Imprimir esta página
Miércoles, 16 Junio 2021 12:27

Qué dice la letra chica de los contratos del Gobierno por las vacunas Sputnik V, AstraZeneca y Sinopharm – (Video)

Escrito por TN

Nicolás Wiñazki reveló en “W: Ver y Rever” el detalle de los convenios que suscribió el Estado con los fabricantes de sueros contra el coronavirus. Con quién fue el primer acuerdo, por cuántas dosis y cuál es el laboratorio que más incumplió. 

 


Los contratos que el Gobierno firmó con laboratorios y desarrolladores de vacunas contra el coronavirus revelan sorpresas, de acuerdo a la letra chica de los convenios que Nicolás Wiñazki reveló en W: Ver y Rever, por TN. Entre ellas que en el caso de la Sputnik V podía haber demoras en la provisión de suministros, como finalmente pasó. En los documentos confidenciales además figura la exención de responsabilidades de los fabricantes de las dosis.

En el caso de los sueros rusos en el acuerdo intervino Alexander Chistyakov, un empresario ligado al presidente Vladimir Putin, de estrecha relación con la vicepresidenta Cristina Kirchner. El contrato fue firmado por Ginés González García, que era ministro de Salud y que fue “eyectado” en febrero por el escándalo de la vacunación VIP. El exfuncionario habría suscrito el convenio con resistencia.

El acuerdo se firmó a principios de diciembre del año pasado. La estimación inicial era que en el lapso de dos meses se debía completar la entrega de 20 millones de dosis. Serían para diez millones de personas porque tiene dos componentes, y el plazo de entrega se preveía hasta el 28 de febrero. Sin embargo, nada de eso sucedió por las demoras que hubo en la entrega de estas inmunizaciones. De hecho, en diciembre Rusia adelantó que se atrasaría la entrega de segundas dosis.

Moscú estipuló en el convenio que durante el lapso de entrega “se podrían desincronizar los suministros de los tratamientos, para darle prioridad a la primera dosis”. Es por eso que el Gobierno puede haber tomado la decisión de priorizar la aplicación del primer componente. Como lo planteó la actual ministra de Salud Carla Vizzotti a principios de enero.

Entre las cláusulas del contrato una estableció que “el comprador asumirá todas las responsabilidades por los daños y garantizará que el proveedor y el vendedor estén libres de toda responsabilidad, pérdida o gastos que surjan del suministro del producto”.

El contrato con Sinopharm

El contrato con Sinopharm lo firmó Vizzotti y estipulaba el envío de 30 millones de inmunizaciones. La funcionaria de Salud en ese entonces pidió el envío urgente de un millón de sueros ante la inminente llegada de la segunda ola de coronavirus. Según consta en el convenio, el comprador “asumirá todas las responsabilidades por los daños y garantizará que el proveedor y el vendedor estén libres de toda responsabilidad, pérdida o gastos que surjan del suministro del producto”.

Consignó que “la validez, interpretación, ejecución y resolución de controversias se regirán por leyes de la República Popular China”. En cuanto a la resolución de disputas determinó que “todas las controversias que no puedan resolverse amigablemente serán sometidas a la Comisión Económica y de Arbitraje Comercial de China en Beijing, conforme a procedimientos y normas de arbitraje en ese momento”.

En caso de eventuales conflictos el laboratorio que produce la Sinopharm podría llegar a embargar cuentas argentinas en el exterior. El documento está por encima de la ley de vacunas, y la diputada nacional de Juntos por el Cambio Graciela Ocaña podría hacer una denuncia por este convenio.

El convenio con AstraZeneca

En el caso de AstraZeneca el contrato lo firmó González García el 28 de octubre de 2020, por 22.429.842 dosis. Aunque las inmunizaciones se iban a traer desde México por un acuerdo con el Gobierno, algunas llegaron desde Estados Unidos.

El convenio estableció que en caso de resolución de disputas inicialmente se tramitarán en tribunales de la ciudad de Buenos Aires. Aclaró que lo que esté relacionado con cuestiones con la inmunidad o falta de eficacia de la vacuna se resolverán en Inglaterra, bajo leyes de ese país.

Determinó que el comprador “renuncia y libera cualquier reclamación en contra de AstraZeneca que surja de o tenga relación con: la falta de seguridad o eficacia de la vacuna y el uso o administración de la misma”.

En tanto que el costo de las pruebas para determinar si la inmunización es defectuosa será pagado por el comprador, en ese caso el Gobierno. Estipuló: “El costo de las pruebas para determinar si es defectuoso, salvo que sea por conducta fraudulenta intencional o negligencia grave de AstraZeneca, será absorbido por el comprador”.

Polémica por el acuerdo con Covax

El convenio con Covax fue suscrito por Ginés González García en 2020, y estableció la compra de 1.944.000 de dosis de AstraZeneca pese a que podía haber optado por otras, adelantó TN.com.ar, contra lo expresado inicialmente por el Gobierno. El documento se rige por leyes de Inglaterra.

En cuanto a la inmunidad el documento estableció: “El comprador renuncia, expresa, incondicional e irrevocablemente en la mayor medida posible, con respecto a sí mismo y a sus activos, a cualquier derecho de inmunidad bajo las leyes de cualquier jurisdicción sobre la base de la soberanía o de otra manera que pueda existir ahora o en el futuro. Acuerda no hacer valer ningún derecho o reclamo en ninguna acción y procedimiento legal, donde sea que ocurra dicha acción o procedimiento”.

Indicó que “esta renuncia incluye la renuncia a cualquier derecho de inmunidad soberana en cuanto al comprador y cualquier propiedad suya, ya sea comercial o no comercial, incluida cualquier cuenta bancaria que pertenezca al comprador”. Al igual que en el caso de Sinopharm, un potencial conflicto podría involucrar cuentas bancarias de la Argentina en el exterior.

No mencionó el concepto de “negligencia” establecido la ley de vacunas. La diputada Ocaña presentará una denuncia contra el firmante, en una presentación en la que planteará que se le garantizó a AstraZeneca a través del fondo Covax todos los requerimientos que se le negaron a Pfizer, que no llegó a un acuerdo con el Gobierno.

El fondo Covax es un Mecanismo de Acceso Mundial a las Vacunas impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar el acceso equitativo de todos los países a una vacuna. Es un acuerdo que fue firmado por 190 naciones, entre ellas la Argentina.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…