Domingo, 12 Junio 2022 12:26

Fernández saca pecho en Estados Unidos y justo aquí le aparece un avión fantasma - Por Ricardo Roa

Escrito por

El golpe de la realidad lo tuvo en Ezeiza: no entramos a la OCDE y, de yapa, llegó acá un raro avión venezolano-iraní. 

Pudo haber sido peor. O mejor, según cómo se lo mire. Pero fue Alberto Fernández finalmente. Abandonó la idea de armarle una contracumbre a Biden al estilo Chávez en Mar del Plata, pero levantó el dedo para recriminarle no haber invitado a Cuba y Venezuela. Eso sí: sin decir ni mu sobre las violaciones a los derechos humanos del castrismo y de Maduro o los presos de Ortega. 

Se fue a Estados Unidos a cumplir lo que parece resultarle más confortable: dar cátedra mundial sobre lo que hay que hacer con el mundo. Puro humo ¿Qué quedó de su encuentro de segundos con Biden? El apuro por mostrarle, él y señora, a Biden y señora, una foto familiar de su bebé Francisco y avisar afuera que tanta familiaridad no le impediría cumplir su promesa ante la Celac de “no me callo más” con esos del Norte.

El no me callo más fue una previsible verborrea en la que ennortó al uruguayo Luis Almagro, reclamándole que se vaya de la OEA. Lo odia desde que era canciller de Mujica y le tocó intervenir en la absurda pelea de los Kirchner contra la pastera que molestaba a Gualeguaychú y por la que casi entramos en guerra con nuestro vecino más cercano. Curioso: Fernández sacó chapa en la Cumbre como presidente de la Celac, no de la Argentina. ¿Pensará que eso le da más poder?

¿Y qué dijo? Que en la Celac “compartimos preocupaciones semejantes en este presente tan complejo”. ¿Cuáles serán? Si la democracia fuera preocupación común, no habría problema. Fernández habla mucho de mucho y muy poco de mucho. Este mucho son los derechos humanos aplastados por las dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua. No abrió la boca sobre eso. No puede hacerlo: Cristina lo retaría.

Pretender que Cuba, Venezuela y Nicaragua son democracias es como pretender que fue Ucrania la que invadió Rusia. Fernández busca un equilibrio que nunca consigue entre los fanáticos del Patria, porque los necesita calmados, y Estados Unidos, porque necesitamos dólares.

La política exterior es reflejo de la política interior. A la Cumbre fue con conceptos viejos, como la división Norte-Sur. El mexicano López Obrador lo alentó a pelearse, pero él no fue: México nos utiliza para negociar mejor con Estados Unidos. Son dos países en uno: en economía, migraciones, delitos, droga. Sus agendas se superponen. Y México no enfrenta a Estados Unidos en su casa. López Obrador casi no viaja, pero fue tres veces a USA. Nadie se enteró en la región.

El golpe de la realidad lo tuvo Fernández en Ezeiza: la OCDE inició el camino de ingreso a Brasil y Perú. El tercer candidato éramos nosotros. Siamo fuori. La OCDE es un lugar para hacer cosas concretas, no para hacer ideología. Significa: tasas más bajas, menos riesgo país y atraer inversiones. Por mucho tiempo no habrá conscripción de socios. ¿Haremos una contraocde, al estilo de la Celac?

Un país débil necesita aliados fuertes y nosotros seguimos exportando ideología rancia. En Chile, la izquierda es mucho más realista. Boric, que viene del partido Comunista, defendió la presencia de Nicaragua en la cumbre “para que explique por qué tiene más de 350 presos políticos”. Eso se llama abrazar de verdad los derechos humanos.

Palabrista nato, Fernández siempre verá la mitad del vaso lleno y si está vacío dirá que está lleno de aire. Biden no me reprochó nada, informó como congratulándose. De congratularlo, desde la tevé de Irán, se encargó Maduro. “Fernández es un valiente”, dijo.

¿Irán? Mientras Fernández se olvidaba de lo que pasa en Venezuela, aparecía por acá un avión venezolano que antes fue iraní, o sigue siendo iraní, con dos tripulaciones venezolanas y una tercera iraní, en su mayoría ex militares. Lo peor: el avión pertenecía o pertenece a Kuds, considerada una organización terrorista por Estados Unidos.

Vino de México con repuestos para autos, pero antes había hecho otro vuelo más sospechoso aun por Ciudad del Este, Paraguay. Para comprar cigarrillos, dijeron. Lo estaban rastreando los norteamericanos y otras agencias. Pudo partir, pero no cargar nafta: las compañías, incluida YPF, no pueden venderle por los antecedentes en Irán. Uruguay tampoco le dio combustible y debieron volver. Ahí empezó otro capítulo: Migraciones retiene los documentos de la triple tripulación y el abogado cristinista Resnik Brenner, mano derecha de Echegaray en la AFIP y procesado por coimas, invoca un hábeas corpus para que se los devuelvan y los dejen ir a todos.

La Policía Aeronaútica se mete en el avión con perros detectores de explosivos. Quiere saber qué hay. Fernández anda con mala suerte. Justo aparece este avión venezolano-iraní para espantar a cualquier norteamericano cuando había calculado que, si en la Cumbre hablaba mal de Trump, podía hablar mal de Macri. Cosa que hizo, como si al mundo o a la región le interesaran más que nada las internas e intrigas argentinas.

Ricardo Roa

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…