Viernes, 08 Noviembre 2019 00:00

Cómo se reciclará Mauricio Macri en líder opositor - Por Juan Luis González

Escrito por  Juan Luis González
Valora este artículo
(2 votos)

El líder de Cambiemos quiere permanecer en política. Llamó personalmente a cada intendente y diputado que cree aún le es leal. Vidal hizo lo mismo. Durán Barba, lejos.

 

Mauricio Macri está hiperactivo. Los que fueron a verlo esta semana repiten esa palabra para describir el momento del mandatario. Ese ritmo frenético tiene una explicación. El que será presidente hasta el último minuto del 9 de diciembre no sólo está a cargo de la compleja transición que encabeza junto a Alberto Fernández, sino que está construyendo su futuro. Literalmente. En la cabeza del esposo de Juliana Awada anida la preocupación de asegurarse su lugar como jefe de la oposición. Fue tajante en la misma madrugada del domingo electoral, luego de la derrota en primera vuelta que terminó con sus sueños de reelección. “Para mí lo más fácil sería irme a vivir afuera, o irme de vacaciones, pero no le puedo fallar a toda la gente que me votó, a la que me acompañó en cada marcha”, repitió Macri ante su círculo íntimo, en el calor del búnker de Juntos por el Cambio en Costa Salguero.

Desde entonces, el Presidente tomó cartas en el asunto. En estos complejos días aprovechó los pocos ratos libres que tenía para levantar el teléfono y llamar a tantos intendentes, diputados y senadores propios como podía. A algunos, los más íntimos, incluso los recibió en su despacho en la Casa Rosada. A pesar de que la excusa era felicitarlos por el trabajo durante la campaña y la elección, a ninguno de los que vio o habló Macri se les escapó el motivo de fondo: tantearlos para medir su lealtad después del 10 de diciembre. ¿Lo van a apoyar como el líder de la futura oposición o preferirán apostar por otros rumbos?

La duda no sólo la tiene el mandatario, sino los propios políticos que integran Juntos por el Cambio: apostar al caballo perdedor no es una táctica muy usual en este país, pero también es cierto que Macri se retira del poder con más del 40% de los votos y, como aseguran desde la Rosada, se va a despedir con una Plaza de Mayo llena de sus militantes, a lo CFK en 2015. “La vocación política de Mauricio, que venía creciendo y transformándose en las marchas del #SíSePuede, quedó aún más fortalecida luego de las elecciones. Soy sincero: si perdíamos por 20 puntos ya era otro cantar, pero crecimos mucho después de las PASO. Mauricio se va con capital político y con ganas de seguir”, dice un macrista de la primera hora.

Rompecabezas. Desde que la victoria de Alberto se hizo irreversible, las diferencias entre los líderes de Cambiemos, apenas contenidas en estos meses, explotaron. Carrió anunció que va a dejar la política, aunque casi nadie en el oficialismo tomó esa amenaza en serio. En cambio, la intención de Pichetto de sumarse al harakiri profesional fue mucho más sorpresiva. Un importante diputado macrista se enteró de la decisión del senador de abandonar la política cuando hablaba con NOTICIAS, y sólo porque este medio se lo preguntó. “¡Cómo! ¿Pichetto también?”, se sorprendió el hombre.

Más allá de esos vaivenes, las negras también mueven. Se notó el martes 29 a la noche, cuando Horacio Rodríguez Larreta recibió en su hogar en Palermo a María Eugenia Vidal, Diego Santilli, Federico Salvai y su esposa Carolina Stanley, entre otros. Aunque se juntaron a festejar el cumpleaños del jefe de Gobierno, la política estuvo a la orden del día. Más allá de los canapés y la torta, el menú también incluyó el futuro de la alianza luego del 10 de diciembre.

Vidal no es la única enojada con la Casa Rosada que dio el presente en la celebración. También estuvo el empresario Nicolás Caputo, que en los últimos meses siguió de reojo las decisiones de su hermano de la vida, Macri. Sin embargo, la cena no sólo fue lamerse las heridas: hubo lugar para buenas noticias, como los rumores que crecen y que dan al matrimonio Salvai, jefe de Gabinete de Vidal, y Stanley, por ahora ministra de Desarrollo, desembarcando en la sede del Gobierno porteño de Parque Patricios luego de diciembre. Más allá de las versiones, lo cierto es que al mediodía siguiente Stanley se tomó un rato para almorzar con Mario Quintana, ex vicejefe de Gabinete, en un coqueto restaurante del norte de la Ciudad. Quintana, cercano a Carrió, está cada vez más pegado a Larreta, en una relación que es histórica: el hombre de Farmacity es el padrino de la hija más pequeña del intendente porteño.

Macrismo en elecciones 2019

Entre Buenos Aires y Nación se cruzan dardos duros. Desde la provincia acusan las quejas de la Rosada, desde donde aseguran que Vidal quedó a más distancia de Kicillof (52 puntos a 38) que la de Macri con Fernández (40 a 48) porque no se plegó a la estrategia de la marcha federal, ni se mostró con Macri. “Esos son algunos que quieren operar. Fijate que Ritondo, que iba de diputado, sacó más votos que Mauricio”, minimizan desde la Provincia.

En aquellos pagos repiten la táctica de Macri: el martes 29 Vidal se reunió con el bloque de legisladores bonaerenses, y el jueves 31 con los 61 intendentes de Cambiemos que quedarán en pie luego de diciembre. Es una foto para adentro pero también para afuera: esos números son la base desde la que Vidal piensa armar su candidatura en 2021. “En esa elección estamos pensando. Y ahí María Eugenia puede liderar desde la Provincia y Mauricio en la Ciudad”, dice uno de los hombres de mayor confianza de la gobernadora. Y, con frialdad calculada, asegura: “En 2023 se verá quién encabeza”.

Juan Luis González

Visto 191 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…