Domingo, 28 Agosto 2022 08:12

Cristina 2023: ¿operativo clamor o distracción K? - Por Pablo de León

Escrito por

La Vicepresidenta se queda en Buenos Aires, para el armado del acto del PJ bonaerense del 3 de septiembre y una movida grande para el 17 de octubre. 

Cristina Elisabeth Kirchner llegó este jueves a su departamento de Juncal y Uruguay como cada noche de esta semana: tras un día de reuniones con su equipo de confianza en el Senado Nacional, la Vicepresidenta retornó al barrio de Recoleta acompañada de una firme custodia y arropada por la militancia congregada en el coqueto barrio porteño, al grito de "Si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar". 

La ex mandataria saludó a sus seguidores como todos los días pero este jueves hubo un condimento especial: recibió una gorrita con la leyenda "CFK 2023", la miró y lejos de rechazarla, sonrió y se la puso. La imagen se hizo viral y los comentarios comenzaron a correr sin freno.

La vicepresidenta caminó entre los jóvenes eufóricos que la esperaban frente al edificio ubicado en la calle Juncal.

También este jueves había sucedido una reunión de importancia para el cristinismo: Máximo Kirchner encabezó un encuentro del PJ bonaerense -que el diputado preside- y allí, el Partido Justicialista provincial convocó a su Congreso para el sábado 3 de septiembre, el que cerrará con un acto en la localidad de Merlo. Y con una "invitación a la compañera Cristina" para que esté presente.

Ese será un paso más en la movilización callejera que el cristinismo pretende para esta etapa, de disputa con "el Partido Judicial" y la oposición, en medio del desarrollo del juicio por Vialidad, donde la ex Presidenta y 12 funcionarios de sus gobiernos son acusados por los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola de asociación ilícita y de administración fraudulenta agravada.

Las convocatorias para este sábado a asambleas callejeras de los "Pejotas" porteño y sanjuanino serán en plazas: en Capital será en el Parque Lezama y en San Juan, en la Plaza 25 de Mayo. Este estilo asambleario se repetirá en otras localidades del interior del país.

Luego vendrá el Congreso bonaerense con el acto en Merlo y todo apunta a un gran acto el 17 de octubre, para recrear el espíritu de 1945 donde "el pueblo defendió a su líder". Aquí, el parangón será entre el general Juan Domingo Perón y CFK.

Todo esto despertó el clima del "operativo clamor" para que Cristina Kirchner sea la candidata del peronismo en 2023. Todo apunta, hasta el momento, a que la Vicepresidenta vaya en la cabeza de la lista de senadores nacionales por la provincia de Buenos Aires, distrito que el cristinismo considera clave para abroquelarse ante lo que intuye, que es una victoria opositora en las presidenciales del año próximo.

Pero la entidad que CFK le dio a la gorrita con la leyenda "2023" agitó a algunos entusiastas de esa movida.

Objetivo 2023

El primero en mencionar el tema, luego de la acusación del fiscal Luciani en el juicio por Vialidad, fue Hugo Yasky, un gremialista que accede a charlas con la Vicepresidenta: "La derecha cometió un gran error, están haciendo todo para que Cristina quede instalada como la gran candidata para el año que viene".

Luego, siguió Víctor Santa María, el poderoso dirigente gremial del SUTERH, quien encabezando una columna del PJ porteño que este jueves marchó hasta el departamento de Juncal y Uruguay, detalló:

"Le pese a quien le pese, hoy tenemos una candidata y la tenemos que defender", dijo Santa María y añadió: "No tenemos mejor opción en nuestro espacio político que Cristina encabece este proceso y en el 2023 nos encuentre a todos unidos", fueron sus declaraciones que reprodujo un cable de la agencia Télam.

También habló el diputado nacional Eduardo Valdés, amigo personal de Alberto, pero puente con el Instituto Patria: "Lo que está surgiendo genuinamente da para pensar en Cristina 2023", señaló en declaraciones radiales a Jorge Rial.

Todos estos dichos llegaron a oídos de los funcionarios nacionales, enrolados con el presidente Alberto Ángel Fernández.

Una fuente muy cercana al Presidente le quitó relevancia a esos dichos y aseveró que "es parte de la interna nuestra, ella está enojada con Alberto y dice eso. Pero Cristina es una profesional de la política, sabe que se tiene que subir en este momento a la discusión y le sirve que eso circule".

Y abundó: "Así, pasa del banquillo de los acusados a ponerse en modo campaña". Nos va a tener así hasta junio del año que viene”, en relación al plazo en que se definirán las candidaturas 2023 donde se resolverá la sucesión presidencial.

Cristina se muestra así activa, en el centro de la escena, politizando una discusión que tiene verdadero foco en lo judicial donde la ex Presidenta y poderosos funcionarios de la "década ganada" como Julio Miguel De Vido y José López, están seriamente comprometidos en la investigación por corrupción en la obra pública, donde la Fiscalía pidió penas de entre 10 y 12 años de prisión y la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos para todos ellos.

Pablo de León

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…