necesita ganar para evitar que los juicios, tarde o temprano, la terminen mandando a la cárcel a ella, a su hijo Máximo, y especialmente a Florencia, la única que carece de fueros.

Pero además de ganar, para evitar que la dinámica judicial se la lleve puesta, va a necesitar una ley de amnistía con un articulado estrambótico, y una justificación política para aplicarla. Y a esa justificación política la vienen ensayando los impulsores del Operativo Puf y gente como Mempo Giardinelli, cuya propuesta de hacer una nueva Constitución y poner en comisión a todos los jueces fue aplaudida fue aplaudida, in situ, por la misma Cristina Fernández de Kirchner.

La justificación política para argumentar que Ella es una perseguida política es que se organizó una asociación ilícita para acusarla con mentiras. Si no fuera un delirio o una locura, se trataría de la asociación ilícita más grande del mundo. La integrarían cientos de fiscales, jueces, periodistas, legisladores, todos los ministros del actual gabinete y, por supuesto, el presidente Mauricio Macri, a quien Cristina intentó deslegitimar desde el primer día, con una estruendosa ausencia a la entrega de los atributos de mando. Por suerte, Macri no es De la Rúa. Y por fortuna, también, sigue habiendo millones de argentinos atentos y dispuestos a evitar que cualquier gobierno que asuma se transforme en una autocracia.


Luis Majul

Visto 274 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…