Domingo, 10 Noviembre 2019 00:00

El indulto a Cristina - Por Eduardo van der Kooy

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

Alberto Fernández empieza a construir un relato. Explica la declinación del progresismo por una supuesta persecución judicial.

 

Daría la impresión de que Alberto Fernández​ ha resuelto disfrutar ahora mismo de la luna de miel política que todo presidente dispone al comienzo con la sociedad. Se está sacando gustos: las guitarreadas o la práctica de gestos transgresores que poco tienen que ver con su arraigo conservador. Ese anticipo tendría una razón: el presidente electo sospecha que a partir del 10 de diciembre no contará con ningún respiro. Por la grave crisis económico-social, la probablemente corta paciencia ciudadana, la llamativa inestabilidad regional y una oposición que, a priori, quedó más consolidada después de octubre. A contramano del pronóstico que habían arrojado las PASO.

En el camino de la transición Alberto va intentando, pese a todo, delinear formatos. Siempre dentro de un marco general cuya recreación resulta incierta y le demandará un esfuerzo ímprobo: enclavar su próximo gobierno en el lejano tiempo imaginario de Néstor Kirchner. Ninguna de las condiciones locales y externas está dadas para que eso pueda suceder.

El presidente electo repite recetas básicas. Con la esperanza, tal vez, de que le permitan la articulación de un nuevo relato. Esa herramienta resultó clave en la década kirchnerista. La aparición de su próximo jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, no resultó una casualidad. Ese dirigente habla por ahora sólo cuando Alberto se lo indica. Sentenció que el de Mauricio Macri​ ha sido el peor gobierno de la democracia restaurada. El presidente electo pretende instalar en el imaginario colectivo el mismo germen próspero que utilizó Kirchner: aquel que le permitió vender con éxito que había heredado un país incendiado.

Cualquier opinión es, por supuesto, valedera. Pero siempre conviene cotejarla con la realidad. El gobierno de Fernando de la Rúa se derrumbó al segundo año. Los días de la crisis dejaron más de 30 muertos. La Argentina entró en el default récord de la historia. La pobreza escaló por encima del 50%. Aún siendo indudablemente mala, la herencia que dejará Mauricio Macri no podría equipararse con aquella. Es cierto también que Kirchner tuvo que remontar una cuesta empinada. Pero en el 2003, cuando llegó, ya habían acontecido tres cosas clave: el brutal ajuste de la macroeconomía realizado por Eduardo Duhalde, los primeros síntomas de la reactivación, la novedad de una escena internacional muy favorable a los commodities.

Alberto se ha movido en los últimos días entre la contradicción de sus deseos, envueltos con cierta nostalgia, y el pragmatismo que lo fuerza a hurgar en la posibilidad de soluciones reales. Los progresismos regionales casi ya no existen. Los que perviven están sumidos en la crisis. La escapada a México fue el único atajo posible. Aunque Manuel López Obrador suele ejercitar una política de doble faz. Se balancea en la centro-izquierda arropando a Venezuela y cuidando a Bolivia y Uruguay. Pero conserva con celo su histórica relación con Washington. Incluso con el controvertido Donald Trump. Tal ambigüedad sería propicia para el presidente electo de nuestro país. Alberto necesita del respaldo de Estados Unidos para ensayar una renegociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional. López Obrador, si hiciera falta, actuará de mediador. Fue una de las promesas más valiosas que Alberto trajo de su viaje.

La proximidad de López Obrador con Trump sucede en asuntos cruciales de la relación bilateral. El jefe de la Casa Blanca reclamó a México frenar las corrientes migratorias de Centroamérica y otras regiones. En el caso mexicano, de las zonas de Chiapas y Tabasco. AMLO no dudó en instrumentar un muro militar. Una herejía, tal vez, para el progresismo. Aquel flujo migratorio cayó desde mitad de año casi un 37%. El mandatario mexicano evitó así la posibilidad de un arancelamiento para productos que su nación vende a Estados Unidos.

Ese detalle, quizás, debiera advertir a Alberto sobre una realidad. No será sencillo que México pueda convertirse en eje de la supuesta regeneración de gobiernos progresistas en el Cono Sur. Porque su zona de influencia histórica ha sido –sigue siendo--Estados Unidos, Canadá y América Central. También es verdad que el relato kirchnerista no podría tener ahora otro anclaje que ese. El vecindario ha cambiado de rostro y permanece convulsionado.

Alberto pretende vincular la agonía de gobiernos progresistas en la región con la presunta existencia de persecuciones judiciales. Hizo una larga y arbitraria exposición, en ese sentido, en su paso por México. Varias de esas administraciones fueron desalojadas del poder por elecciones indiscutidas. Cristina, en la Argentina. Michelle Bachelet en Chile. El Frente Amplio está apremiado para el balotaje del fin de este mes. Rafael Correa dejó como delfín al actual mandatario de Ecuador, Lenín Moreno. Pero esa sociedad se truncó. Quizás el único caso diferente sea el de Brasil. Allí Dilma Rousseff, heredera de Lula, fue destituida mediante un discutible juicio político. Emergió así la sorprendente figura de Jair Bolsonaro.

El auge de los progresismos en el Cono Sur coincidió con el alto precio internacional de las materias primas. En todos los casos existió un distribucionismo que mejoró las condiciones sociales. Pero cuando aquel fenómeno declinó retornaron los viejos problemas. Porque ninguno apostó a la diversificación de la matriz productiva. Ni siquiera quienes, como Evo Morales en Bolivia, encararon los procesos de transformación más serios. El mandatario boliviano atraviesa una crisis de legitimidad después de querer forzar su cuarto mandato consecutivo.

Evo no dudó en convocar a los militares para repeler revueltas opositoras en el interior del país. No se escucharon cuestionamientos del progresismo que sonaron, en cambio, por el persistente levantamiento social reprimido en Chile contra Sebastián Piñera y el sistema que impera desde el pos pinochetismo. Cuyo control fue ejercido mayoritariamente en años por la Concertación de centro-izquierda.

La corrupción sería un tópico que, a diferencia de la postura de Alberto, no explicaría el agotamiento de aquellos gobiernos que pretende resucitar. De hecho, cabrían interrogantes. ¿Por qué razón no existieron supuestas persecuciones judiciales –como aduce el presidente electo—contra José Mujica o Tabaré? ¿Por qué tampoco contra Bachelet o Ricardo Lagos en Chile? Imposible de responder sin pisar algún palito.

Alberto hace hincapié en las situaciones de Lula y de Cristina Fernández. Porque serían como un juego de espejos. Quizás el presidente electo no comprendió todavía de modo cabal que desde el 27 de octubre dejó de ser candidato. Sus palabras tienen otro valor. También otro efecto. La constante reivindicación del líder del PT –ahora en libertad-- suena como incordio para un Bolsonaro que sale fácil de control. El vínculo con Brasil está muy mal.

La victimización de la ex presidenta presenta otros componentes. Alberto dijo que las pruebas contra ella son inexistentes. Posee 11 procesamientos y 7 pedidos de prisión preventiva. Su advertencia difícilmente pueda resultar indiferente para los jueces y fiscales que actúan. Se trataría de un condicionamiento objetivo. El presidente electo siempre negó que estuviera en su cabeza la posibilidad de un indulto a la vicepresidenta. Sus palabras inducen a pensar que, de uno u otro modo, enfila en esa dirección. Con el mismo modo categórico opinó sobre las desventuras de Lula y del prófugo Correa. Demasiado. Tal vez cercano a la injerencia.

Además de las palabras, se conocen hechos que producen perplejidad. Demuestran el poder que el kirchnerismo conservó en las sombras. Un prestigioso abogado de un querellante en una de las tres principales causas que inquietan a Cristina (Los Sauces, Hotesur, cuadernos de las coimas) fue visitado la semana pasada por un emisario K. Portaba un bolso, para ser fiel a la historia, con miles de billetes de 500 euros. La maniobra naufragó rápido.

Al victimizar a Cristina, el presidente electo hizo otra mención que debió ser interpretada como código interno. Dijo que su compañera de fórmula no fue presa por la tenencia de fueros y porque detrás está el peronismo. Bajo un cristal opaco podría interpretarse que esa alusión asociaría en el imaginario colectivo al movimiento de Juan Perón con la impunidad. Sin esa interferencia, la traducción sería otra: el PJ antes que los fieles de la mujer serían sus garantes también para el tiempo que vendrá. Decodificación de la interna de fuerzas que existe en el Frente de Todos.

Alberto oscila antes de asumir entre el universo progresista que contenta a los K y la necesidad de enfrentarse con decisiones antipáticas para enfrentar la crisis económico-social que hereda. El encuentro del Grupo de Puebla que se realizó aquí tiene relación con la primera demanda. Su próximo gobierno, es factible, desconocerá enseguida a Juan Guaidó como presidente paralelo de Nicolás Maduro en Venezuela. Sería desandar una decisión de Macri.

En paralelo, tendió puentes con Emmanuel Macron. Francia también tiene influencia en organismos financieros. Su presidente es un pragmático. Acaba de promover una propuesta para poner cuotas migratorias. La izquierda lo condena.

Además, se trabaja con un proyecto de ley en las sesiones extraordinarias para dotar a Alberto de facultades especiales.

Se trata de la ley de emergencia económica con la cual el kirchnerismo gobernó todo su ciclo. Aún en las épocas de bonanza. Había sido aprobada en 2002. La norma fue dejada caer por Cambiemos en enero del 2018. Poco antes de que estallara el vendaval financiero. La estrategia kirchnerista empezó a ser planeada después de las PASO. Cuando supuso contar de nuevo en el Congreso con una importante mayoría. Pero octubre llegó con votos y equilibrios diferentes.

Eduardo van der Kooy

Visto 1487 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…