Viernes, 03 Junio 2022 11:14

El Gobierno se quedó sin gasoil: la producción aumentó menos que la demanda y deberá importar por US$4.000 millones - Por Mariano Obarrio

Escrito por

Expertos señalan que la Argentina no puede producir lo que consume y debe importar. Los precios se encarecen por la guerra Rusia - Ucrania. ¿Habrá desabastecimiento? 

El gobierno de Alberto Fernández se quedó sin gasoil. Pero la atribuye a la extraordinaria demanda por la supuesta recuperación económica. Ese es el relato, porque la falta de combustible se originó en 2021 cuando la producción de gasoil y nafta creció el 11% mientras que la demanda creció el 23% respecto de 2020, un año en que se paralizó la economía por la pandemia de Covid-19, la gente se quedó en sus casas y el grueso de las fábricas y las Pymes bajaron sus persianas. 

El Gobierno e YPF no importaron el gasoil necesario en 2021 y deberán traerlo en 2022. Si bien no informó cuánto invertirá en esas importaciones, los expertos estiman que serán entre 4000 y 4500 millones de dólares.

“Pese a que se preveía que iba a crecer la demanda, porque salían de la cuarentena, y nadie importó el gasoil que iba a faltar”, señaló a A24.com el experto Jorge Lapeña, del Instituto General Mosconi.

El resultado de esa ecuación fue que el faltante se fue agravando con el año, se agotaron los stocks en los primeros meses y esta semana comenzó con desabastecimiento total de gasoil en ocho provincias: Salta, Jujuy, Formosa, Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe y Tucumán.

"Que a la Argentina le falte gasoil por un tiempo largo es un hecho gravísimo, porque es el combustible líquido más importante porque afecta al transporte de mercaderias, exportaciones, pasajeros, trenes, cargas, actividad agrícola, tractores, cosechadores y exportaciones", dijo Lapeña a A24.com.

"Que te falta gasoil un día es un accidente, pero tres meses, porque viene de febrero es que estamos ante un problema muy grave y es una vergüenza, porque nadie lo importó ante el crecimiento de la demanda", agregó Lapeña.

YPF subió los combustibles, pero no garantizó el abastecimiento de gasoil

No importaron gasoil las empresas privadas Shell o Axion, pero tampoco lo hizo YPF, empresa privada con participación del Estado y que es administrada por Pablo González, un dirigente kirchnerista de Santa Cruz. El Estado no estuvo presente.

Sin embargo, hace tres semanas YPF aumentó el combustible un 10% para seguir a sus competidoras Axion y Shell. Y acumuló en el año una suba de 30%, muy por encima de la inflación hasta abril del 20,3%.

En este caso, los aumentos le ganaron a la inflación. La misma lógica que La Cámpora le recrimina al ministro de Economía, Martín Guzmán, para los aumentos de tarifas y reducción de subsidios. En el caso de las naftas, el kirchnerismo y el albertismo, no cuidaron el bolsillo de los argentinos. Con el agravante de que se quedó sin gasoil.

Según pudo saber A24.com, la situación energética es bien preocupante. La urgente importación de gasoil anunciada por el jefe del Gabinete, Juan Manzur, costará este año más de 1000 millones de dólares en el primer semestre, según los expertos privados en energía, aunque el Gobierno estimó 211 millones.

Podría llegar a 4000 millones de dólares el gasto en gasoil

Según el ex secretario de Energía Daniel Montamat, en 2021 se importó gasoil por 2040 millones de dólares: usinas 996 millones, gasoil grado 3 ultra 827 millones, gasoil común grado 2, 217 millones. Total 2040 millones. Los datos son de Carta Energética para 2021 con la Aduana como fuente de información.

El mismo especialista estimó que en 2022, en las actuales circunstancias, esas importaciones pasarán de 2040 millones a duplicarse aproximadamente 4000 a 4500 millones. Las importaciones totales de energía que el año pasado fueron de 5843 millones de dólares, se proyectan 11.570 millones para este año.

Los subsidios a la energía alcanzarían los 15.000 millones de dólares

Si a eso se suman los subsidios a la energía, otro ex secretario de Energía, Emilio Apud, estimó ante la consulta de A24.com que esas transferencias serán entre 12.000 y 15.000 millones de dólares. En 2021 fueron de 10.500 millones. Pero el precio internacional del gas sufrió un aumento exponencial por la guerra Rusia-Ucrania. Y se prevé que el gas que no se pueda importar será retaceado con cortes de gas a la industria.

Este panorama de aumento del gasto en energía pone en serio riesgo el cumplimiento de las metas del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Una de ellas era la reducción de los subsidios a la energía, cosa que aparentemente no ocurrirá. Las otras metas son la reducción del déficit a 2,5% del PBI, de la emisión monetaria a 1% del PBI y la suba de reservas.

La portavoz presidencial Gabriela Cerruti dijo este jueves que pese a los “agoreros” el Gobierno cumplirá la primera y la segunda revisión de las metas del FMI y el organismo enviará los desembolsos correspondientes por 4000 mil millones de dólares. Pero no todos los economistas piensan lo mismo.

La reunión con Biden llegó como el maná del cielo

Es por ello, que cobra especial importancia la cumbre que Alberto Fernández acordó con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, el 25 de julio próximo. El Presidente había amagado con no ir a la Cumbre de las Américas entre el 6 y 10 de junio porque Washington no invitó a Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Sin embargo, la necesidad tiene cara de hereje. El Presidente archivó la idea de faltar a la cumbre y de armar una contracumbre con los países de la Patria Grande en Los Angeles cuando le avisaron que Biden le abriría la puerta de la Casa Blanca. Pudo más la urgencia de reunirse con Biden para tener un voto favorable en el FMI por si las papas queman. Fue como el maná del cielo.

Según fuentes de la Secretaría de Energía, que dirige Darío Martínez, el número final de la importación de gasoil variará según el valor del combustible para en junio y julio cuando se encarguen tres barcos pendientes. Según los cálculos, en total se pagarán 221 millones de dólares por estos cuatro barcos que llegarán en junio y julio a precios de hoy. Uno de ellos ya viajó en abril a la Argentina.

Señalaron a A24.com que cada embarque trae 45 mil m3 de gasoil a un precio de 1100 dólares por M3, a precio de abril último. Pero se atajan: habrá que ver a qué precio cotiza el combustible en junio y julio, cuando lleguen los otros 3 buques.

Confían en el Gobierno con cumplir las metas del FMI

“Eso no es un gasto, sino una inversión. ¿Cuánto le rinde a la Argentina que haya gasoil suficiente para la producción agropecuaria y otras? ¿Cuánto perdería de ganar el productor, el país en definitiva si no se importara el combustible faltante? Claro que mejor será tener producción plena y espero que lo logren en algún momento”, dijo a A24.com un funcionario del área energética.

En el Ministerio de Economía, que dirige Martín Guzmán, aseguraron a A24.com que “no necesariamente este mayor gasto en importación de gasoil repercuta en un incumplimiento de las metas”. Sin embargo, uno de los expertos en energía aseguró que “estos gastos no tienen nada que ver con el compromiso que asumieron con el FMI para bajar el déficit”.

En 2021, la producción aumentó el 11% pero la demanda un 23%

El especialista Jorge Lapeña señaló que el faltante de gasoil se produjo porque la producción de crudo aumentó 11% en el 2021, mientras que la demanda rondó un 23% en promedio entre el gasoil y las naftas. Esa diferencia se produjo por el efecto del rebote de la economía tras la cuarentena de 2020 que paralizó la economía. De ese modo, durante 2021 los argentinos consumieron el stock de crudo.

“El crecimiento de la producción de crudo (materia prima) es menor que la cantidad de (gasoil + naftas) demandada”, señaló Lapeña. El problema, señala es que nadie importó ese faltante de gasoil. “No sabemos por qué nadie importó el gasoil, nadie lo previó pese a que se sabía que iba a haber más demanda”, señaló Lapeña.

En un comunicado de YPF, la petrolera estatal señaló que el faltante de gasoil se produjo por la extraordinaria demanda por la supuesta recuperación económica que hubo en 2021 y que continúa en estos días. Es una manera de ver el vaso medio lleno. Esta visión optimista contrasta contra otras menos elogiosas.

Montamat aseguró que “falta gasoil porque hay picos de demanda y la Argentina no puede producir en su parte refinadora toda la oferta necesaria para abastecer la demanda. Hay que importar”. Señaló que “importar un litro de gasoil del mercado implica pagar precios más caros que en el mercado doméstico. Se pierden 50 centavos de dólar por litro que importas. Obviamente nadie quiere importar, fuerzan a YPF a importar”.

Esta situación, agrega, "hace que las cuentas de la empresa se vuelven negativas y no hay dinero para la inversión aguas arriba". Además, se importa gasoil porque no se importa el suficiente gas por barco GNL y entonces las plantas térmicas que tendrían que funcionar a gas natural, por el pico de demanda en invierno, tienen que usar gasoil.

Por otro lado, se produce un fenómeno en la frontera: como el gasoil argentino tiene precios por debajo de las referencias que marca la paridad de importación hay una tendencia a hacer un arbitraje, se cruzan de todos lados los países limítrofes a cargar gasoil para venderlo en el extranjero en otro precio y eso desabastece zonas de frontera con fuerte repercusión.

“El problema de fondo es que nos queremos manejar con precios internos que están por debajo de los precios internacionales. Mientras no tiene pico de demanda eso pasa desapercibido, cuando viene pico de demanda los precios internacionales a los que le quisiste cerrar la puerta se te meten por la ventana por la importación”, dijo Montamat.

“Mucha gente ya está pagando el gasoil a los precios de importación. Esto es lo otro que sucede: cuando niegas la realidad esta se termina imponiendo. No hay cantidad y entonces sube el precio. Todo esto no debería pasar si no hubiéramos reincidido en políticas energéticas fallidas”, dijo el especialista.

Apud lo atribuyó a políticas intervencionistas

Otro experto en energía, Emilio Apud, señaló que “siempre hubo que importar un 20 o 30% de necesidad de gasoil, porque nuestras refinerías no están adecuadas para producir la necesidad de gasoil que se necesita. Es muy difícil lograr el abastecimiento total, siempre se importa”.

El experto señaló que cuando estamos con precios parecidos a los internacionales esa importación no duele. Pero ahora el problema es que las petroleras que tienen compromisos con sus estaciones de servicio y el precio internacional para importar es mucho más caro que el que pueden vender acá debido a que el gobierno e YPF se inmiscuye en los precios libres que tendrían que tener los combustibles líquidos.

“En abril se compraron 230 millones de dólares y me parece que todavía puede quedar 800 millones de dólares, es una cifra bastante más alta que el año pasado no por cantidad sino por precio”, dijo Apud.

“Consecuencias lógicas de políticas energéticas intervencionistas que son suicidas sobre todo en el caso nuestro en que ni siquiera logramos producir para satisfacer las necesidades internas”, señaló.

Mariano Obarrio

Visto 903 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…