Martes, 13 Agosto 2019 00:00

El Gobierno no entiende qué sucedió - Por Eduardo van der Kooy

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Mauricio Macri explicó que los mercados reaccionaron mal porque los K tienen un “problema con el mundo”.

 

Las primeras horas de la transición hasta las elecciones de octubre dejaron en evidencia otra vez las debilidades del sistema político. Esas debilidades se expresaron de dos formas. En el mensaje que Mauricio Macri transmitió en la rueda de prensa. En la respuesta altanera de Alberto Fernández cuando lo interrogaron sobre una posible reunión con el Presidente. Ambos, con diferentes niveles de responsabilidad en la coyuntura, parecieran ignorar la seriedad del momento pos-electoral. En el teatro de una nación cuya estructura presenta una extrema precariedad.

Puede comprenderse la confusión inicial del Gobierno a raíz de la catástrofe electoral. Les sucede a todos. Sin excepciones. En especial, si resulta de la dimensión que tuvo la del domingo. Pero aquella turbulencia no podría perdurar sin poner en riesgo el control del momento. Es difícil imaginar que de la reunión con Marcos Peña y Jaime Durán Barba, luego con la llamada mesa chica y más adelante con el gabinete ampliado, el Presidente haya extraído como conclusión lúcida que el “kirchnerismo tiene un problema con el mundo”. De allí, según su interpretación, se explicaría el lunes negro que envolvió al dólar, disparó el riesgo país y desplomó la mayoría de las acciones de las grandes empresas.

Con seguridad el kirchnerismo debe tener aquel déficit. Porque su reloj atrasa. Pero fue esa oposición la que propinó a Macri la caída más dolorosa de su historia. No lo hizo en una competencia deportiva. Se expresó a través de más de 10 millones de votos. Sin computar otros tres millones que no optaron por la fórmula de los Fernández, aunque también le dieron la espalda al Gobierno.

El Presidente alertó incluso sobre posibles peores tormentas si el resultado, como casi todo permite presumir, se repite en octubre. Innecesaria apelación al miedo. Ni un esfuerzo por repasar el recorrido de su propio Gobierno que en apenas un año y medio -si se toman como referencia las legislativas del 2017 que ganó- desperdició un enorme capital político.

La miopía no sería solamente un problema de cara a la opinión pública que seguirá escrutando estos meses. Dará su veredicto final en octubre. También indicaría que en el peor momento el Presidente volvió a pivotear exclusivamente sobre su eje íntimo. Quizás para no escuchar cosas desagradables. Sus palabras tampoco cayeron bien entre los socios de Cambiemos, donde desde que empezó el proceso electoral existe un debate que sólo la inminencia de la votación logró aplacar. Pero que retorna. El titular de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, está convencido que declinó su territorio en las PASO por la mala imagen de Macri. Al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, se le habría escuchado murmurar la madrugada del lunes: “Si no hubiera adelantado la elección habría perdido la provincia”. Se realizó los primeros días de junio.

Aquel problema resultaría mucho más trascendente que otros gestos que le fueron sugeridos para salir rápido de la crisis política. Por ejemplo, modificaciones en el Gabinete. Macri es renuente a ese tipo de cambios. Le agrada conservar los equipos. En algún sentido la asistiría la razón: ¿Quién aceptaría incorporarse en medio del tembladeral? ¿Para hacer qué? Si se trata de lo mismo que hasta ahora, como insinuó en la rueda de prensa, estaría bien que permanezcan los que están.

Esa tendencia, a lo mejor, ha llevado a algunos miembros de su Gabinete a burocratizarse. A perder la eficiencia. Sería odioso hacer nombres. Pero los hay. Aquel mismo hábito pudo haber incidido para que muchos ministros perdieran reflejos. Luego de una derrota electoral semejante, la lógica política indica que habría que dejarle al mandatario las manos libres. El único que presentó su renuncia la madrugada del lunes fue Rogelio Frigerio, el ministro del Interior. Le fue rechazada.

Frigerio está en la tarea de convocar a los candidatos a presidente que compitieron el domingo y quedaron con vida para octubre. El Presidente querría escucharlos para ver de qué modo piensan que podrán eludirse daños sociales en esta compleja transición. Alberto Fernández, quizás, no ha tomado conciencia del cambio que sufrió su trayectoria desde mayo, cuando fue ungido como candidato presidencial por Cristina. Lo puede tener abrumado el vértigo. Sobre todo, después del aluvión de votos inimaginados que cayó sobre él. Podría decirse que su papel empezó a desdoblarse. Es todavía candidato. También, salvo un vuelco de campana, potencial presidente. Pudo responder de otro modo a la posible convocatoria. “Nunca me llamó en estos años. No creo que tenga por qué llamarme ahora”, afirmó. Por aquel doble papel, la garantía de gobernabilidad, en alguna medida, también se ha puesto de su lado.

Varios dirigentes macristas creyeron descubrir en sus palabras una suerte de provocación. La intención aviesa, quizás, de que el Gobierno pague hasta el hueso con la crisis. No existe ninguna constancia sobre eso. Menos aún, cuando algunos contactos informales comenzaron en Buenos Aires. Federico Salvai, el jefe de Gabinete mantuvo diálogo con Axel Kicillof y con intendentes que reportan a Máximo Kirchner.

Ese gesto de realismo, más allá que falta votar en octubre, tendría correspondencia con la presentación pública de María Eugenia Vidal. Contrastante con las palabras de Macri. La gobernadora se limitó a decir que escuchó el mensaje de las urnas. Anunció que adoptará medidas, en principio, para paliar el efecto social que tendrá, ya se sabe, el impacto de la fuerte devaluación de este lunes.

Vidal dejó claro otra cosa. Que su gestión no estará condicionada por la campaña de octubre. Aunque encargó a Salvai un diseño para intentar mejorar sustancialmente las pobres cifras del domingo. Pero su afirmación encerraría un subtexto. No será la cara, como sucedió antes de las PASO, que acompañe siempre al Presidente en cualquier rincón del país.

Ocurre que la experiencia en Buenos Aires dejó lastre. La popularidad de Vidal no pudo contra la mala imagen de Macri. El corte de boleta que registró la gobernadora apenas orilló el 3%. Menos de la mitad de lo que había conseguido en 2015 cuando sorprendió con el triunfo ante Aníbal Fernández.

Buenos Aires resultará vital en octubre. No tanto para pensar en la remontada y reelección de Vidal, muy dificultosa. Sí para estimular la performance pensando quizás en otra meta: la formación de un bloque parlamentario que a partir de diciembre podría virar de oficialista en obligada oposición.

Miguel Ángel Pichetto hizo hincapié en ese aspecto. El senador conoce los riesgos institucionales de una mayoría en el Congreso cuando el kirchnerismo está en ejercicio del poder. Lo puso en práctica con Cristina. Pero estuvo de ambos lados del mostrador. Como opositor facilitó a Cambiemos la sanción de muchas leyes. Incluso en Diputados. Su nexo fue allí Emilio Monzó. El nombre del diputado sobrevoló como un fantasma al macrismo en esta hora de desgracia. Fue quien planteó temprano objeciones por el encierro político de la Casa Rosada.

Allí saben de la necesidad imperiosa del repunte en octubre. La verbalización de dar vuelta la elección y reelegir a Macri suena casi a compromiso. Pero alguna maquinaria el lunes mismo se puso en marcha. ¿Plan político secreto? No, al menos por ahora. Sí una cadena de WhatsApp para templar el ánimo entre funcionarios y militantes.


Eduardo van der Kooy

Visto 181 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…