Imprimir esta página
Jueves, 10 Junio 2021 11:53

Tensión en el PRO: María Eugenia Vidal sigue sin definir y crece la idea de una interna de duros contra moderados - Por Federico Mayol

Escrito por

Horacio Rodríguez Larreta y la ex gobernadora podrían enfrentar a Patricia Bullrich en una interna en Ciudad. El factor Córdoba y la presión de Macri.

La reunión fue mucho más cordial de lo que en la previa, cargada de tensión interna y pirotecnia mediática, podía vislumbrarse. Pero Patricia Bullrich, que en sus formas suele ser mucho más efusiva que Horacio Rodríguez Larreta, aprovechó para darle un golpe de puño a la mesa, y reiterarle al jefe de Gobierno que está dispuesta a jugar a fondo en una interna que, según cuenta en la intimidad, es su último tren. Y en ese viaje, dice, no tiene nada que perder.

"Si fuera por las encuestas a vos no te hubieran votado", le enrostró, según trascendió, la ex ministra de Seguridad al jefe de Gobierno cuando este le sugirió, en el encuentro de este lunes, que lo mejor era hacer las paces y aceptar los resultados de las encuestas, encargadas periódicamente en su caso por Federico Di Benedetto, secretario de Comunicación porteño, su colaborador de máxima confianza.

Bullrich se refería a la interna del PRO del 2015, que enfrentó a Rodríguez Larreta con Gabriela Michetti, que lideraba por entonces la mayoría de los sondeos pero que, al final, fue derrotada por el respaldo de Mauricio Macri y de todo el aparato porteño. Michetti nunca volvió a ser lo que era.

El jefe de Gobierno está incómodo. Le cuesta disimularlo. La encrucijada de una interna entre María Eugenia Vidal y Patricia Bullrich en su territorio esconde una puja mucho más profunda que varios en su entorno todavía descreen que esté dispuesto a librar: la decisión de enfrentarse a Macri, cuya jefatura no está dispuesto a entregar a nadie.

En el larretismo conviven las dos bibliotecas. Los que empujan al jefe de Gobierno a discutir ahora el liderazgo y, en caso de imponerse, organizar su campaña presidencial como jefe partidario. Y los que creen que los costos de una interna contra el ala dura del PRO, puede ser mucho más costosa de lo que parece, y que, además, se subestimó al "fenómeno Bullrich".

"Con Mauricio no se gana, sin Mauricio no se llega. El tema es que sea una interna que fortalezca, y no que desangre", plantea un funcionario porteño de primera línea que, como Rodríguez Larreta, se debate entre los dos bandos.

En la cena que compartieron hace un mes, revelada por este diario, el jefe de Gobierno ya le había planteado a Bullrich su supuesta incomodidad por las vacilaciones de Vidal, que este miércoles viaja a Washington y a Nueva York y estira su indefinición: "A María Eugenia yo no la manejo", trató de explicarle.

La Presidenta del PRO no está convencida: cree que Rodríguez Larreta oculta el objetivo de sacársela de encima y, de paso, poner en duda la jefatura de Macri.

Lo que no sabe la ex ministra de Seguridad es que Vidal tiene tantas o más ganas que el jefe de Gobierno de hacer tambalear al ala dura del PRO. A la ex gobernadora no le hizo gracia que en la última charla a solas entre el ex presidente, Macri le haya aconsejado ser candidata en la Provincia, la única definición que la ex mandataria bonaerense ya descartó.

Fuentes calificadas del macrismo y el larretismo dan cuenta de que más allá de las tensiones en la Ciudad y la Provincia hubo otro desacuerdo, a casi 700 kilómetros de distancia, que terminó de alterar el precario equilibrio interno: la vehemencia con la que el ex presidente busca imponer a Gustavo Santos como cabeza de lista para el Senado en Córdoba, por encima de otras opciones más taquilleras como Luis Juez o Mario Negri, en el caso de que el radical decida dejar Diputados y probar suerte en la Cámara alta.

En el sector moderado no entienden la cerrazón de Macri de insistir con Santos, cuya popularidad es muy baja. Rodríguez Larreta, resaltan a su lado, machaca en la necesidad de postular a los candidatos más competitivos de cada distrito.

Por eso, agregan, prefería que Vidal se postule en territorio bonaerense, donde gobernó por cuatro años y donde mantiene, a pesar de la contundente derrota en manos de Axel Kicillof, una ventaja considerable frente a cualquiera de los dirigentes opositores que quieren ese lugar, enfrascados para colmo en una interna feroz que aún no tiene solución.

En el encuentro de la mesa nacional de JXC de este martes se consensuó, por caso, la incorporación de un piso bajo de votos para propiciar las internas y convocar a la mayor cantidad de dirigentes. Una idea pensada, en buena medida, para la provincia de Buenos Aires.

Rodríguez Larreta espera ahora la definición de su socia para ver si enfrenta a Bullrich y a Macri en la Ciudad. Pero mientras tanto, la prórroga en la decisión de la ex gobernadora altera los ánimos.

En los últimos días, en los pasillos de Uspallata circuló con insistencia una información sobre un supuesto pedido de Vidal como condición para enfrascarse en una interna con Bullrich: el desdoblamiento del Ministerio de Seguridad y Justicia para dos de sus hombres de mayor confianza. Una versión insistente que, confían fuentes de la Ciudad, le cayó pésimo a Marcelo D'Alessandro, un funcionario de excelente relación con el jefe de Gobierno.

Federico Mayol

Latest from Federico Mayol

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…