Domingo, 14 Noviembre 2021 09:48

Pase de facturas y renovación en plena decadencia – Por Ricardo Kirschbaum

Escrito por

Los gobernadores peronistas que resistan a las urnas van a pretender protagonismo. Hay dos corrientes, una liderada por Manzur y otra, por Schiaretti. 

Es una verdad de Perogrullo, es decir que es cosa sabida, que el Gobierno -y el peronismo todo- ya no cree en milagros. Que lo que puede venir se asemeja más a la agonía de un fin de ciclo que a una simple derrota electoral. El esfuerzo único es tratar de resistir en la provincia de Buenos Aires donde este sábado se había encendido una débil luz de esperanza en medio de la oscuridad. 

La duda principal que lo atenaza está centrada en la magnitud de esa posible derrota y su extensión. Y en las consecuencias que tendrá en las ya inocultables divergencias, con la renovación por venir.

Si hacen falta signos y síntomas del síndrome que aqueja al oficialismo basta con haber visto las faces apesadumbradas de los protagonistas en un desangelado cierre de campaña, donde la atención estaba focalizada más en los gestos de distancia entre los miembros del Frente de Todos que en el contenido de sus previsibles discursos. Otro, y mucho más contundente, fue el anuncio del acto sindical del miércoles de apoyo a Alberto Fernández, aprovechando la recordación del retorno de Perón en 1972. La decisión es un indicador del previsible forcejeo sobre la responsabilidad de la previsible pérdida.

Porque, si el resultado de las PASO por lo menos se repite, no hay que engañarse: el voto juzgará al Gobierno más que favorecer a la oposición, aunque se canalice en sus candidatos.

La gran pregunta de estos días ha sido, es y seguirá siendo cómo tramitará interna y externamente el peronismo esta situación crucial. Una media respuesta es segura, por resultado y por susto: el peronismo repetirá el libreto de la renovación. Tiene ya actores sobre la escena y otros que detrás de ella se preparan para entrar de cuerpo entero.

Cafiero (Antonio), De la Sota, Grosso, renovaron al peronismo de Lorenzo Miguel, Bittel, Luder, tras la paliza de Alfonsín (Raúl) en 1983, que le ganó todos los distritos menos 8 provincias. Esa experiencia capotó en 1988 con la inesperada victoria de Menem. Luego, Néstor Kirchner renovó al particular peronismo modernizador menemista, después de usufructuarlo literalmente, con una particular mezcla de populismo y oportunismo de izquierda.

Cristina fue aún más allá, intentando reducir al PJ a una tendencia más de un frente variopinto, con su autoritario liderazgo. Ahora puede comenzar un proceso inverso modelado por otras fuerzas. Puede mostrar la amplitud o laxitud ideológica del movimiento: desde el izquierdismo a la mode de Cristina, con todo su repertorio, al centro-derecha antiabortista de Juan Manzur.

El peronismo discutirá y mucho la paternidad o maternidad del ocaso, pero la utilidad de ese debate sería discutir con crudeza políticas para salir de la decadencia nacional, aunque esto signifique abandonar dogmas y fórmulas que sirvieron para otro momento histórico. Este debate se puede dar en un contexto inédito para esta fuerza política: la posible pérdida del quórum en el Senado y la paridad en Diputados, con el crecimiento de fuerzas en los bordes del sistema político, de ultraderecha y de ultraizquierda.

Los gobernadores que resistan a las urnas van a pretender protagonismo. Hay dos corrientes. Una, con su precandidato cantado, que es Manzur, cubre parte del NOA y el NEA. Insfrán integra este grupo, pero según le vaya, pueden ningunearlo. Y también los Rodríguez Saá jugando siempre para ellos. Zamora, ecléctico, está orbitando en este grupo.

La otra la lidera Schiaretti, hablando poco y aprovechando lo que otros hablan demasiado. Se referencian en esa corriente Perotti, Uñac, Rovira y Bordet. El cordobés parece dispuesto a aumentar su protagonismo, respaldado en los resultados de su provincia, en la que el kirchnerismo hoy corre el riesgo de salir cuarto.

Si fuera así, de nuevo una confluencia para hacer que todo confluya: una renovación peleándole banderas a Cambiemos y otra, queriendo serla con banderas tradicionales del PJ. No será fácil, ni aun con un acuerdo-armisticio con el Fondo Monetario. Manzur tejió primero y está apurado por mostrar ya este mismo miércoles, el soporte de la CGT y el Movimiento Evita para su jefe Fernández, aunque se nota que lo que aspira es que sea para él.

No la tiene fácil. Manzur, además, tiene que gestionar y tiene a todo el mundo esperando ver qué pasa. Sin ruido, el Tesoro tuvo que asistir a las represas del Sur, que construyen los chinos, para que puedan seguir adelante. Es dato relevante porque Beijing también otea el horizonte y mira si habrá acuerdo con el FMI para seguir poniendo plata.

Lo más probable es que los nuevos “renovadores” le endilguen los resultados a Cristina y La Cámpora. Los gobernadores no quisieron las PASO. Cristina y sus muchachos, sí. Sentían que podían imponer su lista única en su lugar en el mundo, el Conurbano, donde recogieron un No tan estruendoso como imprevisto.

¿Cómo reaccionarán Cristina y La Cámpora cuando se desencadene la tormenta? La ex presidenta ya avisó: somos peronistas no kirchneristas, a lo que los adversarios los quieren reducir. El problema es que nadie de la otra vereda le cree porque conocen la índole de la ex presidenta y su decisión de no resignar nada de su capital simbólico, aun cuando advierta que no la lleva a ninguna parte.

A Fernández, se cuenta, le están preparando un extenso e intensivo programa internacional para que luzca sus discursos y apretones, algo que se asemeje a un exilio programado. Antes, quizá este mismo domingo, anuncie una propuesta de acuerdo político en el Congreso.

De la oposición, además de las previsibles especulaciones sobre la clasificación de candidatos para 2023, hay una decisión que ha trascendido de Rodríguez Larreta: no está entusiasmado con las ofertas de acuerdos apresurados por el declive que el oficialismo está preparando, los que teme que sean un abrazo de oso.

Ricardo Kirschbaum

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…