Viernes, 20 Septiembre 2019 00:00

Mauricio Macri puso en marcha la Operación Milagro - Por Fernando Laborda

Escrito por 
Valora este artículo
(5 votos)

No es exagerado calificar como Operación Milagro la campaña del #Sísepuede que acaba de lanzar el propio Mauricio Macri en persona, pidiendo el apoyo de la ciudadanía para las elecciones del 27 de octubre e invitándola a participar de las marchas que se iniciarán mañana, en un ámbito amigable para la coalición oficialista como las Barrancas de Belgrano.

 

A juzgar por la historia política argentina, ya resultaría un logro institucional inédito que un presidente civil de extracción no peronista y elegido democráticamente concluya su mandato en tiempo y forma, algo que no ocurre desde 1928, cuando Marcelo T. de Alvear le entregó la banda a Hipólito Yrigoyen. Sería la primera vez que un mandatario con esas características fuese reelegido. Y también sería extraordinario que un presidente obtenga su reelección en un contexto de crisis socioeconómica como el actual.

Cuesta encontrar, por otra parte, antecedentes de remontadas épicas como la que debería protagonizar la alianza Juntos por el Cambio, tras ser superada por nada menos que 16,5 puntos en las primarias abiertas del 11 de agosto (49,49% contra 32,93% tomando los votos positivos de la elección de candidatos presidenciales). El caso más sorprendente entre nosotros tal vez sea el triunfo de Adolfo Rodríguez Saá en 2017, en las elecciones de senador nacional de San Luis, por 12 puntos sobre Claudio Poggi, luego de que este último se impusiera en las PASO con 16 puntos de ventaja. "Las PASO fueron una trompada. Tuvimos que leer los reglamentos del boxeo y aprendimos que si te cuentan hasta nueve y te levantás, no estás knock out", afirmó en aquel entonces el gobernador Alberto Rodríguez Saá, hermano de Adolfo.

¿En qué factores radica el margen para la ilusión macrista de remontar el resultado de las PASO? En primer lugar, hay que aclarar que nadie en la Casa Rosada está hablando seriamente hoy de dar vuelta el resultado de las PASO en octubre, sino en la posibilidad de achicar la diferencia para forzar un ballottage el 24 de noviembre entre Macri y Alberto Fernández. Para eso, el actual Presidente debería superar los 35 puntos y su rival, bajar a menos de 45.

Mientras Macri se escuda en que "la elección no sucedió" aún, minimizando ahora la relevancia de las PASO, y en el rendidor "Sí se puede", dirigentes oficialistas se refugian en tres factores para alentar la ilusión.

El primero es que el Frente de Todos obtuvo en agosto una cantidad de votos extras como resultado de una inadecuada fiscalización de la elección por parte de la coalición gobernante, especialmente en algunos lugares de la provincia de Buenos Aires. Se trata de un dato imposible de cuantificar. Algunos expertos hablan de uno o dos puntos en el orden nacional, aunque ciertos dirigentes oficialistas estiman algo más. Lo cierto es que, como ha señalado anoche el macrista Francisco Quintana en el programa Terapia de Noticias, hay 110.000 mesas de votación y 80.000 nuevos voluntarios para fiscalizar para Juntos por el Cambio que en agosto se habían quedado en sus casas.

El segundo factor es la esperanza de que la asistencia a las urnas experimente el 27 de octubre un fuerte aumento y que esos nuevos votantes se vuelquen mayoritariamente por Macri. Esperan que ese incremento en la base electoral haga disminuir a menos de 45 puntos la cosecha de votos de Fernández, forzando un ballottage. El antecedente que se menciona es que, en las elecciones presidenciales de 2015, Daniel Scioli vio caer su porcentaje de votos entre las PASO y la primera vuelta electoral.

El tercer aspecto guarda relación con un mensaje centrado en avances institucionales registrados desde diciembre de 2015, en materia de libertad de expresión, de transparencia en las estadísticas oficiales y en la concesión de obras públicas, en la lucha contra el narcotráfico y en la integración al mundo. Ejemplo de esta estrategia es un spot televisivo que ya ha pegado fuerte en las redes sociales y que, entre otras frases, señala: "Somos los que queremos un país normal. Somos los que creemos que los valores no se negocian (...) Somos los que entendemos que esto lleva tiempo y que a veces esperar ese tiempo cuesta mucho. Somos todos los que seguimos creyendo que cambiar es posible".

Frente a esta oleada de optimismo que, fundamentalmente desde la Presidencia y desde la Jefatura de Gabinete, se intenta insuflar, es inocultable que no pocos dirigentes de Cambiemos de la provincia de Buenos Aires se muestran escépticos e incluso ya están buscando reubicarse en el sector privado. Intendentes del conurbano y del interior de la provincia, asimismo, están organizando una logística tendiente a impulsar cortes de boletas para no ser arrastrados por una derrota de Macri que juzgan segura.

Mientras Macri, Marcos Peña y sus asesores se desvelan por recrear una mística que deje atrás el derrotismo, dos cuestiones complican sus planes. La primera está representada por los negativos datos que está arrojando y seguirá arrojando la economía hasta las elecciones.

Como si los efectos de la devaluación del peso y el aumento de la inflación no fuesen pocos, ayer el incremento de la tasa de desempleo al 10,6% en el segundo trimestre del año (un punto más que un año atrás) significó otro golpe para el Gobierno. Y un dato no menor es que creció el porcentaje de familias que necesita más ingresos para llegar a fin de mes. Algo que se advierte por el mayor número de personas que busca empleo (unas 200 mil más que un año atrás) y por el aumento del número de quienes están ocupados, pero quieren trabajar más (alrededor de 400 mil más que en 2018).

Se trata de números que dan cuenta de un contexto de reducción del poder adquisitivo que explica el fenómeno del aumento del desempleo junto a una suba de la tasa de actividad, determinada por las personas que activamente buscan trabajo. Un contexto irreversible hasta la contienda electoral, que lastima las expectativas de la Operación Milagro.

Fernando Laborda

Visto 262 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…