Jueves, 03 Octubre 2019 00:00

Un llamado de atención para los candidatos puros del kirchnerismo - Por Mariano Spezzapria

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

La contundente derrota de la senadora Anabel Fernández Sagasti en Mendoza, donde compitió por la Gobernación, abrió un interrogante sobre la capacidad de los candidatos identificados con la ex presidenta Cristina Kirchner para sumar votos en todo el arco opositor a Cambiemos, pese al escenario favorable que tienen por delante por el envión ganador que lleva el Frente de Todos.

 

Fernández Sagasti está identificada con La Cámpora y es una de las dirigentes jóvenes preferidas de Cristina Kirchner. La senadora mendocina cayó por 15 puntos porcentuales contra el oficialismo provincial pese a que, en las PASO nacionales del 11 de agosto, Alberto Fernández derrotó a Mauricio Macri por tres puntos. La disparidad de la performance opositora quedó a la vista.

El llamado de atención fue registrado en el peronismo reunificado, donde apuntaron siete casos de candidatos a intendentes que quedaron bien posicionados en las elecciones primarias y que tienen su imagen asociada a la de Cristina. Entre ellos se encuentra Mayra Mendoza, la diputada nacional que competirá el 27 de octubre contra el jefe comunal de Quilmes, Martiniano Molina.

La candidata camporista quedó en condiciones de llegar a la intendencia porque el Frente de Todos reunió en las PASO el 51% de los votos contra el 30% de Juntos por el Cambio, aunque en el mano a mano entre Molina y Mendoza, el intendente sacó 9.000 sufragios más que la diputada.

La duda es si Mayra conseguirá el apoyo de los votantes de los otros precandidatos peronistas.

“El veredicto de las urnas del 27 de octubre indicará si los dirigentes K vencedores en las PASO lograron construir liderazgos locales”

El mismo interrogante se abre en Tres de Febrero. En ese distrito el Frente de Todos se impuso en las PASO por 12 puntos porcentuales sobre el intendente Diego Valenzuela, de Cambiemos. Pero el camporista Juan Debandi, de línea directa con Máximo Kirchner, quedó 19.000 votos debajo de Valenzuela. Y afronta ahora el desafío de sumar lo que consiguieron los otros sectores del PJ.

La misma lógica se verifica en La Plata. Aquí, el Frente de Todos le sacó diez puntos al intendente Julio Garro, aunque en cantidad de votos la cristinista Florencia Saintout quedó 86.000 sufragios abajo del jefe comunal.

En Lanús, en tanto, el kirchnerista Edgardo Depetri terminó 36.000 debajo de Néstor Grindetti, el intendente de Cambiemos, aunque el FdT ganó la general por 47 a 34%.

Otros dos casos que están en el radar de los estrategas del peronismo reunificado son los de Bahía Blanca y Mar del Plata, las dos ciudades más importantes del interior provincial. En Bahía, el senador bonaerense Federico Susbielles quedó a sólo dos puntos porcentuales del intendente Héctor Gay, de Juntos por el Cambio. En cantidad de votos, la diferencia fue de sólo 4.000.

En Mar del Plata, en tanto, la camporista Fernanda Raverta obtuvo el 27% de los votos contra el 35% de Juntos para el Cambio, que consagró como candidato a intendente al macrista Guillermo Montenegro. La diputada nacional sacó 26.000 votos más que Montenegro, pero deberá remontar otros 27.000 si se suman los que le aportó a Cambiemos la dirigente radical Vilma Baragiola.

El veredicto de las urnas el 27 de octubre indicará si estos dirigentes lograron construir liderazgos locales más allá de la influencia de Cristina o si quedarán confinados a sus límites electorales, que la propia ex presidenta reconoció cuando delegó la candidatura mayor del Frente de Todos en Alberto Fernández. Para el camporismo se trata, en definitiva, de un desafío de crecimiento.


Mariano Spezzapria
Twitter:@mnspezzapria

Visto 272 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…