Martes, 17 Septiembre 2019 00:00

El misterioso plan económico de Alberto Fernández - Por Fernando Laborda

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

El resultado de las primarias abiertas del 11 de agosto y la ausencia de encuestas que hasta ahora indiquen un drástico cambio de tendencia para las elecciones generales del 27 de octubre hacen que cada vez se empiecen a seguir con mayor detenimiento los pasos de Alberto Fernández. Más aún, cada gesto y declaración del candidato presidencial del Frente de Todos genera efectos no solo políticos, sino también económicos.

 

De ahí que unos y otros intenten dilucidar qué política económica podría deparar un eventual gobierno de Fernández, cómo estaría conformado su equipo económico y quién sería su ministro de Economía. Se trata de interrogantes que difícilmente sean respondidos por el candidato hasta después de los comicios de octubre, si finalmente resulta el ganador.

Los primeros indicios señalan que su posible equipo económico gubernamental saldría de su núcleo duro de asesores económicos, entre los que figuran Guillermo Nielsen, Matías Kulfas, Cecilia Todesca, Emmanuel Álvarez Agis y Miguel Peirano. Pero Fernández no descarta la constitución de un Consejo Económico y Social, formado por sectores del capital y del trabajo y por especialistas, para el cual podría llegar a ser convocado Roberto Lavagna, que casualmente es uno de los mayores impulsores de la conformación de este tipo de órganos consultivos, dirigidos a la búsqueda de consensos para el desarrollo productivo y social del país.

Un segundo indicio de lo que haría quien integra la fórmula del Frente de Todos junto a Cristina Kirchner es la convocatoria a un acuerdo de precios y salarios por 180 días.

También se han escuchado de boca de Fernández no pocas generalidades, como la necesidad de implementar un plan para impulsar rápidamente el consumo o, en palabras textuales, poner dinero en el bolsillo de la gente, una frase que también se le escuchó a Lavagna.

Lo que nadie en su entorno se atreve a responder todavía es de dónde saldrá el dinero para reactivar el consumo, llenando el bolsillo de los argentinos. Radica ahí uno de los principales misterios del plan económico de Fernández. A menos que se esté pensando en hacerlo con mayor emisión monetaria, lo que provocaría aún más inflación, que retroalimentaría la carrera entre salarios y precios, dentro de los cuales no hay que olvidar el propio precio del dólar.

Podría estar pensando también en un tipo de cambio aún más alto con la idea de aumentar la competitividad de la economía y alentar las exportaciones. Pero la pregunta sería cómo evitar que la mayor devaluación se traslade a los precios.

Por eso tal vez es que Fernández esté pensando en un acuerdo de precios y salarios con empresarios y sindicalistas, una receta ya remanida a lo largo de la historia argentina, que nunca ha garantizado resultados duraderos y que hoy es igualmente cuestionada por un amplio abanico de empresas y de economistas.

Es más que probable que el empresariado rechazará también otra iniciativa que impulsarían dirigentes cercanos a Fernández y buena parte del sindicalismo: el regreso a la doble indemnización por despido, como una manera de desalentar la expulsión de trabajadores durante la primera etapa de la hipotética gestión presidencial del candidato del peronismo. La pugna de dirigentes sindicales por ocupar el Ministerio de Trabajo, con el líder del gremio de Sanidad, Héctor Daer, a la cabeza, potencia esa posible discusión, que no es nueva: la virtual norma antidespidos que duplicó la indemnización rigió desde enero de 2002, cuando asumió la presidencia de la Nación Eduardo Duhalde, y se extendió a lo largo de la gestión de Néstor Kirchner .

Si nos guiamos por algunas ideas esbozadas en el entorno de Fernández, podrían ampliarse las actuales restricciones a la adquisición de divisas, que hoy admiten la compra de hasta 10.000 dólares mensuales por persona física, y aumentarse las retenciones a las exportaciones. El propio Alberto Fernández ha señalado públicamente que "la Argentina necesita dólares genuinos y estos solo provienen de la exportación" y, en caso de que esté persuadido de que hay que tomar medidas aún más duras en el mercado cambiario, buscará que esas decisiones sean adoptadas por Mauricio Macri durante la transición hasta el 10 de diciembre.

"El dólar es el talón de Aquiles de la Argentina", ha dicho no hace mucho Álvarez Agis, exviceministro de Economía de Axel Kicillof y hombre de consulta de Fernández. Funda su razonamiento en que, como la Argentina está endeudada en dólares y su producto bruto se expresa en pesos, cada vez que se dispara el dólar crece el nivel de endeudamiento en proporción al PBI. En su opinión, la moneda norteamericana debería estar "idealmente un cachitito arriba de la inflación".

Pero cuatro meses atrás, durante una entrevista que le concedió al director de Perfil, Jorge Fontevecchia, Álvarez Agis planteaba que, si el dólar se iba a 60 pesos, la deuda sería "impagable". Por entonces, rondaba los 46 pesos; hoy el dólar que puede obtenerse a través de operaciones en la Bolsa de Comercio supera los 60 pesos y ya se acerca a los 70.

Fernando Laborda

Visto 208 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…