Domingo, 12 Septiembre 2021 06:56

Dólar, salarios e inflación: cómo llegan las principales variables económicas a las elecciones PASO 2021 - Por Paula López y Melina Manfredi

Escrito por Paula López y Melina Manfredi

Los argentinos concurren este domingo a las urnas con los bolsillos golpeados, no solo por la crisis sino también por las consecuencias de la pandemia. Los números y las proyecciones de los analistas para los meses que faltan hasta la votación de noviembre. 

Las elecciones son una de las grandes incógnitas que tiene este año, junto con el acuerdo con el FMI. Este domingo, la primera de las preguntas empieza a develarse. Las PASO 2021 son el primer test electoral para el Gobierno de Alberto Fernández, quien asumió en medio de una fuerte crisis económica que se terminó de agravar con la irrupción de la pandemia. 

A casi dos años de la llegada del Frente de Todos a la Casa Rosada, las variables económicas todavía no se recuperan y los bolsillos continúan en problemas. Economistas consultados por TN.com.ar sintetizaron cómo llegan los principales indicadores económicos a las elecciones primarias y anticiparon cómo evolucionarán hasta que los comicios generales.

Dólar, entre la inestabilidad y el cepo

Tras un inicio de año relativamente tranquilo en materia cambiaria, la volatilidad volvió en los últimos dos meses. “La brecha ya se empezó a acelerar. En la última semana, el dólar blue llegó a superar los $187 y la distancia con el oficial alcanzó el 90%. En los tipos de cambio libres, la brecha está en ese rango de entre 80% y 90%”, consideró Juan Ignacio Paolicchi, de Empiria.

Y añadió: “Llegamos con presión sobre la brecha a las PASO y probablemente se repita eso en las generales, salvo que el resultado para la oposición sea muy favorable. Eso podría generar mucho optimismo, pero, a la vez, el Gobierno inyectaría muchos pesos para tratar de revertir el resultado, lo que presionaría más sobre el tipo de cambio”.


Desde GMA Capital, en tanto, señalaron que las reservas netas del Banco Central se encuentran en US$10.200 millones (US$5800 millones sin contabilizar los derechos especiales de giro) y resaltaron que se trata del nivel más bajo con el que se llegó a una PASO. “El cuadro de situación es más preocupante al contemplar que la brecha cambiaria de más de 80% y que la presión dolarizadora previa a las elecciones aceleraron la sangría de divisas en las últimas dos semanas. Y hay que tener en cuenta que la verdadera carrera electoral recién arranca después de este domingo y termina el 14 de noviembre”, advirtieron.

“Es cierto que, en la previa electoral, subió el dólar financiero, pero si se compara, por ejemplo, con una inflación de 50%, el blue y el financiero están debajo de los niveles del año pasado en términos reales”, matizó Ricardo Delgado, presidente de Anaytica Consultora. Consultado con respecto al margen de maniobra oficial para controlar una eventual escapada del dólar antes de las elecciones generales, el economista apuntó: “Se podría restringir aún más el acceso de divisas a los importadores, pero eso frena la actividad. No es el mejor escenario, pero podría ayudar al Gobierno a que la economía moleste lo menos posible hasta las elecciones”.

Salarios que corren detrás de los precios

La inflación repercute directamente en los salarios, que pierden hace 40 meses la carrera contra los precios. “El poder de compra del electorado se encuentra más que erosionado en un contexto en el cual la inflación viaja cómodamente por encima del 50% anual. El salario real de los trabajadores privados es apenas $84.500, lo que es comparable con el nivel de hace 10 años. Medido en dólares al contado con liquidación, la remuneración se ubica en US$497, siendo el monto más bajo desde 2006″, indicaron en GMA Capital.

Un informe de IERAL, en tanto, detalló la situación de los ingresos fijos de las familias (salarios, jubilaciones y planes) y señalaron que perdieron 3,7% de poder adquisitivo entre el primer semestre del 2020 y el mismo período de 2021. “En comparación al nivel observado en los primeros semestres de los anteriores años eleccionarios, la masa real de ingresos fijos de cara a las elecciones 2021 se ubica un 49% por encima del nivel observado en el año 2005; aunque 7% por debajo del nivel alcanzado en el año 2009 y también 18% por debajo de 2013”, indicó.

Al tomar solamente los sueldos, en IERAL calcularon que la evolución del salario real sufrió una erosión que empezó en el tercer trimestre 2015 y que en 2021 ya se ubica por debajo de los niveles observados desde el año 2008 en adelante.

 

 

Los economistas creen que podría haber un ligero repunte de las remuneraciones que perciben los trabajadores en los próximos meses, pero igualmente destacaron que continuarán corriendo detrás de la inflación. “En el trimestre electoral podría haber una leve recuperación del salario real. De todos modos, a fin de año va a quedar por debajo de 2020. Sin embargo, al comparar el tercer trimestre de 2021 contra el último de 2020, quizá se vea una tenue mejora”, dijo Paolicchi.

Más allá del mal desempeño de los salarios, el desempleo también sigue en niveles altos. Según el último informe del Indec, fue de 10,2% en el primer trimestre de este año y la falta de trabajo afectó a 2,16 millones de argentinos. Así, mostró la tercera baja consecutiva desde el pico 13,1% que se observó en el segundo trimestre de 2020. La tasa de actividad -gente que trabaja o quiere hacerlo- se mantiene ligeramente por debajo de los niveles previos a la pandemia, lo que da cuenta del efecto desaliento que generaron las restricciones a la circulación.

Inflación en baja pero persistente

Desde el pico de 4,8% de marzo, la inflación se fue desacelerando. En julio marcó 3% (51,8% interanual) y este martes el Indec publicará el dato de agosto, que se estima será inferior a a ese valor. En el tiempo que falta hasta las elecciones generales, proyectan que se mantendrá abajo de 3%. “La inflación estará en un piso del proceso, entre 2,7% y 2,9% mensual en los meses entre las PASO y las generales. Con todo pisado: muchas medidas sobre precios y tarifas”, afirmó Gabriel Caamaño, socio de Consultora Ledesma.


A su turno, Paolicchi apuntó: “Vamos a llegar a noviembre con una inflación que se va a desacelerar. No va a estar cerca de 2%, pero sí debajo de 3%. En el rango de 2,7% o 2,8%. Aun así, es altísima en la comparación contra el período previo, de 50% interanual”. Delgado brindó un pronóstico similar: “La inflación estará en torno al 3% y algunos meses irá por debajo. No vemos una aceleración, pero tampoco una fuerte desaceleración. Si queda debajo del 3%, puede haber alguna ganancia marginal para los salarios”.

Paula López
Melina Manfredi

Visto 542 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…