Imprimir esta página
Miércoles, 14 Octubre 2020 13:46

Obnubilados por el dólar se nos escapan las vacunas - Por Omar López Mato

Escrito por

 

Frente al inicio de una crisis política de extensión y profundidad que desconocemos y que sólo se intenta paliar con medidas populistas, retrógradas, extractivas y prebendaria, otras noticias pasan desapercibidas, aunque proyecten más incertidumbres, porque aseguran futuras extracciones de las famélicas arcas del Estado.

 

Días atrás, en la Honorable Cámara de diputados, se aprobaba una ley para blindar a los laboratorios que provean la vacuna contra el COVID-19. Los diputados dieron lugar a esta ley solicitada por el ministro González García, ante reclamos de requisitos excepcionales y poco habituales de los fabricantes. De allí esta ley que recién ha recibido media sanción en la que solo se permite hacer juicios en el país sede del laboratorio (una disposición que suele ser incluida en los contratos de deuda externa). Además, las indemnizaciones que surjan por los efectos colaterales del fármaco serán compartidas; ¡por el Estado Argentino!  Que también otorgará exenciones impositivas.

Está discutible concepción, especialmente para la casta gobernante que se llena la boca con palabras como soberanía e inferencia extranjera, se logró con el apoyo de algunos diputados de Cambiemos que sólo observaron la disposición en la que  se faculta al ANMAT a resolver en un mes ,como máximo, el trámite de habilitación de la vacuna elegida.

Los diputados de izquierda se opusieron recordando cuando Sabin se negó a patentar su vacuna argumentando “¿Acaso se puede patentar el sol?”

Con esta media sanción otorgada de madrugada con 230 diputados  a favor, 11 abstenciones y 8 negativos (entre la oposición y el bloque de izquierda) ,esta ley seguramente será aprobada en senadores, generando una paradoja: cualquier reclamo de una vacuna obtenida por un laboratorio inglés, que goza de una excepción impositiva en Argentina, será juzgado por una corte extranjera ,pero pagará la mitad del juicio con dinero argentino en caso de presentaciones por efectos adversos .

La aparición de dos casos de mielitis transversa entre los voluntarios que recibieron la vacuna de ARN mensajero, abrió los ojos de los inversores por  la posibilidad de severos efectos indeseables. La mielitis transversa es una inflamación de la medula espinal muy rara (1 en 250.000 personas). Aunque algunas autoridades nieguen su relación (en realidad es que no pueden afirmar su vínculo) estos reportes han creado suspicacia en el público. Según algunas encuestas la intención de vacunarse con este compuesto bajó del 71% al 50%. Los memoriosos recuerdan que en 1976 cuando se ensayó una vacuna contra la fiebre porcina se vio algo similar (el llamado síndrome de Guillain-Barré) entre las personas vacunadas.

Sin embargo y ante la cautela que requiere una investigación de este tipo en una enfermedad de baja mortalidad y gran cantidad de casos asintomáticos es que se necesitan grandes números y prolongados seguimientos para llegar a conclusiones lógicas. Esta no es una competencia de ver quien llega primero a toda costa, estamos ante una investigación científica y el público necesita saber cuáles son las opciones que tiene y a que riesgos se somete.

Las dudas se acumulan.

  • 1º Alcanzará un mes para que el ANMAT se expida?
  • 2º Si los resultados no son tan concluyentes ¿podremos resistirnos a ser vacunados? ¿O el Estado biocrático nos obligará a someternos a una vacunación masiva que probablemente no tenga el suficiente seguimiento?
  • 3º Y si esto fuese así y (¡Dios no quiera!) aparecen efectos indeseables ¿deberemos pleitear en Londres, New York o Katmandú?  

Dr. Omar López Mato
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Omar López Mato

Latest from Omar López Mato

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…