Lunes, 22 Julio 2019 00:00

La incertidumbre sigue porque Cristina Kirchner también sube - Por Sergio Crivelli

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

A pesar de que Mauricio Macri se recuperó, todavía no alcanzó a CFK, porque ella también crece con la polarización. Si la tendencia persiste, la ex presidenta podría evitar el balotaje

 

Entre los problemas filosóficos más famosos sobresale la aporía de Aquiles y la tortuga formulada por Zenón de Elea, discípulo de Parménides, hace veinticinco siglos. Esta paradoja ideada para denunciar el carácter ilusorio del movimiento que percibimos a través de los sentidos fascinó a Borges.

Plantea una carrera entre Aquiles, símbolo de la agilidad, y la tortuga, símbolo de la lentitud. Aquiles corre diez veces más rápido que la tortuga por lo que la desafía y le otorga una ventaja de 100 metros.

Comienzan a correr. Cuando Aquiles cubre los primeros 100 metros para alcanzar a la tortuga, esta ya avanzó 10. Cubre esos 10, pero la tortuga avanzó uno. Mientras recorre ese metro, la tortuga avanzó un decímetro. Cuando Aquiles recorre ese decímetro, la tortuga avanza un centímetro. Aquiles corre ese centímetro, la tortuga, un milímetro. Aquiles cubre el milímetro, la tortuga avanza un décimo de milímetro y así infinitamente. La recta que recorre el héroe está formada por un número infinito de puntos que lo separan constantemente de la tortuga. Por eso en teoría no puede alcanzarla.

Aunque la comparación puede parecer impertinente o trivial algo parecido han estado detectando las encuestas en las últimas semanas respecto de la carrera presidencial. Al calor de la estabilidad del dólar Mauricio Macri ha tenido una fuerte recuperación, pero aún no pudo dar alcance a Cristina Kirchner porque la ex presidenta no está estancada. Crece lentamente, pero crece como consecuencia de la polarización anticipada.

Roberto Lavagna desapareció de la lucha electoral y cuando aparece lo hace con un discurso acartonado, poco atractivo. La izquierda muestra, asimismo, números históricamente bajos para el sector. Tres cosas crecen: la intención de voto a Macri, la intención de voto a CFK (menos) y la polarización.

El crecimiento de Cristina Kirchner no sólo la mantiene 4 o 5 puntos por delante de Macri. También la acerca a un posible triunfo en primera vuelta, sin necesidad de pasar por el balotaje.

¿Qué necesita el kirchnerismo para evitar el balotaje, que fue en 2015 la carta fuerte de Macri? Superar el 45% de los votos, algo que nadie se anima a descartar de plano, aun cuando se supone que CFK tiene un "techo de cristal" en apariencia imperforable de entre 40 y 42 puntos.

Cabe destacar que el principal estratega del oficialismo, Jaime Durán Barba, habló de la posibilidad de que la elección presidencial se resolviera en la primera vuelta en el reciente encuentro de Parque Norte que reunió a la dirigencia macrista. Dijo entones que la elección podía terminar en la primera vuelta, pero sin declarar el vencedor.

Más allá de las controvertidas encuestas, la economía ha comenzado a detectar ese posible desenlace. El peso, que venía recuperándose a buen ritmo, encontró su límite. Al llegar a los 42 pesos el dólar volvió a subir. Los exportadores de granos dejaron de vender o venden menos. La incertidumbre genera desconfianza.

Por su parte las remarcaciones ceden, pero no se frenan a pesar de la estabilidad del dólar, de las tarifas congeladas y de la política monetaria restrictiva. En junio la inflación siguió bajando, pero lentamente: 2,7%.

Hay signos cada vez más claros de que los empresarios tienden a cubrirse, porque Macri sigue corriendo de atrás a muy pocos días de la votación. Por eso desde el gobierno intentan tranquilizarlos alegando que tienen cerca de veinte mil millones de dólares para volcar al mercado en caso de un traspié electoral en las PASO y una estampida cambiaria en dirección al dólar.

Así como la inflación se independizó de la estabilidad cambiaria y crece con el dólar clavado desde hace varias semanas, Cristina Kirchner sube a pesar de que la campaña de Alberto Fernández es caótica. Hay un votante de clase baja y media baja que ignora las peleas en el entorno del candidato.

Guillermo Nielsen, que pasaba por referente económico de Fernández, acusó de "ignorante" y "marxista disfrazado de keynesiano" a Axel Kicillof. Fue desautorizado, pero no cambió nada. En suma, el kirchnerismo da ventajas en la campaña: no alcanza con que Cristina Kirchner desaparezca. La coalición que armó es muy heterogénea y la lidera un candidato sin ningún poder real, pero nada de esto afecta al altísimo porcentaje de voto que tiene fidelizado.


Sergio Crivelli  
Twitter: @CrivelliSergio

Visto 257 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…