Domingo, 24 Julio 2022 10:05

Batakis, el fin de los recursos y una cumbre de gobernadores intrigante - Por Nicolás Wiñazki

Escrito por

La ministra de Economía les anunció que deberán cortar gastos. Entonces, los mandatarios decidieron reunirse en la Capital en los próximos días para buscar “métodos de defensa colectivos” ante el ajuste. 

Empieza una nueva era en la política nacional. La Casa Rosada, a través de la flamante ministra de Economía, Silvina Batakis, les comunicó a los gobernadores del PJ que deberán ajustar sus presupuestos porque la Nación ya no está en condiciones de financiar con fondos del Tesoro a diversas políticas públicas destinadas a sus distritos tal como pasaba hasta que se disparó la crisis económica y social después de la renuncia de Martin Guzmán al ministerio de Economía. 

“Tenemos para gastar solo 40 mil millones de pesos, por lo menos hasta dentro de sesenta días. Necesitamos que nos ayuden. Muchos de ustedes ahorraron dinero gracias a la buena administración de sus distritos. No hay dólares y no podemos seguir emitiendo pesos”, fue la descripción que la funcionaria sinceró ante varios de los jefes territoriales más importantes del PJ, que transmitieron la información a sus pares de la oposición.

La falta de liderazgo del presidente Alberto Fernández, los vaivenes y silencios de la vice Cristina Fernández, y el descontrol inflacionario, entre otras variables negativas, dispararon la alarma entre los mandatarios de las provincias.

Se produjo así un hecho inédito. Con sigilo, pero no en secreto, los más influyentes gobernadores del peronismo decidieron convocar a una cumbre para el próximo miércoles, a la que invitaron también a sus colegas opositores. La organización es autónoma a la Casa Rosada y también a los Kirchner.

La idea original, que aún puede modificarse de acuerdo al nivel de presión que pueda ejercer la Presidencia o la Vicepresidencia ante un encuentro de mandatarios de provincia numeroso, es que este cónclave sea lo más numeroso posible, y que funcione como reunión fundacional de una nueva “Liga de Gobernadores”, un modo de cohesión frente al poder central que ya se puso en práctica durante otras crisis, aunque nunca bajo gestión presidencial del peronismo.

La novedad es que los ideólogos de esta acción que preocupa al Gobierno y a los Kirchner es que “La Liga” no esté integrada solamente por los jefes de las provincias afiliados al Justicialismo, sino que también se unan a ella los líderes distritales de la oposición.

Los gobernadores del PJ con mayor experiencia en sus cargos, como Rodríguez Saá de San Luis, la familia Zamora de Santiago del Estero, o Gildo Insfrán de Formosa, es lograr que el encuentro sea lo más numeroso posible.

El nombre de la cumbre es explícito: “Encuentro de gobernadores y gobernadoras”.

Quien se encargó de invitar a todos sus colegas es la mandataria de Río Negro, Arabela Carreras, debido a que en un principio ella iba a ser la anfitriona de este acontecimiento política de impacto. El miércoles 27 los mandatarios iban a reunirse en la sede de la empresa “público privada Invap”, en Bariloche.

El programa estaba previsto para iniciar las primeras actividades durante la mañana del miércoles 27.

La agenda indicaba que después de la recepción quienes finalmente concurran a la cumbre recorrerían las instalaciones del INVAP, para que más tarde durante el almuerzo, empiecen las deliberaciones. A las dos y media de la tarde todos los presentes se sacarían una foto grupal.

Y una hora más tarde los gobernadores de la nueva “Liga” darían una conferencia de prensa para explicar su posición sobre un Gobierno Nacional al que describen, siempre escudándose en el off the record, como inestable y sin objetivos comunes. La falta de un plan económico de Batakis, el anuncio de que deberá recortar el envío de fondos a las provincias, y la falta de gobernabilidad en que se sumió el Jefe de Estado, y también Cristina, alentó a concretar lo que los Kirchner describirían como un complot en su contra.

El plan primigenio se modificó. La cumbre no se hará en Bariloche, si no que pasó a tener como sede central a un lugar a definir en la Capital Federal. Se buscaría así que los faltazos sean los menos posibles, teniendo en cuenta que la Ciudad de Buenos Aires es el sitio de tránsito más común para la dirigencia de las provincias. O que Bariloche reactivó su turismo de un modo exponencial tras la pandemia, lo que podría provocar que algún mandatario se excuse de participar del novedoso cónclave poniendo como excusa la posible falta de hoteles con habitaciones libres para dormir allí. Precauciones peronistas ante típicas picarescas del PJ que podrían beneficiar a una dirigencia renuente a criticar públicamente a un Presidente al que en privado, o frente al pacto de confidencialidad para identificar fuentes del periodismo no tienen problema es denostar de modo hiriente.

A pesar de que esas prácticas suelen ser habituales, son cada vez más las voces lacerantes contra las políticas del Presidente y su Vice.

Si los gobernadores y gobernadores de todo el país, de modo transversal, intentarán juntarse para debatir la coyuntura nacional por primera vez en décadas, es obvio que el objetivo es buscar métodos de defensa colectivos ante lo que consideran una gestión ineficiente, con falta de firmeza en la toma de decisiones, todo en un contexto de peleas internas brutales en el oficialismo, y frente a una sociedad que se empobrece por los conflictos económicos que, en lugar de resolverse, empeoran.

Clarín pudo saber en una repaso ante la dirigencia invitada al “Encuentro” de la nueva “Liga de Gobernadores” que se ausentarán de la cita mandatarios de la oposición, como el radical de Corrientes, Gustavo Valdés; o el de Jujuy, Gerardo Morales, ya avisaron que no participarán del mitin.

Es muy probable que los ausentes sean muchos más.

Pero la intención de convocar a propios y ajenos al PJ a la Cumbre de gobernadores es todo un mensaje para la Casa Rosada.

“Acompañé en todo lo que me pidieron a este gobierno, y ahora nos piden que hagamos un esfuerzo y nos gastemos lo que pudimos ahorrar. En particular, mi gestión tiene en el banco la cantidad suficiente para pagar un mes de sueldo a los estatales. Pero ahora nos dicen que nos van a recortar las transferencias y todos estábamos por anunciar obras públicas, o con negociaciones paritarias con los empleados públicos”, se lamenta uno de los gobernadores del peronismo que irá a la reunión con sus colegas.

Los opositores resisten: “Los gobernadores del PJ buscan influir ahora en el poder central, como si ellos no fueran también responsables de todo lo que está pasando. Me llaman y me dicen que vaya a reunirme con ellos, que entre nosotros vamos a sacar al país adelante”, se enojó uno de los gobernadores del peronismo invitado a la cumbre contra los Fernández.

Hay gobernadores, como el puntano Alberto Rodríguez Saá, ya no escapa al debate más crudo contra el Gobierno: “Así no se puede seguir”, repite ante diferentes interlocutores.

Ése es el clima que atosiga a los gobernadores: “¿Reaccionarán Alberto o Cristina ante la presión que le impondrán los propios mandatarios?

¿Qué piensa la dirigencia tradicional del PJ sobre la coalición de Gobierno que alguna vez se autoidentificaba como el “Frente de Todos”?

El senador por Salta, Juan Carlos Romero, tal vez haya resumido en dos tuits el verdadero espíritu que provocó la idea de convocar a la cumbre “Encuentro de Gobernadoras y Gobernadores”.

En poco caracteres subió este mini posteo contra los Fernández: “La crisis económica y política es consecuencia de la irresponsable y demencial interna del Gobierno K. La CGT y algunos dirigentes sociales lo saben. Solo buscan culpables en la sociedad que los padece, para evitar la crítica a su propio Gobierno”, tuiteó.

Ayer, otro gobernador peronista se despegó de la estrategia presidencial de responsabilizar a los productores rurales porque supuestamente no liquidan parte de su cosecha “especulando” con una devaluación.

El santafesino Omar Perotti se diferenció de la Casa Rosada para no pagar costos en su distrito, donde el agro prevalece por sobre cualquier otro sector productivo de la economía: “No se ve ninguna especulación en la provincia. No comparto las expresiones del Presidente”.

El mandatario santafesino suele preservarse y no participa de las reuniones colectivas entre sus pares.

Pero hizo públicas sus diferencias sobre un punto clave para la Casa Rosada respecto al agro: el propio gobernador de Santa Fe desmintió al Presidente.

Otro gobernador de enorme peso en el PJ es el cordobés Juan Schiaretti. Fuentes de su entorno aseguran que no irá al “Encuentro de Gobernadoras y Gobernadores”.

Como Perotti, el cordobés expresa públicamente diferencias con la Casa Rosada. Y difunde noticias donde remarca cómo las obras y otros anuncios son financiados por las arcas provinciales, indicando que esa situación se genera por un federalismo “injusto” donde el poder central retacea fondos.

Batakis no tendrá en Schiaretti a un mandatario que le insista por dinero no repartido.

El cordobés trabaja para instalar que no necesita de la Nación para gestionar.

Organiza planes junto a otros pares, como el catamarqueño Oscar Jalil, que también ha decidido mostrar que su provincia puede generar recursos productivos propios.

Salvo el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y algunas pocas excepciones más, el resto de los mandatarios decidieron que cuánto más lejos tengan al Presidente o a su vice, Cristina, incluso al revés, o viceversa, mejor.

Kicillof se mantendrá firme en su apoyo a Batakis.

El sanjuanino Sergio Uñac incluso informó a sus coprovincianos que será San Juan la que le pague la plata prometida a las personas que trabajaron en el último censo y aun no cobraron lo que debían de parte del Gobierno Nacional.

Pequeñas señales: ni el pago a censistas ha logrado organizar la Presidencia de los Fernández.

Los gobernadores se cuidarán de criticar de modo brutal al Jefe de Estado y a su vice como lo hacen en privado o en reuniones colectivas como la que se prometieron a realizar el próximo miércoles.

Todos son conscientes que la estabilidad del oficialismo, que los incluye, es endeble.

Hoy esperarán las nuevas medidas que anunciaría Batakis para intentar remontar la caída económica y la suba del dólar.

¿Podría haber un cambio de nombres en el Gabinete Nacional?

Sí.

Los mandatarios consideran que no es demasiado lo que se podría generar a esta altura de una escalada de problemas internos y externos agobiantes.

Entre ellos, siempre según las fuentes consultadas por Clarín, ya ni siquiera esperan que la inercia de la gestión se modifique de modo rotundo, aunque se produzcan reuniones entre el Presidente y la vice.

Entre los gobernadores más radicalizados del peronismo, sin contar a la oposición, la sensación es la misma, tal como pudo recoger Clarín en contacto con ellos o sus principales operadores: siempre hablando dentro de la institucionalidad democrática, para ellos, la era K, fue.

Aunque hoy se la transite.

Y buena parte de ellos sean responsables de lo que padece un Gobierno errante al que ya ni se preocupan por ayudar, aunque la sociedad se hunda en padecimientos interminables.

Nicolás Wiñazki

Visto 1484 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…