Sábado, 26 Mayo 2018 21:00

La baja de las retenciones abrió la primera grieta en la nueva etapa del Gabinete - Por Nicolás Wiñazki

Escrito por

El ministro Dujovne se quejó ante Macri por declaraciones de Etchevehere, quien había criticado una medida del Gobierno que estaba en estudio.

 

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, demostró que quiere liderar sin intermediarios el nuevo esquema de toma de decisiones que lo transformó en el “coordinador” de buena parte de sus pares del Gabinete que controlan organismos vinculados a la economía. Lo dijo, a su modo, conciliador pero firme, frente el propio Mauricio Macri y de otros ministros presentes en ese debate. Fue el jueves pasado. La tapa de Clarín informaba que el Gobierno frenaría la rebaja de las retenciones a la soja para cobrar mayores impuestos, lo que facilitaría el achicamiento del déficit fiscal. Es uno de los pedidos que transmitió el FMI que debía cumplir la Argentina para que le sea aprobado el préstamo que le pidieron en nombre del Estado las autoridades del Poder Ejecutivo.

Con la polémica ya instalada entre los representantes de los productores rurales, el titular de Agricultura, Miguel Etchevehere, había hecho declaraciones a este diario descartando que esa medida se concretaría de modo oficial. Etchevehere no estuvo en ese encuentro de catarsis entre los hombres del Presidente. Macri decidió el mismo jueves, frente a ese equipo reducido de ministros con los que debatió el tema, que no era momento para cortar el beneficio fiscal para “el campo”. Dujovne argumentó en contrario. Se impuso la opinión del Presidente.

Dujovne entendió los motivos. Pero aprovechó para reclamar que ya no se produzcan contradicciones como las que Etchevehere planteó en público: de otro modo no podría coordinar la rebaja en los fondos públicos que le propondrían sus ministros a cargo. Habló puntualmente del jefe de Agricultura. “Mi interlocutor es el Presidente”, había dicho ese funcionario. El ministro de Hacienda dejó en claro que creía que ésa, entre otras más, había sido una frase desafortunada que ponía en riesgo el nuevo rol que le asignó el Presidente.

En una reunión que se hizo el jueves 24, frente a Macri y otros ministros, Dujovne, conciliador, pero firme cuando quiere serlo, se quejó porque el ministro de Agricultura, Luis Miguel Etchevehere, había dicho en público, antes de reunirse con él y Macri, que la suspensión del cronograma de rebaja de retenciones a la soja le parecía una muy mala medida. En una entrevista con Clarín, Etchevehere había dicho que las retenciones son un “impuesto ridículo”.

Cuando terminó la reunión del Presidente con ese grupo acotado de ministros, Macri lo invitó a Dujovne a hablar a solas.

Clarín no pudo conocer detalles precisos de ese diálogo entablado a solas con esos dos únicos funcionarios, de absoluta relevancia.

Hablaron, eso sí, de las novedades que llegaban desde el FMI y de Etchevehere.

Este diario sí pudo confirmar, de acuerdo a funcionarios que presenciaron la reunión en la que Dujovne planteó frente a Macri y otros ministros que si será él quien coordine las propuestas para reducir el déficit no podía ser desautorizado por sus pares, aunque los considere justamente eso: pares de Gabinete.

Las fuentes consultadas para reconstruir esta trama incluyen, además de testigos presenciales, a dos ministros y asesores del Presidente con los que se ve o hablan de forma muy frecuente.

Esa misma tarde, Dujovne y Etchevehere se vieron cara a cara en el Palacio de Hacienda. Existieron reproches del anfitrión a su visitante.

Este diario se comunicó con los titulares de Agricultura y Hacienda para conocer qué es lo que había pasado entre ellos pero no hubo respuestas precisas sobre por qué pasó lo que pasó con la soja. Más bien, nadie quiso dar detalles de esta escena, que demuestra cómo la crisis del dólar y la suba de la inflación hicieron recalcular los métodos de gestión de a la Casa Rosada.

Macri habló de la baja de las retenciones a la soja y decidió postergar una medida al respecto en el mismo ámbito en el que Dujovne reclamó que si será ministro “coordinador” del achique fiscal necesita controlar a los funcionarios que lo ayudarán a llevar el plan de ajuste que será aprobado en última instancia por el Presidente. Dujovne tendría el apoyo de Macri para trabajar sin sobresaltos de “rebeldes” repentinos.

Ocurre que tal vez, si vuelve a trascender que está bajo estudio una medida como el freno a la rebaja de las retenciones a la soja, esa decisión podría perjudicar el delicado momento que pasó del gradualismo a un shock de recorte de varios miles de millones de dólares del Presupuesto 2018.

El ministro de Hacienda dejó bien en claro, entonces, ante parte del Gabinete, y con el propio Etchevehere, que será él, y Macri en última y definitoria instancia, quienes decidirán de qué forma se rebajarán los gastos estatales.

Dujovne, el interlocutor de la Casa Rosada con el FMI, demostró así que no está dispuesto a que vuelva a pasarle lo que le ocurrió con Etchevehere, quien descartó una medida sin consultarlo antes.

Macri saldó esta vez la discusión de fondo en favor del “campo”.

Dujovne dijo en declaraciones públicas, el mismo jueves, que no habrá freno a la rebaja las retenciones. Pero agregó que “todas las opciones” están sobre la mesa.

El siempre poderoso jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró tras la finalización del Tedeum del 25 de mayo que un cambio respecto de las retenciones a la soja “no está en agenda”, pero tampoco dio por cerrada la discusión: afirmó que esa medida se podría “discutir”.

Demasiado potencialidad para un tema que los ruralistas creyeron que podían dar por terminado.

Nicolás Wiñazki

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…