Jueves, 08 Junio 2017 21:00

Una jornada que marcó un fuerte respaldo de Merkel a la gestión de Macri - Por Silvia Mercado

Escrito por

"¿Cómo se siente presidente Mauricio Macri al ser líder del mundo libre?". La pregunta de la periodista de la Deustche Welle TV lo dejó un poco descolocado, ya que no esperaba lo que para él es un elogio definitivo, que la opinión pública del mundo reconozca que la Argentina dio un giro de 180 grados en materia de posicionamiento internacional, dejando atrás años de aislamiento.

 

Cuando contestó, sin embargo, no se vanaglorió. Respondió con mesura, bajándose de cualquier aplauso. No necesitaba más: la canciller Angela Dorothea Merkel estaba a su lado dando una conferencia de prensa, visitando el país que había evitado durante el kirchnerismo, en un claro gesto de apoyo a la salida del populismo por la vía democrática, ejemplo para otros países de la región.

El Gobierno también estaba henchido de orgullo. En la conferencia de prensa que Merkel y Macri dieron a los medios alemanes y argentinos, la primera fila de los que escuchaban estuvo encabezada por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana. En la misma línea, el futuro ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, y el secretario de Asuntos Estrátegicos, Fulvio Pompeo, no pararon de conversar entre ellos, se supone que de los próximos desafíos del área.

Merkel y Macri, a solas en la Casa de Gobierno

Atrás, en la segunda fila, se ubicaron el ministro de Ambiente, Sergio Bergman, el embajador argentino en Alemania, Luis Kreckler, el vocero presidencial, Iván Pavlovsky, además del subsecretario nacional de Juventud, Pedro Robledo, convocado a último momento para hacer su aporte en la agenda vinculada a educación y jóvenes, que fue uno de los temas que trajo la Canciller.

Es que en la primera reunión que tuvo Merkel en la Casa Rosada (donde estuvieron presentes los mencionados arriba, más la vicepresidenta Gabriela Michetti), Alemania pidió que Argentina apruebe el proyecto de ley de formación dual de los secundarios, una modalidad en la cual los estudiantes pasan parte de su tiempo de escolarización entrenándose en alguna competencia laboral dentro de una empresa.

Fue un encuentro de 40 minutos, como les gusta a ambos jefes de estado, pero el tiempo alcanzó para pasar revista a todos los asuntos de interés mutuo, desde el apoyo de Alemania para que nuestro país ingrese a la OCDE, hasta el acuerdo de seguridad social para los ciudadanos de uno u otro país que vayan a vivir a la otra nación. En un tramo, según pudo saber Infobae, Merkel dijo que vino a visitarnos porque "cuando Mauricio fue para Alemania me dí cuenta rápidamente del trabajo serio que se está haciendo para salir del populismo y quise venir a apoyarlo".

La conferencia de prensa de los mandatarios (AP)

Cuando le tocó hablar al Presidente, le agradeció "el trabajo que realiza la Fundación Konrad Adenauer en el país y la región", reconociendo no solo el fomento a la libertad de expresión y el impulso al modelo de conferencias de prensa que se realiza en Alemania en tiempos que en la Argentina no se podía preguntar a los funcionarios libremente, sino también la sucesión de capacitaciones a jóvenes del PRO en todo el país.

Luego hubo una reunión a solas entre Macri y Merkel, de 15 minutos. Después, compartieron un almuerzo  de trabajo, donde la agenda estuvo enfocada en el G20, el grupo de países creado en Washington en 1999, que Argentina pudo integrar porque vivía una década a favor del libre mercado y la globalización. Por eso se sumaron el todavía vicecanciller Pedro Villagra Delgado, y Beatriz Nofal, dedicada al tema como "sherpa".

Como respaldo al proceso iniciado por Macri, Argentina logró ser elegida como país anfitrión el año próximo. Y Alemania -que actualmente preside el grupo- quiere adelantar la transición, ya que los próximos meses estarán abocados a las elecciones, donde Merkel compite por su tercera reelección.

La visita que Merkel está realizando a la Argentina tuvo varios momentos emotivos. Uno fue por la mañana, cuando visitó la sinagoga conocida como Templo Libertad, para escuchar los primeros acordes del restaurado órgano Walker, de procedencia alemana. Se trata de uno de los pocos que quedan en el mundo, y cuando funcionarios de la embajada alemana visitaron el templo, se comprometieron a traer técnicos para ponerlo a punto nuevamente. El otro fue por la tarde, cuando llegó al Parque de la Memoria para realizar un homenaje a los desaparecidos durante la última dictadura, acompañada por una Madre de Plaza de Mayo-Línea Fundadora y el vicejefe de Gobierno de la Ciudad, Diego Santilli.

Como le sucedió otras veces, Macri, que estaba absolutamente concentrado escuchando cada palabra que Merkel pronunciaba en alemán durante la conferencia de prensa, puso un momento de distensión futbolística al terminar su introducción en la conferencia de prensa. "Espero que podamos ir Alemania y Argentina al mundial de Rusia, aunque espero que en este caso ganemos nosotros". La verdad sea dicha, a Merkel no le causó ninguna gracia y lo miró medio enojada. Una argentina que vivió en Alemania dice que a la Canciller no le gusta perder "ni a las bolitas". Igual, cerró con un "estuvimos de acuerdo con todo, menos con el final". Pero solo quedó en alemán, porque no hubo traducción. 

Silvia Mercado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…