Vicente Massot

 

Derrocado en septiembre de 1955 por la así llamada Revolución Libertadora, Juan Domingo Perón, tras una estadía más o menos prolongada en Paraguay y distintos países de América Central, recaló en la España de Franco, donde -en condición de asilado político- residió hasta su vuelta definitiva a la Argentina en el año 1973.

 

 

Pasadas las elecciones hay tres temas que concentran la atención política. Si bien no resultan excluyentes, sin duda acreditan una importancia especial. A saber: el silencio casi sepulcral de Cristina Kirchner; la negociación -que a esta altura nadie sabe a ciencia cierta qué tan adelantada se encuentra- con el Fondo Monetario Internacional y, por último, el propósito atribuido a Alberto Fernández de dar comienzo a una segunda etapa de su gobierno y de paso probar, respecto de la vicepresidente, su razón independiente de ser. Aun cuando puedan parecer diferentes entre sí -cosa que es cierta-, de todas maneras, se explican y complementan mutuamente.

 

 

Los guarismos están a la vista y es en vano jugar a las escondidas en su derredor. El gobierno puede simular hasta el hartazgo hallarse conforme con los resultados e -inclusive- convocar a una marcha con el propósito de dar rienda suelta a sus emociones. Sin embargo, eso no cambia en lo más mínimo los números que arrojaron las urnas, setenta y dos horas atrás.

 

 

Se ha dado en los últimos días un fenómeno preelectoral atípico, fruto de la crisis política y económica que -a la vez- aqueja al gobierno y al país en su conjunto: el resultado electoral del próximo domingo importa menos que aquello que suceda a partir del lunes posterior a los comicios.

 

 

Como si la que habrá de substanciarse dentro de dos domingos fuera una elección presidencial, donde quien ganase a simple pluralidad de sufragios se llevase el premio mayor- idea que no resiste el menor análisis- no son pocas las especulaciones que hoy día han vuelto a reverdecer respecto de lo que suceda en Buenos Aires.

 

 

No es tarea fácil explicar las razones en virtud de las cuales los actores estelares del Frente de Todos actúan a contramano de sus intereses. Es empresa bien difícil tratar de entender porque en su hora más difícil no aciertan a cerrar filas, dejar de lado sus diferencias y marchar en una sola dirección.

 

 

Es sabido desde siempre que, al menos entre nosotros, los grandes empresarios no son gente de armas llevar. En parte, por el poder que acredita un Estado tan ineficiente como intimidante y, en parte, por su forma de ser, los capitanes de la industria, el comercio y los servicios son proverbialmente mansos a la hora de tratar con los gobernantes de turno.

 

 

Era lógico que frente al descalabro sufrido en las PASO y al posterior estallido de la interna oficialista que -como nunca- puso frente a frente al presidente de la Nación y a la jefa del kirchnerismo, el gobierno obrase un cambio de figuritas y tratase de darle un impulso nuevo a la campaña electoral de cara a las elecciones generales de noviembre.

 

 

Nadie fue capaz de percibir el cambio que se produjo, en una parte considerable de la sociedad, desde el momento en que estalló la pandemia hasta el día en que se substanciaron las PASO. Con base en la juventud, hubo en el Gran Buenos Aires y en la Capital Federal una suerte de giro copernicano respecto de la forma como la franja etaria que va de los 16 a los30 años -poco más o menos- juzga el papel del Estado, la actuación de la clase política y -sobre todo- cómo imagina el futuro en términos de calidad de vida y posibilidades de trabajo.

 

 

Cuando no se han acallado los ecos de ese verdadero terremoto electoral que astilló los sillares de la arquitectura política kirchnerista, y aún resuenan los de la feroz e inaudita interna que dirimieron Alberto y Cristina Fernández a vista y paciencia de la sociedad, la incógnita de mayor peso que se recorta en el horizonte se reduce y se resume a la siguiente pregunta: ¿cómo habrá de administrar el Gobierno, de ahora en adelante, la crisis en la que se halla metido?

 

 

Como era previsible el gobierno -arrinconado por la derrota de dos semanas atrás y falto de una estrategia distinta a la puesta en marcha cuando la campaña electoral dio comienzo- se ha lanzado a repartir plata, heladeras, bicicletas, planes y lo que tenga a mano para dar vuelta el resultado de las PASO.

 

 

El domingo antepasado, cuando se conocieron los resultados de la elección y las principales figuras del gobierno -después de horas de mutismo- debieron aceptar la derrota, por boca del presidente escuchamos que no echaría en saco roto la voz del pueblo, transparentada en las urnas.

 

 

El kirchnerismo es semejante, en estos momentos, a un buque que navega a la deriva, escorado, en un mar que no le da respiro. No pueden sus dirigentes hacer un análisis desapasionado del huracán que el domingo los pasó por encima, y fijar un rumbo que les permita -cuando menos- llegar recompuestos a la prueba de fuego que deberán enfrentar dentro de dos meses, apenas.

 

 

Entre las primeras horas de la madrugada y las últimas de la tarde del próximo lunes, una vez conocidos los resultados de las urnas, comenzarán en parte a despejarse las incógnitas que se hallan a la orden del día y han dado lugar en los últimos tiempos a un sinfín de especulaciones respecto del futuro, tanto de los candidatos como de las fuerzas políticas en pugna.

 

 

Permítasenos hacer un ejercicio de ciencia ficción. Imaginemos sólo por un momento que, contrariando toda lógica y conspirando contra sus propios intereses, Alberto Fernández, Victoria Tolosa Paz y Sabina Frederic se hubiesen puesto de acuerdo para darle un espaldarazo a la campaña de Juntos por el Cambio. Que hubiesen forjado un plan secreto con arreglo al cual desenvolver su acción y que, luego de no pocas reuniones y cambios de ideas, lo hubieran llevado a la práctica.

 

 

Más allá del discurso de campaña y de los vaticinios respecto de un triunfo seguro en las próximas elecciones, que sus principales voceros proclaman a los cuatro vientos, el kirchnerismo arrastra preocupaciones que no puede -por razones obvias- hacer públicas.

 

 

Los ángulos desde los cuales es pertinente analizar y juzgar el escándalo estallado a instancias de la decisión presidencial conocida hace pocos días de festejar -hace un año, en plena cuarentena- el cumpleaños de Fabiola Yáñez son varios, como lo demuestran los cientos de artículos y comentarios conocidos desde el momento en que se hicieron públicos los hechos.

 

 

Siempre es conveniente conocer cuál es el terreno que pisamos, los puntos que calzamos, la sociedad de la que formamos parte, las instituciones que nos envuelven, los distintos grupos humanos que conforman el país, la Justicia que tenemos, la clase política que nos dirige y la manera como decidimos vivir.

 

 

Las campañas electorales obran el efecto, al menos mientras duran, de un narcótico: nos distraen del mundo verdadero y nos sitúan en un escenario que sólo se sostiene por el afán de los políticos y los intereses que hay en juego.

 

 

En un país que desde hace décadas marcha a la deriva, sin brújula ni derrotero específico, pensar que su clase política podría ser la excepción a semejante estado de cosas sería ridículo.

 

 

¿Qué le importa más a la ciudadanía a la hora de votar? ¿El comportamiento antes y durante la campaña electoral de quienes, al menos en teoría, habrán de representarla en las dos cámaras del Congreso Nacional; la situación económica, tal cual se refleja en el bolsillo de cada uno de los ciudadanos que quedarán habilitados para concurrir a los comicios en los próximos meses de septiembre y de noviembre; o -en su defecto- la impronta ideológica que llevan a cuestas?

 

 

El devaluado Daniel Scioli tuvo la suerte que desde hace rato le es absolutamente esquiva a Alberto Fernández. La Copa América que debió jugarse en nuestro país por decisión del gobierno argentino terminó disputándose en Brasil con el resultado final que, a esta altura, no es secreto para nadie. Una vez que el equipo de Scaloni se impuso al de Tite y se consagró campeón, la foto más deseada para cualquier político criollo era una que lo retratase junto a Lionel Messi o el equipo en su conjunto.

 

 

Se equivocaría de medio a medio quien creyese que los incondicionales del kirchnerismo habrán de decidir el resultado de las próximas elecciones. No menor sería el error de aquel que considerase que los enragés de Juntos por el Cambio serán la carta decisiva que tendrá esa agrupación para ganar en el próximo mes de noviembre.

 

 

Hace cuarenta y ocho horas, pocas más o menos, Juan Carlos Fabrega, otrora titular del Banco Central durante la segunda gestión presidencial de Cristina Kirchner, anticipó algo que, en mayor o menor medida, descuentan los principales operadores y analistas de la City, y los mercados en general: que, sustanciadas las elecciones del mes de noviembre, el gobierno deberá devaluar el tipo de cambio.

 

 

Las diferencias que -grieta mediante- separan hoy a los dos principales frentes político-electorales de nuestro país no hacen más que agudizarse conforme transcurren las semanas, ganan envergadura las respectivas campañas y se acercan los comicios previstos para los próximos meses de septiembre y noviembre. Está en la lógica de las cosas que dos bandos que se consideran enemigos -y no simples adversarios- escalen sus disidencias al máximo antes de que la ciudadanía ingrese al cuarto oscuro.

 

 

A esta altura del trámite gubernamental, comenzado allá por diciembre de 2019, hay razones de peso para poner en tela de juicio la pretendida inteligencia de Cristina Kirchner en el momento que -dando de lado sus prevenciones más íntimas respecto del personaje en cuestión- lo mandó llamar a Alberto Fernández con el propósito de ofrecerle la candidatura presidencial del Frente que comandaba.

 

 

Las elecciones legislativas tienen -si se las compara con las presidenciales- diferencias notables. El fenómeno no resulta, ni mucho menos, propio de nuestro país.

 

Los conceptos de amistad y de simpatía se compadecen mal con los mercados de deuda y con los organismos de crédito internacionales. Lo que si puede existir es una razón política que, prescindiendo de considerar la insolvencia de un país, privilegie la conveniencia estratégica de hacer la vista gorda y otorgarle a una nación -pobre de solemnidad y con una larga lista de defaults en su haber- ayudas de carácter extraordinario.

 


A medida que transcurre el tiempo y tanto los índices que miden la situación social y económica del país como los que dan cuenta de la realidad sanitaria, reflejan un agravamiento que parece no tener solución de continuidad, más queda en evidencia un fenómeno sobre el cual tantas veces hemos insistido y que -a falta de mejor denominación- definimos como mansedumbre proverbial de nuestra sociedad.

 

La lógica más elemental indica que, ante un desafío estratégico que se recorta en el horizonte y que no se puede esquivar ni posponer -en el caso particular de Frente de Todos y Juntos para el Cambio, las elecciones que se substanciaran en los meses, sea de octubre o de noviembre, de acuerdo a como quede establecido el cronograma correspondiente- la consigna de la hora para las dos fuerzas que competirán entre sí es la de cerrar filas, dar de lado con los enfrentamientos internos y ofrecer ante la masa de votantes una imagen de unidad.

 

El domingo pasado, horas antes de abordar el avión que lo trasladaría, junto a la comitiva oficial, a la capital portuguesa -primer destino de la gira que por espacio de cinco días que comprenderá también Madrid, Roma y París-, Alberto Fernández asumió como presidente del Partido Justicialista en una ceremonia minimalista, sin bombos ni militancia ninguna, en la quinta de Olivos.

 

Si las más empinadas autoridades del gobierno se hubiesen puesto de acuerdo para hacer todo mal, seguramente el plan forjado entre ellos habría sido un pálido reflejo de esta verdadera comedia de enredos que protagonizaron, desde el pasado jueves a la fecha, el presidente de la Nación, la jefa indiscutible del Frente de Todos, el titular de la cartera económica, el gobernador de la provincia de Buenos Aires y un ignoto subsecretario del área energética, de nombre Federico Basualdo.

 

 

 

No hay caso. Si en medio de esta crisis pavorosa, desencadenada por efecto de la pandemia planetaria, la brecha que divide a los argentinos no hace más que ensancharse, las posibilidades de consensuar políticas de estado -cuestión de la que se habla una y otra vez- resultan remotas.

 

 

Daniel Gervini es el nombre de un matemático nacido en estas tierras que reside, desde hace años, en los Estados Unidos. Para la mayoría de nosotros el citado catedrático resultaba, hasta el domingo, un ilustre desconocido y nada lo hubiese sacado de ese anonimato de no haber sido por un análisis, de su autoría, acerca de cómo puede evolucionar entre nosotros, en los próximos 60 días, la segunda ola de la pandemia.

 

 

Lógico sería que, en atención a cuanto significa la nueva ola del COVID, el gobierno acreditase un nivel de coherencia tanto en los dichos como en los hechos. Frente a una crisis de tamaña dimensión era razonable pensar que los funcionarios de mayor jerarquía de la administración kirchnerista darían de lado sus riñas y pondrían paños fríos a sus luchas internas.

 

Al margen del peso específico que tienen determinados temas de la realidad argentina -sociales, políticos, o de naturaleza económica- sin lugar a dudas el hecho de mayor trascendencia del año en curso será el electoral.

 

El presidente uruguayo no fue descomedido respecto de su par argentino ni tampoco de nuestro país. Si Alberto Fernández no estuviese siempre a la defensiva, convencido de que sus socios del Mercosur se hallan empeñados en perjudicarnos, habría medido su respuesta. Pero a esta altura de su vida no va a cambiar ni su temperamento ni su personalidad.

 

Cuando entre nosotros se planteó la discusión acerca de cuál de las vacunas autorizadas era la mejor y, como es usual, hubo legión de expertos indocumentados en la materia, nos permitimos decir que, si había un problema -que ciertamente existía- el mismo tenía menos que ver con la confiabilidad de la Pfizer, la Sputnik o la Johnson -para mencionar tan sólo a tres de las más conocidas- que con la proverbial ineficiencia del Estado argentino.

 

 

Juan Domingo Perón, Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Néstor Kirchner -para nombrar a los presidentes más representativos del último medio siglo- imponían respeto con su sola presencia. Más allá de las simpatías o antipatías que generasen y de los amores u odios que concitasen por efecto de sus decisiones políticas, sabían mandar.

 

Pese a sus pifias y desfallecimientos el frente de Juntos por el Cambio no es un rejuntado de perdedores que hace todo lo posible para mantenerse a flote en medio de un tembladeral. El hecho de que haya sido derrotado en los comicios presidenciales de octubre de 2019 no lo convirtió en un actor de reparto de segunda categoría. Aunque debió abandonar la Casa Rosada y regresar al llano, se mantuvo unido, más allá de las inocultables diferencias que laten en su seno.

 

 

Los discursos de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación representan una formalidad tan sólo. Dejarse llevar por lo que, en semejantes ocasiones, dicen los presidentes es una manera políticamente correcta de perder el tiempo.

 

Dos razones se entrecruzan en el escándalo que suscitara el sistema semi- clandestino de vacunación que había montado el ex–ministro de Salud, Ginés González García. Una explica porque pudo ponerse en marcha y la otra porque tuvo tamaña repercusión. Sería difícil imaginar que algo así sucediese en Suecia o en Norteamérica. Pero en estas playas, lo novedoso habría sido que no ocurriese. La impunidad que existe en nuestro país se halla tan arraigada que una oficina para los amigotes del poder es la cosa más normal del mundo. Si a ello se le suma la experiencia en la materia que acredita el kirchnerismo, el cuadro queda completo.

 

 

A esta altura del año y cuando aún faltan ocho meses para que se substancien los comicios legislativos del próximo mes de octubre, parece estar fuera de duda la estrategia que ha forjado el gobierno de cara a pulseada de tanta trascendencia.

 

Mueven a risa los pronósticos optimistas lanzados a correr por las usinas gubernamentales con base en el alza del precio de la soja, la baja de las tasas de interés internacionales y las oportunidades que volverían a abrirse de que determinados países emergentes -incluido el nuestro- reciban inversiones considerables en el año a punto de comenzar.

 

 

A punto de finalizar un año plagado de dificultades, el gobierno topó con una de esas opciones frente a las cuales resulta imposible jugar a las escondidas. Debía escoger, sin más dilaciones, qué camino seguir de ahora en adelante. Desde marzo y hasta comienzos del mes en curso había tratado de hacer, de la necesidad, virtud, con suerte adversa.

 

 

 

De un tiempo a esta parte, a Cristina Fernández se le ha dado por sentarse a escribir cartas públicas. No importa tanto descubrir el nombre de su ghost writer -porque resulta claro que ella no las redacta- como entender a dónde apunta y saber que el propósito que la anima es, por un lado, marcarle la cancha al presidente de la Nación y, por el otro, hacer ostentación de su poder. Conviene no tomar a la ligera cuanto ha expresado en las sucesivas misivas que nos ha hecho conocer en los últimos meses. Inclusive los disparates que podrían apuntarse en su contra tienen un sentido.

 

 

Hace un año, en medio de la algarabía de sus simpatizantes, Alberto Fernández se sentaba en el sillón de Rivadavia. Nadie podía imaginar entonces que, a las asignaturas pendientes que arrastraba el país y a la desafortunada herencia recibida de la administración anterior, el presidente pronto debería sumarle una preocupación de mayor calado: la pandemia.

 

 

De todo cuanto sucedió a partir del momento en que fue anunciada la muerte de Diego Armando Maradona, la toma de la Casa Rosada por parte del gentío reunido con el propósito de rendirle un homenaje póstumo es -de lejos- el episodio de mayor importancia.


 

El diagnóstico es más importante que el pronóstico. Si acaso la sentencia anterior pecase por excesiva y reduccionista, digamos lo mismo de otra manera: sin un conocimiento serio y cierto acerca de la realidad que nos circunda y condiciona, nunca será posible acertar respecto del futuro que nos espera.

 

 

Era obvio que, una vez transcurridos los meses más duros del encierro obligatorio, sucederían al mismo tiempo tres cosas: 1) el gobierno, prescindiendo de considerar los discursos de barricada, se vería en la obligación de realizar un ajuste del gasto público; 2) ganarían mayor visibilidad las diferencias que, desde el comienzo de la gestión de Alberto Fernández, bullen -apenas soterradas- en el seno del Frente de Todos; y 3) las inquietudes que generan en el seno del oficialismo los comicios legislativos del año próximo pasarían a figurar al tope de su agenda política.

 

Página 1 de 5

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…