Domingo, 18 Septiembre 2022 10:16

Internas en un lugar que se creó para cuidar a la Justicia y cuida a la política - Por Ricardo Roa

Escrito por

Se renueva un organismo clave que designa, saca o salva jueces. 

Otra vez 7% de inflación contra menos 0,3 de Brasil y 0,8 de Uruguay. Las encuestas que revelan entre la gente más sospechas que certezas sobre el atentado a la vice. Pedimos perdón porque habiendo tantos otros, el tema de hoy parece, o es, habría que decir, árido y complicado. 

Pero es bien importante en un país donde la corrupción no es una excepción sino una historia repetida. Hablamos de la próxima composición del Consejo de la Magistratura, el organismo que decide sobre los jueces. Los designa, los remueve o los salva. Los jueces que investigan la corrupción.

Vence el plazo para la renovación de los 20 consejeros menos dos: el presidente, Horacio Rosatti, a la vez presidente de la Corte y Gerónimo Ustarroz, que representa al Poder Ejecutivo y es hermano de Wado de Pedro, ministro y uno de los jefes de La Cámpora. Sólo ellos tienen ahora la continuidad asegurada.

El de los nombres en danza será tema complejo, pero cuánto y para qué cosas pesa el Consejo se entiende fácil. Se conforma así: cuatro representan a los jueces, cuatro al Senado, cuatro a Diputados, cuatro a los abogados y los dos restantes a la ciencia y la academia, léase más fácil esto, a las universidades. Aclaremos un poco más: entre los cuatro consejeros por los abogados, hay cupo femenino y representación del interior del país.

A partir de acá empiezan las complicaciones. Primero: el Consejo trata sobre todos los jueces, pero los que, obviamente, más importan son los jueces clave. Por lo cual estamos ante una renovación políticamente clave.

Un dato: después de mucho tiempo, el kirchnerismo aflojó una clavija insostenible, la del juez federal y electoral de Mendoza, Walter Bento. Lo defendía el ex vice de la Magistratura, Alberto Lugones, también juez. Increíble. Con una sola palabra no se puede describir las 32 causas por las que Bento está procesado, la mayoría por enriquecimiento, lavado y cohecho. Es decir, coimas. Si no fuera juez, Bento hace rato estaría preso.

Ideado para cuidar la Justicia, el Consejo ha cuidado la política, haciendo la peor de las políticas. La Corte volteó por inconstitucional la reforma que el kirchnerismo había hecho ley en 2006 y ordenó volver al sistema anterior. El Consejo estuvo mucho tiempo virtualmente paralizado salvo para sacar rápido pedidos del gobierno como el desplazamiento de los camaristas Bruglia y Bertuzzi, casos molestos para Cristina porque habían procesado a Cristina.

La integración del nuevo Consejo debe estar resuelta el 1° de noviembre: dos semanas antes habrá elecciones para designar los representantes de abogados y de jueces. Las listas cerraron este viernes y el avispero central de las últimas horas giró sobre las postulaciones por la oposición para el rubro abogados. Simplificando, la negociación entre los radicales y el PRO.

Mucha gente participando o escuchando, pero sobre todo dos haciendo ruido: Morales, el más peronista de los radicales y Angelici, el más radical de los macristas. Morales le reprochó a Angelici su cercanía a Macri. “Yo soy amigo de Macri como vos sos amigo de Massa”, retrucó Angelici. Pero como buenos radicales, al final hubo acuerdo: dos por bando y mandato compartido. Esto es: los primeros dos años el radical Piedecasas, cercano a Negri y a Macri y la macrista De la Torre. Los dos finales: el angelicista Maques, ahora jefe de la Magistratura porteña y la radical Donato.

Competirán contra dos listas: la cristinista de Héctor Recalde y la que, de apuro, armó Diego Molea, que ya no acompaña al gobierno, con el cordobés Ignacio Segura, de Schiaretti y el massista Sánchez, de Resistencia. Son mezclas que se dan con más frecuencia de lo que uno supone. Las candidaturas de los jueces vienen con menos misterio, salvo la del kirchnerista Lugones: va por su segundo mandato, cosa que sin un amparo judicial está en principio prohibida.

Al tiempo que se cuentan los porotos en la Magistratura, desde el oficialismo vuelven a hablar de un eventual encuentro entre Cristina y Macri, sin entrar en detalle sobre qué puede ganar uno y qué el otro. Cristina tiene mucho en juego en la Justicia y juega a que juegue para ella. La oposición quiere lo mismo, sólo que al revés.

Ricardo Roa

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…