Mauricio Maronna

Mauricio Maronna

El gobierno goza de un despejado cielo electoral pero, a la vez, el caso Maldonado le impide utilizar a pleno ese beneficio. La Casa Rosada no pagará la deuda de la forma que propuso Lifschitz.

 

La desaparición del artesano se instaló como el principal tema, a pocos días de comenzar la tarea proselitista. Puso en el freezer lo que será el gran debate de la política: si Macri irá por otro mandato.

 

El triunfo de Cristina en provincia de Buenos Aires y de Rossi en Santa Fe hará que el macrismo y el kirchnerismo mantengan su funcionalidad. Lifschitz y el "efecto Rosario". Boasso no se baja.

 

Se termina el viernes a las 8 de la mañana una de las campañas más insignificantes desde el 83 a la fecha. Desconocimiento y falta de interés dominan la escena. Dudas nacionales y locales.

 

Aunque el resultado de la votación en Diputados no lo favoreció, el gobierno supo aprovechar todo el episodio que involucró a De Vido. Optimismo oficial para el turno electoral pese a la economía.

 

A tres semanas de las Paso hay incertidumbre sobre los resultados pero la ex presidenta mantiene la centralidad. El PJ saldrá cuarto por primera vez en la historia bonaerense. Indiferencia santafesina.

 

Como el dulce de leche y la birome las Paso, tal cual están hoy, son un invento argentino. El gobierno buscará eliminarlas o readaptarlas tras los comicios de octubre. El carnaval santafesino.

 

Pese a que los índices no mejoran, el gobierno mantiene un porcentaje de adhesión. Lo benefician la división del peronismo y la ausencia de una alternativa de centro. El factor Massa.

 

Todos los analistas coinciden en que la economía no será el factor que le regale el triunfo al macrismo en las elecciones. La dispersión del peronismo, maná del cielo para Cambiemos.

 

Si Cristina es candidata habrá tres ofertas peronistas en provincia de Buenos Aires y Macri se restregará las manos. El PRO santafesino evalúa una tercera lista a diputado. Portazo en el PJ.

 

La ex presidenta decidió competir por afuera del sello PJ y crear un frente propio. Randazzo se quedó sin rival en la interna y corre riesgos. Hasta el 24 de junio nada está cerrado.

 

Cristina Kirchner y Elisa Carrió sacudieron el letargo político previo a la temporada electoral. Sus decisiones marcarán el destino inmediato del peronismo y de Cambiemos.

 

Cambiemos dura hasta que Lilita diga "nos vamos". La diputada hizo saber ayer su malestar. El efecto Lousteau. El gobierno apuesta a que las elecciones se "ganen en equipo" y no por nombres.

 

Un fantasma recorre los pasillos del poder y sorprende a crédulos e incrédulos: las encuestas en provincia de Buenos Aires, al fin la madre de todas las batallas: Cristina Kirchner y Sergio Massa encabezan, relegando al tercer lugar a los candidatos de Cambiemos. Aunque nada es para siempre, las ecuaciones llaman la atención.

 

La necesidad extrema que tiene el peronismo de encontrar un candidato que le permita sortear con relativo éxito el turno electoral de octubre convierte a Florencio Randazzo en el objeto del deseo, lo sobregira e intenta que el pasado cercano quede en el olvido.

 

Ahora que muchos en el gobierno descubren que no todo se reduce a las redes sociales y a las fotos armadas, crece la influencia de la gobernadora bonaerense y de Carrió como factores electorales.

 

Como Raúl Alfonsín en 1985, el presidente Mauricio Macri deberá ganar las elecciones sin el concurso de una economía reluciente. A menos de tres meses del cierre de listas, no hay candidatos.

 

Claves. El radicalismo sigue sin tener peso específico propio ni liderazgo nacional, pero mantiene un poder territorial extendido que lo hace apetecible a macristas y socialistas. Paradojas electorales.

 

La caída del gobierno en las encuestas lo hizo cambiar de estrategia y buscar la profundización de la grieta con el kirchnerismo. Un año político clave que también clava el ancla en Santa Fe.

 

Prat Gay admitió que no podrá cumplir con la eliminación del pago de Ganancias, como había prometido Macri en la campaña. Pese a las dificultades económicas, el presidente tiene buen porcentaje de aceptación.

 

El gobierno apuesta a dividir a la oposición peronista y evitar un liderazgo de Massa. Para eso necesita que Cristina, los gobernadores y los intendentes jueguen sus partidos. Las claves de Santa Fe, Buenos Aires y Córdoba para 2017.

 

A un año de las Paso y a 14 meses de los comicios de mitad de mandato, el gobierno nacional necesita mantener parcelado al peronismo y mejorar la economía. Se empiezan a buscar definiciones en Santa Fe.

 

La unidad formal del partido contrasta con las múltiples miradas sobre el futuro inmediato. Agustín Rossi desafía a Omar Perotti, pero el rafaelino no será candidato a diputado nacional en los comicios de 2017.

 

La mediatizada escena de la supuesta pelea entre Macri y Tinelli le permitió al gobierno desperfilar las derivaciones del tarifazo. Ahora empieza otra historia: mejorar la economía para ganar las elecciones de 2017.

 

Las constantes derivaciones judiciales de las acciones del gobierno kirchnerista le permiten a Macri anestesiar los efectos del mal momento de la economía y postergar la reorganización del peronismo.

 

Si la gestión del presidente resulta exitosa, al radicalismo le corresponderá seguir compartiendo cuotas de poder; pero una debacle generará otra crisis profunda. Santa Fe pondrá a prueba en 2017 el vigor político de Cambiemos.

Concluye la peor semana del gobierno nacional desde el 10 de diciembre. Esta vez, los errores no forzados de la administración impactaron de lleno en el bolsillo de los argentinos, y eso no tiene retórica que lo neutralice. Y la retórica es mala, casi inexplicable.

 

La decisión del radicalismo santafesino de acoplarse a Cambiemos pone en riesgo al Frente Progresista. Lifschitz hace equilibrio y apuesta a su gestión. El macrismo apura a la UCR provincial.

La caída del kirchnerismo abre interrogantes sobre la reconfiguración del peronismo. El gobierno ahora necesita la dispersión opositora y tiene la responsabilidad de que no vuelva el "que se vayan todos"

Los problemas que tiene el gobierno para enderezar la economía impactan en la imagen de Macri, aunque el recuerdo reciente de los desaguisados del kirchnerismo le siguen ofreciendo un hándicap

Pese a los anuncios de Patricia Bullrich, no se observa gran cantidad de gendarmes en Rosario. Mauricio Macri y Miguel Lifschitz comenzaron a construir confianza. El contenido y los gestos de la cumbre de en Olivos.

      

La CGT deberá definir en las próximas horas si convoca a la primera huelga contra el gobierno de Macri. En el gobierno nacional dicen que lo peor ya pasó.

 

Las idas y vueltas en torno al proyecto sobre Ganancias, la "rebelión" de Emilio Monzó y el fracaso de la reforma electoral complican la política del gobierno. El futuro del PJ y la supervivencia de la boleta papel.

      

Aprovechando que Macri cometió el pecado original en el tema Ganancias al no cumplir su promesa de campaña, la oposición cerró el año provocándole una dura derrota al gobierno.

 

El presidente privilegió su liderazgo y el de su entorno a la hora de despedir a Prat Gay, quien le consiguió, con el blanqueo, una de las pocas buenas noticias. El peso del "efecto Bianchi".

 

Termina un año olvidable en casi todos los planos. Los meses que vienen serán definitorios para el futuro político en general. Las elecciones a diputado, un plebiscito nacional para Macri.

      

El futuro político del gobierno se definirá de acuerdo al resultado en la de todos las batallas". Esa necesidad explica el aporte de 25 mil millones, que contradice cierto discurso oficialista.

 

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…